Frutas de verano, Sesión 1

 


Frutas de verano, Sesión 1

Ejercicio terminado


Ya se acerca el verano. Mucho calor, ganas de algo fresco. ¿Y qué tal una macedonia de frutas de estación?

Este mes te propongo pintar este conjunto de frutas de verano. Cada una tiene su truquito, su técnica. ¿Te animas?

Propuesta de modelo


Te aconsejo, como siempre, que armes tu propio modelo. Ve al súper o al mercado y compra tus propias frutas y arma el conjunto como quieras. Yo elegí melón, ciruelas, melocotones y nectarinas. Por supuesto, también puedes seguir la foto del modelo que te propongo. Pero fíjate bien: ¿no ves una desproporción entre los melocotones y el melón? Es el problema de las lentes de la cámara: eso lo tendremos que corregir en nuestro ejercicio. Ésta es una prueba de por qué no hay que trabajar a partir de fotos.

Cuando armas tu propio modelo tienes que revisar las relaciones entre los objetos, las relaciones de color y de luz. Para éste elegí un fondo verde para que resalte el naranja de los melocotones y nectarinas. El melón está recostado sobre el fondo y su eje proyecta una diagonal hacia arriba. Al resto de las frutas las combiné en 2 grupos, alternando colores. Los melocotones los coloqué a la izquierda, mientras que las nectarinas las puse a la derecha. Cada uno en diferente posición. La luz es potente, viene desde la derecha.



Para encajar nuestro dibujo, hice un marco en el cual deben entrar las frutas. Ese marco no lo pintaremos, es sólo una guía para este paso. Ten en cuenta las proporciones de los objetos entre sí y los ejes de cada fruta. Cuando te menciono los ejes, me refiero a la línea virtual que va desde el punto de inserción del tallo hasta el extremo contrario.

Como siempre, estoy trabajando sobre papel texturado para óleo y lo imprimé con Gesso, para que el óleo tenga mejor agarre. Vamos a usar los siguientes colores: blanco, verde vejiga, amarillo limón, azul ultramar, naranja, rojo, ocre amarillo, carmín, tierra sombra tostada, tierra sombra natural, tierra siena tostada, negro. Tenemos nuestros pinceles planos, de punta recta, con diferentes anchos, y agregaremos un pincel de punta, delgado, para los detalles.



¡A pintar! Tenemos que dar una base de color, que nos dé una idea de dónde está cada objeto y siempre con el tono medio de cada uno, o sea, ni el más oscuro ni el más luminoso. Usaremos un pincel ancho, que nos facilite la aplicación de la pintura de manera rápida. Para el fondo usaremos verde vejiga (por supuesto, también puedes preparar tu verde con azul y amarillo); para el melón, amarillo limón y azul; para los melocotones y nectarinas, naranja o rojo más ocre y para las ciruelas, carmín y azul (quizás también un poco de negro).  Este paso consiste en sólo una base de color, no hace falta detenerse en los detalles ni en contornos. Yo suelo pasarme de los bordes, para poder así amalgamar los colores y lograr la atmósfera adecuada.

Vamos a trabajar el fondo. Podemos hacer los pliegues de la tela; no voy a pintar sus florcitas para no complicarnos la vida demás. Ya te enseñé a pintar pliegues de telas en esta oportunidad.



Ten en cuenta al fijarlos dónde están las zonas de luz y de sombra. Yo las pinté con tierra sombra tostada y verde vejiga. Marcas las rayas y difuminas para que se funda con la pintura húmeda, y siempre en dirección del pliegue. Las zonas de luz las pintaremos más tarde.



Seguimos trabajando en el fondo. En este paso puedes seguir pintado sobre pintura húmeda o seca, como prefieras. Primero, retocamos las sombras, luego las luces y más tarde, el tono medio. Al aplicar la pintura tienes que tener en cuenta la dirección del pliegue y siempre con una pincelada transversal al eje, es decir, si el pliegue es vertical, tu pincelada debe ser horizontal (y curvada, para poder dar sensación de volumen). Pongo tierra sombra tostada en las zonas más oscuras y le paso por encima verde vejiga. También hay que pintar las sombras que proyecta cada fruta sobre la tela.

Vamos con el tono medio, con el verde vejiga. Ten en cuenta que la luz viene de la derecha, así que la porción de la izquierda será más oscura. ¿Cómo podemos oscurecerlo? Puedes agregarle algún tierra, negro o quebrar el color, o sea, agregarle su complementario, el rojo. Para que no me queden rayas marcadas difumino con un pincel seco y limpio (o con el dedo o con un paño suave). En el pliegue central agrego blanco para aclarar y fijar la zona de luz. Volveremos más tarde a reajustar todas estas relaciones.

Creo que por hoy ya estamos bien. ¿Seguimos en la próxima sesión?

Espero que no te haya resultado muy complicado. Si tienes alguna duda, aquí estoy para ayudarte.

¡No te olvides de limpiar la paleta y los pinceles!

Hoy aprendiste:

- a crear un modelo de frutas,

- a componer con relaciones de luz y sombra

- y a pintar pliegues de una tela pesada.

 

 

Bibliografía

DOERNER, Max: Malmaterial und seine Verwendung im Bilde, 1985

MAYER, Ralph: The artist’s handbook of materials and techniques, 1991

©2022 Cristina del Rosso

No hay comentarios:

Publicar un comentario