Hércules y el centauro Neso de Giambologna


 COMENTARIO HISTÓRICO-ARTÍSTICO DE LA ESCULTURA DE HÉRCULES Y EL CENTAURO NESO DE JEAN BOULOGNE


FICHA TÉCNICA
  • Obra: Hércules y el centauro Neso
  • Autor: Jean Boulogne (más conocido como Giambologna o Juan de Bolonia)
  • Cronología: 1599
  • Estilo: arte manierista
  • Material: mármol
  • Dimensiones: 1.80 m x 67cm x 97 cm
  • Ubicación: Loggia dei Lanzi (Piazza della Signoria, Florencia, Italia)
CONTEXTO HISTÓRICO

Fruto de un período donde los cánones y modelos clásicos del Alto Renacimiento comienzan a cuestionarse y caer en desuso, la obra realizada por Giambologna es una ejemplo único de la transición, no solo de dos movimientos tan antagónicos visualmente como el renacimiento clásico y el barroco, sino también la transformación socio-económica que hace posible y diferencia a ambos tiempos, comenzando a reflejar el gusto y la capacidad del propio autor para expresar su genio a través de sus creaciones.

Como tantos otros artistas del norte de Europa del siglo XVI, Jean Boulogne inició sus estudios en su Donai natal (actual Francia, territorio entonces perteneciente a Flandes), para trasladarse a Amberes, donde trabajó con artistas de la talla de Jacques de Broeuf. Al igual que sus coetáneos, acometió el periplo tradicional al viajar a Italia en 1550 para conocer de primera mano la obra de los clásicos, así como de Miguel Ángel, convirtiéndose en uno de los discípulos más notorios del artista tras su muerte.


Estampa florentina de Giuseppe Zocchi, Bernardo Sgrill (1744). Original y detalle ampliado.


El conjunto escultórico que nos proponemos analizar se ubicó por primera vez en 1599 en Canto del Carnesecchi, una intersección florentina que tomó dicho nombre porque las moradas de esta familia se encontraban al lado. Tiempo después se trasladó al lado sur de la galería de los Uffizi, en la plaza que se encuentra cerca del puente Vecchio en la orilla izquierda del Arno. Finalmente, en 1812 se trasladó a su ubicación actual bajo la Loggia del Lanzi, espacio expositivo que albergaba alguna de las obras maestras de su tiempo.


ANÁLISIS FORMAL

La obra seleccionada es una escultura exenta y de bulto redondo del artista flamenco Jean Boulogne, más conocido por su nombre italianizado o Giambologna.

Heracles golpeando a Neso que sostiene a Deyanira. Copa de figuras rojas. ca 425 a. C. Museo de Bellas Artes (Boston)


En ella contemplamos una lucha encarnizada entre Hércules y el centauro Neso; escenifican las dos caras de una moneda, el bien y el mal en una pelea donde solo puede ganar uno.

Sobre un podio, el hijo de Zeus se alza sobre su enemigo en posición de ataque. Con su mano derecha sostiene en alto una maza que caerá sobre Neso, mientras su brazo y pierna izquierdos sostienen y envuelven al centauro en una posición llena de torsión y dinamismo que muestra la evolución y maestría de Giambologna, desde el estudio en Amberes de los helenistas y Miguel Ángel, a un propio gusto desarrollado en Florencia bajo el auspicio y mecenazgo de los Medici, una forma de plasmar la escena que deja ver parte de su genio y el contexto artístico donde se desarrolla.

El tratamiento anatómico y el estudio psicológico de ambos personajes revela un importante trabajo previo que consigue plasmar desde las emociones y la teatralidad de la escena, hasta los rasgos físicos que pretenden diferenciar y caracterizar a cada uno de los personajes y su posición en el conflicto. Ejemplo de ello es la templanza del semidios, que, incluso en un enfrentamiento, controla sus emociones solo mostrando su incomodidad a través del rictus severo, el ceño fruncido o la fuerza que revelan sus extremidades. Mientras, Neso refleja el dolor, la rigidez y cierto desorden asociado a su propia naturaleza a través de un aspecto mucho menos cuidado y caótico.


ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

Hijos del tesalio Ixion y de una nube a la que Zeus le había otorgado la forma de Hera, los centauros en la tradición clásica son seres monstruosos, mitad humanos y mitad equinos. Se caracterizan generalmente (con puntuales excepciones como Quirón), por ser la antítesis del concepto de virtud grecorromano, siendo totalmente incapaces de no dejarse llevar por sus más bajos instintos y deseos, hecho que refleja el pasaje o la escena plasmada por Giambologna.

La mitología nos narra como en una de sus muchos viajes tras cumplir los doce trabajos (cronología que se confirma con la capa con la piel del león de Nemea que hay bajo el semidios), Hércules y su segunda esposa, Deyanira, hija de Eneo y hermana de Meleagro, se toparon con el centauro Neso, quien se encargaba de trasladar de una orilla a otra a los viajeros que querían cruzar el río Eveno.

Negándose a trasladarlos a ambos en un mismo viaje, Neso atravesó el cauce con el héroe y sus provisiones en primer lugar, aprovechando su estancia en la otra orilla para intentar secuestrar y violar a Deyanira.

Percatándose de la situación, Hércules tomó su arco, disparando a Neso una de sus flechas impregnadas con la bilis de la hidra de Lerna. El centauro cayó agonizante a los pies de Deyanira, empleando su último aliento en sentenciar la vida del héroe. Engañando a la joven, pretendió revelarle un gran secreto. Le diría que su sangre era un potente filtro amoroso, un atributo que le podría ser de gran utilidad para recuperar la atención del héroe si este perdía el interés en ella.

Deyanira creyendo al moribundo, guardó el líquido que poco tiempo después usaría al contemplar que su pareja, tras una expedición a Ecalia, había tomado como concubina a Iole, hija de Eurito. Vertiendo la sangre en una túnica, la enviaría por medio de Licas al semidios, quien al ponérsela y sentir el tacto de la tela comenzó a abrasarse. Ya fuera por una capacidad natural o por el propio veneno de la hidra de Lerma que se había extendido por el torrente sanguíneo del centauro, la sangre era una potente arma que le produjo heridas de una gravedad extrema, tanto fue así, que Hércules haría a su séquito marchar al monte Eta donde Filoctetes acabó con su sufrimiento encendiendo la pira funeraria que acabó con la parte mortal de uno de los hijos más conocidos de Zeus.

Finalmente, y gracias a haber realizado los doce trabajos de Euristeo, el héroe ascendería al Olimpo, donde se reconcilió con la diosa Hera, quien le entregaría la mano en matrimonio de Hebe, su hija con Zeus.


BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA

Biblio Toscana: https://biblio.toscana.it/argomento/Ercole%20e%20il%20centauro%20Nesso

DE LA PLAZA ESCUDERO, Lorenzo. MARTÍNEZ MURILLO, José María. VAQUERO IBARRA, José Ignacio: Guía para identificar los personajes de la Mitología Clásica. Madrid. 2016.

GALLARDO LÓPEZ, Mª Dolores: Mitología clásica resumida. Madrid. 1997.

GARCÍA GUAL, Carlos. Introducción a la mitología griega. Madrid. 2015.

GRIMAL, Pierre: Diccionario de Mitología griega y romana. Madrid. 2010.

Ilchaos: https://ilchaos.com/ercole-e-il-centauro-nesso-di-giambologna-amore-e-morte/

La Bellesa: https://www.labellesa.cat/escultura-hercules-i-el-centaure-de-giambologna/

UNED: https://go.ivoox.com/rf/2944744


GALERÍA DE IMÁGENES
 






Versión del Museo del Prado


Carmen Bulpes

No hay comentarios:

Publicar un comentario