La vocación de San mateo

 


COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE LA VOCACIÓN DE SAN MATEO



FICHA TÉCNICA 

  • Obra: La vocación de San Mateo 
  • Autor: Michelangelo Merisi da Caravaggio 
  • Cronología: 1601 
  • Estilo: Tenebrismo/Barroco 
  • Técnica: Óleo sobre lienzo 
  • Dimensiones: 338x348 cm 
  • Ubicación: Iglesia de San Luis de los Franceses, Roma 

CONTEXTO HISTÓRICO 

A finales del siglo XVI se agotaba el Renacimiento, el movimiento artístico que había sido el faro  mayor de Occidente. La luz de este faro se apagaba, y surgió un genio que maravilló al mundo con  lo que quedaba, las sombras. 

Michelangelo Merisi, el obstinado lombardo que pasó a la Historia con el topónimo de su ciudad  natal, Caravaggio, rondaba la veintena cuando se estableció en Roma por primera vez. Habiendo  llegado con una mano delante y otra detrás, su pintura rápido lo encumbró en el podio de los  pintores más reconocidos de la Ciudad Eterna, en gran medida gracias al mecenazgo y protección  de personalidades de gran renombre, como los cardenales Pandolfo Pucci o Francesco Maria del  Monte. Fue este último quien, en el verano de 1599, concedió a Caravaggio la posibilidad de  realizar su primer encargo público, tres imágenes para la Capella Contarelli en la Iglesia de San  Luigi dei Francesi.

La decoración de la Capilla había sido encomendada años antes al pintor Girolamo Muziano, que  rechazó el encargo, y al pintor Cavaliere D’Arpino. Sin embargo, la lentitud de Arpino colmó la  paciencia del Papa Clemente VIII, que traspasó la jurisdicción del encargo al Cardenal del Monte.  El prelado vio la ocasión idónea para explotar el talento de su protegido, y no dudó en despedir a  Arpino y reemplazarlo por Caravaggio. 

Las instrucciones que recibió el pintor fueron las de realizar un retablo central en el que se  representase a San Mateo redactando el Evangelio inspirado por un ángel, y dos laterales con la  Vocación y el Martirio del Santo.

ANÁLISIS FORMAL 

Lo habitual en este tipo de encargos era realizar pinturas al fresco, pero el maestro lombardo no se  había prodigado apenas en ese tipo de pinturas, por lo que optó por plasmarlas en lienzo. 

Comenzó con el Martirio, pero posiblemente la dejó inacabada para seguir con la Vocación. Los  primeros años del siglo XVII son con toda probabilidad el punto culminante de su carrera artística.  Consiguió prestigio y un status al alcance de muy pocos, haciéndose con un hueco en el salvaje  mercado de arte romano (hasta que su disputa con Ranuccio Tomassoni en 1606 dio al traste con  esta privilegiada posición). 

Caravaggio protagonizó un hecho único en la Historia, supuso una renovación realista de la pintura,  una suerte de naturalismo extremo (tanto que en ocasiones provocó airadas protestas, especialmente  procedentes del ámbito religioso) que llegó incluso a humanizar personajes sacros. Inauguró su  propia vertiente pictórica, el tenebrismo, que atacó la problemática de la luz empleando fuertes y  violentos contrastes de claroscuro, obteniendo así unos volúmenes llenos de vida, una materia casi  palpable. 

El maestro ubicó la escena en una cochambrosa y oscura trattoria romana, y dividió la composición  en dos mitades. A la izquierda del espectador queda el grupo de publicanos de Leví -ataviados todos  con ropa de época- y a la derecha Pedro acompaña a Cristo, que se dispone a elegir a uno de los  apóstoles que lo seguirán en su predicar. El tercio superior del lienzo permanece en casi completo  vacío, tan solo relleno con una ventana ciega, por la que no entra luz alguna.  

De derecha a izquierda, Cristo señala con su dedo al futuro evangelista, una trayectoria acompañada  por una fuerte luz focal que desemboca en el publicano, que deriva la llamada en sí mismo,  imposibilitando cualquier tipo de equivocación sobre su protagonismo. 

Caravaggio decidió añadir posteriormente la figura de Pedro, otorgando así un mayor peso  compositivo al lado derecho y simbolizando el papel de la Iglesia como mediadora del mensaje  divino

ANÁLISIS ICONOGRÁFICO 

El motivo del lienzo responde al pasaje evangélico de Mateo (Mt 9,9), en el que el Hijo de Dios  señala, en un gesto muy “miguelangelesco”, a Leví: “Al pasar vio Jesús a un hombre llamado  Mateo sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: «Sígueme». Él se levantó y lo siguió”.  

Las obras religiosas debían someterse al decorum y exigencias de los comitentes y autoridades  eclesiásticas, enmarcadas en los preceptos del Concilio de Trento y la Contrarreforma -aunque esto  no significa la existencia de una práctica unificada en la imaginería religiosa de la época-. Si bien en  el caso de la Vocación no transgredió las normas iconográficas y de decencia como hizo en el  retablo principal de la Capilla o como haría posteriormente en La Muerte de la Virgen, podríamos  decir que se queda al límite. El pintor abandona la concepción sagrada y la sustituye por una  representación, no sólo contemporánea, sino incluso vulgar. 

No obstante, el episodio, que concentra la narración en el momento de la llamada, tiene un mensaje  verdaderamente potente. Se trata del paradigma de conversión y salvación: hasta el más miserable y  avaricioso de los publicanos puede salvarse con la ayuda de Dios, siempre y cuando esté dispuesto a  abrirse a ella. Mientras que Mateo y los muchachos abren sus ojos de par en par al mensaje de  redención, las figuras en sombra siguen dedicados a los negocios y el dinero, ajenos al mensaje de  Salvación y a la llamada de Cristo. 

BIBLIOGRAFÍA 

SCHTZE, S., Caravaggio. Obra completa. 2017 Taschen. 

PIJOÁN, J., 1963. Arte barroco en Francia, Italia y Alemania, siglos XVII y XVIII. Madrid: Espasa Calpe. 

ANGULO ÍÑIGUEZ, D., Historia del arte. Madrid. 

HERNÁNDEZ PERERA, J. y MILICUA, J., 1990. Renacimiento (II) y Manierismo. Barcelona:  Planeta. 

PIJOÁN, J. y BAYÓN, D. , Historia del arte - Tomo 7. Barcelona: Salvat. 

MUSEO NACIONAL THYSSEN-BORNEMISZA: Caravaggio (Michelangelo Merisi) https:// www.museothyssen.org/coleccion/artistas/caravaggio-michelangelo-merisi (Consulta: abril 2022)



No hay comentarios:

Publicar un comentario