Retrato de Madame X




COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DEL RETRATO DE MADAME X



Ficha técnica

  • Obra: Retrato de Madame X o Madame Pierre Gautreau
  • Autor: John Singer Sargent
  • Cronología: 1883-84
  • Estilo: *
  • Técnica: óleo
  • Soporte: lienzoD
  • imensiones: 208.6 x 109.9 cmU
  • Ubicación: Metropolitan Museum, Nueva York

 

ANÁLISIS FORMAL


Nos hallamos ante el retrato femenino más icónico y polémico del gran retratista de sociedad de finales del XIX: John Singer Sargent (Florencia, 12/1/1856-Londres, 14/4/1925).


Se trata de una obra ejecutada en formato vertical, dividida en tres planos compositivos bien diferenciados. En el primero, tenemos una mesa redonda de estilo Art Nouveau, de patas finamente labradas y asentadas sobre una base cuadrada que se curva en sus lados.


En el segundo, observamos, ubicada detrás de la mesa, la efigie de una mujer sobre la que recae todo el poder compositivo del cuadro. De pie y con pose escultórica, el autor presenta a la dama con la cabeza girada hacia la derecha, ofreciendo al espectador un perfil de nariz aguileña y puntiaguda. Su cabello castaño-rojizo está peinado con un moño alto, muy similar a los peinados de la Grecia antigua, y como único adorno sobresale una pequeña tiara de diamantes con forma de media luna, haciendo un guiño a la simbología de la representación de la diosa Diana cazadora. El cuerpo de la modelo, debido a la pose, bascula hacia la derecha, dejando algo más elevado el lado izquierdo y remarcando su cintura de avispa. La posición de los brazos y manos juega un papel muy importante. Con el brazo izquierdo, colocado en posición natural, hace que la mano pueda sostener el abanico y el bajo del vestido, además, apreciamos, gracias a un destello metálico, que lleva su anillo de bodas en uno de los dedos. El derecho lo retuerce en una pose antinatural, para que la mano, despreocupadamente, agarre el tablero de la mesa. Este magistral juego manipula la mirada del espectador, dirigiéndola hacia los hombros y haciéndola resbalar por el escote y el vestido.


Mención aparte merece el atuendo en cuestión. El modelo, creado en exclusiva para la dama, es un vestido de noche negro compuesto por un corpiño de terciopelo, con un pronunciado escote en forma de corazón que finaliza en punta y con falda larga de satén, con poco polisón en la parte baja de la espalda y finalizado en cola. Como calzado, usa unos zapatos de tacón bajo. El único complemento que utiliza, para realzar el elegante e impresionante vestido, es la pareja de tirantes enjoyados que se adhieren a las puntas del escote


El último plano lo compone el fondo neutro sobre el que se recorta la figura, siendo un elemento que ayuda a dar mayor volumetría al cuerpo femenino, gracias al pequeño espacio existente entre ambos. En el ángulo inferior derecho, encontramos la firma del autor.


La paleta cromática usada es un continuo y espléndido juego de contrastes. El marrón, con distintas gradaciones tonales, lo localizamos en la mesa; el fondo y el suelo. Para el cuerpo femenino, y empleado a modo de artificioso maquillaje, elige un blanco con visos azulados y violáceos, el cual desentona con el anaranjado de las carnaciones reales de los dedos de la mano izquierda. En oposición a la blancura de la piel, utiliza una tonalidad rojiza para los cabellos y el negro lo deja para el vestido, más opaco para la textura del terciopelo del corpiño y más brillante para el satén de la falda.


Llegados a este punto, debemos preguntarnos por qué esta hermosa e impactante obra fue el trabajo más polémico del pintor. 


ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

“Creo que es lo mejor que he hecho”.

John Singer Sargent

           

La mujer retratada por Sargent es una de las grandes damas de la sociedad parisina de finales del XIX: Virginie Gautreau.


De orígenes europeos, nacería en 1859 en Louisiana, Nueva Orleans, como Virginie Amelié Avegno. Se trasladaría a París después de contraer nupcias con un rico banquero francés: Pierre Gautreau. Destacaría entre la alta sociedad parisina por su extraordinaria belleza y extravagante apariencia y por sus numerosas infidelidades.


El año 1884 cambiaría la vida de Madame Gautreau, al ver su personalidad tan desnuda y expuesta en el retrato más famoso de su autor: John Singer Sargent.


De padres estadounidenses y nacido en Florencia, debido a que su progenitor, en ese momento, se encontraba trabajando como cirujano en Europa. Con una educación cosmopolita, empezará su formación como artista gracias a la buena visión de su madre, pintora aficionada, que fomentará las buenas aptitudes artísticas de su hijo. El primer contacto con el mundo del arte lo tendrá a partir de 1868, al recibir sus primeras lecciones en Roma y, posteriormente, en la Accademia delle Belle Arti de Florencia. 1874 será un año importante para el autor, ya que entrará a formar parte del taller parisino de Carolus Duran, quien hará que interese por la obra de Velázquez, pintor al que copiará en innumerables ocasiones en sus numerosos viajes a España, y por la plástica de Frans Hals


1887 y 1884 marcarán un antes y un después en su carrera. En la primera fecha, debutará con gran éxito en el Salón de París, ensalzando su fama como retratista. En la segunda, también en el mismo Salón, obtendrá terribles críticas al exponer el escandaloso retrato de Madame Gautreau. Tras este suceso, se marchará a Londres, para intentar restaurar su reputación como artista. Se ocupará del taller de su amigo Whistler e impulsará la asociación The New English Club. Este cambio de aires beneficiará a su carrera, puesto que se adentrará en la corriente impresionista, gracias a la influencia de autores como Monet o Degás, creando excelentes obras paisajísticas. Además, recibirá los grandes encargos norteamericanos de Boston y Harvard. A partir de 1907, reducirá la producción de retratos y se interesará por mejorar su técnica como acuarelista.

Sargent en su taller con el Retrato de Madame X


Desde luego, y centrándonos de nuevo en el cuadro, acertadísimas son las palabras de Sargent sobre que fue su mejor trabajo y, a la par, el que más ampollas levantó en el fatídico Salón de 1884. Sin ser un encargo oficial, sí que contó con la aprobación de la retratada. Durante el verano de 1883, realizó innumerables bocetos para escoger la pose que mejor la personificara, suponiendo un reto el captar la magnitud de la belleza de la dama, sobre todo, a la hora de recrear el escandaloso cabello rojizo teñido y el perfil. Uno de los estudios más fieles a la obra final, es el conservado en la Tate Modern de Londres, que refleja todos los cambios y variaciones que sufrió la pintura.  

Boceto preliminar del Retrato de Madame X
Estudio del Retrato de Madame X conservado en la Tate Modern de Londres

        

Cierto clasicismo y una profunda penetración psicológica son los rasgos distintivos del retrato. El artista dibuja el cuerpo femenino adoptando una pose propia de la estatuaria grecolatina, que enaltece la belleza de la modelo y ayuda a explorar la personalidad de la misma. Pese a ser acusado de hacer retratos superficiales de la aristocracia, en este caso, nos muestra la vanidad y la soberbia de la dama en su estado más puro, manifestándose este hecho en la mirada altiva y el atrevido vestuario y peinado. Pero, al mismo tiempo, contemplamos cierta vulnerabilidad y desnudez al exponerse, tan crudamente, su idiosincrasia.


Encuadrar este cuadro dentro de un estilo artístico concreto es harto difícil, puesto que se puede apreciar la huella del Realismo en el detallismo fotográfico en la creación de las garras de león de las patas de la mesa; la talla cuadrada de los diamantes de los tirantes del vestido; el delicado plegado de la falda, mezclado con una pincelada suelta que se acerca al Impresionismo, fruto de la influencia de la plástica velazqueña, atisbada en la creación de la cremosidad de la piel maquillada y el fondo. 


El retrato que se presentó y que tanto impacto causó, fue, ligeramente, diferente al que conservamos actualmente. La obra mostraba a Madame Gautreau con el despampanante vestido negro pero con el tirante derecho caído sobre el hombro, haciendo más escandaloso si cabe el atuendo, al dejar más porción de piel a la vista. La crítica la acogió con buenos ojos, no así la propia retratada y la sociedad que lanzaron furibundas críticas contra la obra. Para aplacar las críticas y a la modelo, Sargent modificará la obra, colocando el tirante sobre el hombro. El pintor conservaría el cuadro hasta que lo vende al Metropolitan en 1916, pidiendo que se cambiara el título para ocultar la identidad de la modelo.

Retrato de Madame X presentado en el Salón de París de 1884


A modo de conclusión, a pesar de la mala acogida que tuvo el cuadro en el Salón de París, mucha ha sido la influencia que ha tenido posteriormente, sobre todo para el mundo de la moda. Grandes marcas como Rochas o Dior han creado sus modelos de vestido negro de escote corazón, partiendo del modelo de Madame X, y revistas como Vogue o Harpers Bazaar han realizado espléndidos reportajes fotográficos, recreando la estética de la pintura.

 

BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA

-UBERQUOI, Marie-Claire, Y París contaminó Nueva York, Descubrir el Arte, Nº 206, 2016, p. 32.

-VV.AA., Arte al detalle: Siglo XIX, Impresionismo, Simbolismo, Modernismo, Arte Escandinavo, Escultura, Arte Africano, Barcelona, 2009.

-VV.AA., Arte Universal: Del Romanticismo al Modernismo, Madrid, 2009.

-VV.AA., Enciclopedia del Arte, Vol. 8, San-Zwy, Madrid, 2002.

-VV.AA., Museos del Mundo: Metropolitan-Moma de Nueva York, Vol. 5, Barcelona, 2007.

-ARTEHISTORIA, RETRATO DE MADAME X: https://www.artehistoria.com/es/obra/madame-gautreau (Consulta: 21/3/2021).

-DESCUBRIR EL ARTE, JOHN SINGER SARGENT: https://www.descubrirelarte.es/2017/07/05/john-sirgen-sargent-mucho-mas-que-un-retratista.html (Consulta: 27/3/2021).

-FASHION HISTORY TIMELINE, RETRATO DE MADAME X: https://fashionhistory.fitnyc.edu/1884-sargent-madame-x/ (Consulta: 27/3/2021).

-GOOGLE ARTS AND CULTURE, JOHN SINGER SARGENT: https://artsandculture.google.com/entity/john-singer-sargent/m0qdx4 (Consulta: 27/3/2021).

-GOOGLE ARTS AND CULTURE, RETRATO DE MADAME X: https://artsandculture.google.com/asset/madame-x-madame-pierre-gautreau-john-singer-sargent/XQFBdVEh0NHo0A (Consulta: 21/2/2021).

-MUSEO NACIONAL THYSSEN-BORNEMISZA, MADRID, JOHN SINGER SARGENT: https://www.museothyssen.org/coleccion/artistas/sargent-john-singer (Consulta: 27/3/2021).

-SMARTHISTORY, RETRATO DE MADAME X: https://smarthistory.org/sargent-madame-x-madame-pierre-gautreau/ (Consulta: 27/3/2021).

-TATE MODERN, LONDRES, ESTUDIO DEL RETRATO DE MADAME X: https://www.tate.org.uk/art/artworks/sargent-study-of-mme-gautreau-n04102 (Consulta: 27/3/2021).

-TATE MODERN, LONDRES, JOHN SIGNER SARGENT: https://www.tate.org.uk/art/artists/john-singer-sargent-475 (Consulta: 27/3/2021).

-THE MET MUSEUM, NUEVA YORK, RETRATO DE MADAME X: https://www.metmuseum.org/es/art/collection/search/12127 (Consulta: 21/3/2021).

-MUSEO NACIONAL DEL PRADO, JOHN SINGER SARGENT: https://www.museodelprado.es/aprende/enciclopedia/voz/sargent-john-singer/699141e9-ab16-4a34-8c0d-ce792dc38769 (Consulta: 27/3/2021).

Carmen Rodríguez

1 comentario: