Metales, Sesión 1

 


Metales, Sesión 1

Ejercicio terminado


En nuestras primeras clases de este curso de Pintura al Óleo vimos cómo pintar metales (puedes verlo aquí). En aquel ejercicio elegí esos elementos como pretexto para aprender a componer con perspectiva, algunas nociones de interacción del color y, por supuesto, los reflejos de los metales. Esta vez nos vamos a centrar sólo en ellos.

Se suele decir que los metales no existen, pues sólo vemos sus reflejos y brillos. Un modelo con este tipo de material implica un juego de relaciones entre cada uno de los objetos.

Busqué en mi cocina diferentes recipientes plateados para armar la propuesta de las lecciones de este mes. Plateados, especialmente, porque el oro, el bronce, el cobre incorporan además su propio color y no quiero complicarte más con estas cosas por ahora.

Modelo


Analicemos el modelo: tenemos una bandeja recostada sobre un fondo neutro, una hielera con asas, un bote y una lata redonda. Para incorporar algo de color en los reflejos utilicé una naranja y un pimiento verde. Para representar el fondo usé una tela, pero esta vez no vamos a trabajarla como tal (si quieres pintar la tela con sus pliegues, te lo expliqué aquí). Los objetos están insertados en una estructura triangular: es lo que se suele llamar “composición piramidal”.

Te recomiendo que armes tu propio modelo. No es bueno pintar a partir de una foto, pero si no tienes otra posibilidad, puedes utilizar este ejemplo que te traigo hoy. Si vas a componer uno a tu manera, busca elementos de alturas y formas variadas, plateadas, y algún objeto con colores vibrantes. Colócalo de tal manera que se refleje en la superficie de los metales.

Estoy usando, como siempre, papel texturado para óleo con una base de Gesso. Vamos a usar los siguientes colores: blanco de titanio, negro marfil, azul ultramar, verde vejiga, tierra siena tostada, ocre amarillo, amarillo medio, amarillo limón, naranja, tierra sombra natural. Pinceles: como siempre, sintéticos, planos, de diferentes anchos, y alguno con buena punta para detalles. Disolventes: yo suelo usar médium, pero si te acomoda más, puedes usar trementina en las primeras capas y luego médium o aceite de linaza.

Primer paso: esta vez toca dibujar bastante. Para guiarnos, conviene marcar las líneas centrales vertical y horizontal. El bote quedará en el medio y será la unidad de medida para el resto de los elementos. Una vez que lo tienes, puedes representar la bandeja que está detrás. Como está en posición frontal, es un círculo perfecto; si quieres, puedes usar compás. (Si estás trabajando sobre lienzo, no te preocupes por la marca que deja la punta del compás: se cubre con la pintura y no se notará.)



Y después sigues con la hielera, la caja redonda, la naranja y el pimiento. Es muy importante que el tamaño de cada objeto sea coherente con el resto.

Y ahora, ¡a pintar!

Como solemos hacer siempre, buscamos el tono medio de cada objeto y cubrimos nuestro soporte. Para el fondo, aplicaremos con un pincel ancho una mezcla de blanco, negro y un poco de azul ultramar; tiene que quedarte un gris con un leve matiz azul. Para los objetos de metal, un gris medio a partir de negro y blanco. Recuerda que para los objetos de superficie no plana conviene trabajar con una pincelada transversal al eje de dicho objeto: p.ej., en el bote, la pincelada tiene que ser horizontal (y si las haces un poco curvas, mejor). Esto facilita la representación del volumen.



Para el pimiento usaremos ahora verde vejiga y para la naranja, tierra siena tostada.

Creo que por hoy es suficiente. Te espero en la próxima sesión.

¡No te olvides de limpiar la paleta y los pinceles!

Hoy aprendiste:

- a componer un modelo de metales,

- a relacionar objetos de diferentes tamaños

- y a aplicar la primera capa de color.

 

 

Bibliografía

DOERNER, Max: Malmaterial und seine Verwendung im Bilde, 1985

MAYER, Ralph: The artist’s handbook of materials and techniques, 1991

©2022 Cristina del Rosso

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario