Plaza de San Marcos

 


COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE LA PLAZA DE SAN MARCOS



FICHA TÉCNICA

  • Título: La Piazza Di San Marco  
  • Autor: Giovanni Antonio da Canal, conocido como Canaletto
  • Cronología: ca. 1723-1724
  • Estilo: Tardobarroco
  • Técnica: óleo sobre lienzo
  • Medidas: 141,5 x 204,5 cm
  • Ubicación: Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid.


ANÁLISIS FORMAL

En la Europa del siglo XVIII pocas ciudades eran tan pintorescas y atractivas como Venecia. Todos los que la visitaron entonces han destacado su distinción y su encanto; y los pintores, tanto venecianos como extranjeros, han tratado de reflejar en sus obras los distintos aspectos de la ciudad de los canales. En el Settecento, la pintura veneciana vive un nuevo florecimiento, y la ciudad de San Marcos vuelve a situarse entre los centros artísticos más relevantes de la centuria. A pesar de la crisis que sufría en todos los ámbitos, la Venecia del siglo XVIII era una ciudad alegre y ligera, desbordante de lujo y placer, y gracias al trabajo de artistas como Canaletto, Belloto, Carlevarijs o Guardi entre muchos otros, Venecia recupera de nuevo su protagonismo y su hegemonía, logrando situarse en un lugar privilegiado en el contexto artístico europeo

El protagonismo pictórico del contexto veneciano, lo recibieron las célebres veduti o vistas de la ciudad de los canales que, junto con la pintura figurativa y el paisaje, fueron las expresiones artísticas más representativas de la Venecia del Settecento. En estas obras, artistas como los ya mencionados con anterioridad, además de representar el sugestivo paisaje de la ciudad, retrataban costumbres, tradiciones, o hitos relevantes de la historia local entre otras.

Las veduti fue una tipología pictórica que adquirió autonomía como género en Europa a partir del siglo XVIII y cobró forma a través de las escuelas de tres de las ciudades italianas con tradición en la representación urbana: Venecia, Roma y Nápoles. Las veduti alcanzaron un auge comercial y artístico en el que intervino de forma determinante la moda del Grand Tour, ese viaje que los jóvenes procedentes de la aristocracia y la burguesía adinerada europea comenzaron a realizar desde comienzos del siglo XVII con el fin de adquirir cultura y experiencias. El viaje los llevaba a recorrer durante un largo periodo de tiempo (podía durar hasta unos dos años), diferentes territorios de la geografía italiana y sus principales epicentros histórico-artísticos. En el transcurso de este viaje adquirían objetos a modo de souvenirs y los exhibían a su regreso como prueba de su estatus cultural.

 


ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

Canaletto fue un pintor que a pesar de su gran fama más allá de Italia, siempre estuvo muy ligado a su tierra natal, Venecia. Entre los paisajes urbanos preferidos por los pintores de este contexto como Canaletto, se encontraban ubicaciones concretas como La Plaza de San Marcos, el lugar más representativo y el punto de referencia debido a su situación, su estructura urbanística y su composición arquitectónica, que, junto a su valor simbólico como núcleo religioso y espacio definitorio de la identidad veneciana, convierten a la piazza en el eje en torno al cual se articula la ciudad, y cuya imagen fue exportada en el siglo XVIII a través de la obra de artistas como el propio pintor veneciano.

La propia configuración arquitectónica de la plaza nos explica, en gran medida, las numerosas representaciones artísticas de la que ha sido objeto: La disposición de los grandes edificios de la plaza de San Marcos estaba encaminada a crear una imagen pictórica. Las Procurazie Vecchie, con sus cincuenta arcos uniformes; la Torre dell’Orologio, que completa la fachada norte, y el campanario, como remate monumental al sur, convierten a la Piazza San Marco en un grandioso escenario dominado por la Basílica. Las tres inmensas astas de bandera situadas delante de la fachada juegan un importante papel en el diseño de conjunto y dan el toque final a esta impresionante vista. El efecto global de luz y color que se observa en estas pinturas se debe a la profusa incrustación de mármoles de colores o a los dibujos decorativos de los vanos de las fachadas.

Aunque la perspectiva creada por el pintor no se basa en la imagen directa, sino que manipula distintos puntos de vista. El artista aplicó grandes manchas de color que servirían de fondo a los distintos espacios definidos dentro del cuadro: un fondo gris para el cielo, una mancha de color pardo amarillento para las zonas con más luz de la plaza y edificios y un fondo negruzco para las arquitecturas más oscuras o en sombra.

Cabe destacar, que la pintura de Canaletto se caracteriza por rasgos como la minuciosidad al ejecutar con detalle todos los elementos que aparecen en sus obras como es este caso, lo que conforma esa atmosfera tan característica de sus escenas urbanas. Por tanto, la obra muestra el día a día en la Plaza de San Marcos de hace tres siglos: vendedores procedentes de Oriente Medio apilados a la entrada de la catedral veneciana, gente charlando en la calle, y ropa tendida en el edificio de las Procuradurías Viejas, que indica que entonces eran viviendas.


CURIOSIDADES

Este lienzo, como las otras célebres veduti de Canaletto, pueden considerarse, desde el punto de vista del estilo, dentro del último barroco, y aunque suponen una ruptura o contradicción con las grandes teorías de la Contrarreforma, los recursos dramáticos no han cambiado por lo que plásticamente sigue siendo barroco.

En el momento de su estudio, se sabe que Canaletto representa la famosa plaza veneciana con una escenografía arquitectónica basada en el valor matemático de las proporciones y la alteración de la perspectiva. La similitud entre las líneas de perspectiva del cuadro y la imagen real de la plaza permite suponer que Canaletto, utilizó una cámara oscura para trasladar al lienzo los elementos arquitectónicos.

 

BIBILIOGRAFIA Y WEBGRAFÍA

Brogi, A. (2007). Canaletto y la vista. Scala Group; Florencia

Fernández Torregrosa, A. (Ed.). (1990). Historia del Arte, tomo 6. Salvat; Barcelona.

Rueda López, R. (2012). Historia del Arte, el lenguaje de los genios: La época del Barroco. Signo Editores; Madrid.

Milicua, J. (1988). Historia Universal del Arte: Barroco y Rococó. Planeta; Barcelona

Peñalta Catalán, Rocío. (2009). Pintores en la ciudad de los canales: Settecento Veneziano. Del Barroco al Neoclasicismo. Consultado el 25 de Junio de 2021, página web de la Fundación Dialnet: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4865853

 

 

Ángel Marrero Pimienta


GALERÍA DE IMÁGENES









No hay comentarios:

Publicar un comentario