Movimientos artísticos que cambiaron la historia del arte

Si por algo destaca la historia del arte es, sin lugar a dudas, por la enorme amplitud de etapas que la componen y que la han ido haciendo evolucionar hasta nuestros días. Los movimientos artísticos son la clave para llegar a comprender el arte tal y como lo conocemos hoy en día, pero ha habido algunos que han tenido una mayor importancia que otros por sus aportaciones.

Aunque, como hemos recalcado, todos son importantes e hijos de su propio tiempo, en este post vamos a subrayar la importancia de algunos de esos movimientos que, en el momento en que se produjeron, supusieron una ruptura total con el estilo anterior y cambiaron el rumbo del concepto artístico. 

ARTE GRIEGO CLÁSICO



El primer movimiento artístico que supuso una verdadera revolución fue el arte griego clásico, que se dio durante los siglos V y IV antes de Cristo. Hablamos de un momento cumbre no solo para el ámbito artístico sino también para la cultura occidental en general, con la aparición de figuras tan emblemáticas como Sócrates, Aristóteles o Platón en la filosofía, u Homero en la literatura.

En el arte, apoyado también en las disciplinas ya mencionadas, fue especialmente brillante la escultura. Grandes maestros como Fidias, Praxiteles o Lisipo dejaron su impronta con obras de una calidad formal inaudita hasta entonces, y que sería imitada durante siglos incluso ya bajo dominio romano.

La escultura de la Grecia Clásica, que utilizó el mármol como material predominante, aún nos causa asombro a día de hoy, siendo además la primera gran etapa de la historia del arte en la que se comenzó a reconocer el concepto de artista.


RENACIMIENTO



Aunque pueda parecer mentira, desde el arte griego hasta el renacimiento se produjo casi una involución a nivel artístico, apenas salvada por el arte gótico en determinadas ramas artísticas como la arquitectura. La Edad Media no contribuyó demasiado a los avances en nuestro ámbito, pero todo quedó compensado cuando en Italia se volvieron a dar los factores culturales necesarios para un nuevo cambio de rumbo de la historia del arte.

Este periodo, que abarcó los siglos XV y XVI, se caracterizó fundamentalmente por una mirada retrospectiva hacia el pasado, que hizo a los intelectuales de la época empezar a fijarse de nuevo en las civilizaciones griega y romana, para avanzar en base a ellas.

A esto hay que sumar la aparición de una nueva generación dorada de artistas, que además destacaron por ser muy ampliamente polifacéticos, dedicándose a diversas disciplinas. Ejemplos claros de esto son Miguel Ángel o Gian Lorenzo Bernini, quienes dominaron en arquitectura, escultura y pintura, o Leonardo Da Vinci, seguramente el mayor talento de todo este movimiento.

IMPRESIONISMO



Si hablamos de movimientos rompedores, pocos ha habido y habrá con más impacto que el impresionismo, probablemente el estilo que más cambió el rumbo de nuestra disciplina. Enfocado en la pintura, el objetivo fundamental de este estilo fue el de plasmar el efecto de la luz en las escenas, aunque las repercusiones fueron mucho más allá esto.

Y es que el intento por abandonar la figuración tradicional, que costó tiempo asentar debido a la oposición fulminante de las academias más tradicionalistas, acabó derivando en las vanguardias posteriores, que llevaron el arte (y ya no solo a la pintura) a un concepto totalmente alejado de lo que se había estado cultivando durante más de 2.000 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario