Cripta de los Condes de Buenavista

Imagen de Archivo de la Opinión de Málaga

COMENTARIO HISTÓRICO-ARTÍSTICO DE LA CRIPTA DE LOS CONDES DE BUENAVISTA






FICHA TÉCNICA

  • Obra: Cripta de los Condes de Buenavista
  • Autor: Felipe de Unzurrunzaga
  • Cronología: 1693-1700
  • Estilo: arquitectura funeraria barroca
  • Materiales: yesería blanca sobre fondo negro
  • Dimensiones: 8.5 x 3.30 m
  • Ubicación: Basílica y Santuario de Nuestra Señora de la Victoria (Málaga, España)

CONTEXTO HISTÓRICO

Imagen de Archivo. Servicio Geográfico del Ejército. Plano del Convento

La información que poseemos del origen del Santuario de Nuestra Señora de la Victoria se encuentra a medio camino entre la historia y el mito. Sus coetáneos narran en las crónicas como, tras la victoria y toma de Málaga por los Reyes Católicos (1487), los monarcas entregaron a la ciudad una pequeña imagen de una virgen que tenían en su oratorio. Fue allí, en el mismo campamento militar, donde el ermitaño Bartolomé de Coloma fue escogido como guardián de la obra que se convirtió en patrona de la ciudad por creerse que intercedió en la victoria.

Fue en el mismo enclave donde, unos años más tarde, los frailes Mínimos, quienes, según se recoge, habían reconfortado a los reyes durante el asedio vaticinando una pronta victoria, construyeron una pequeña capilla, fundando el Real Convento de Nuestra Señora de la Victoria (1493). A esta intervención le seguirían otras, como el claustro y los dormitorios, no consagrándose hasta 1518.

Las sucesivas ampliaciones a lo largo del siglo XVI y principios del XVII no soportaron el incendio que se produjo el 21 de septiembre de 1675. Después de un primer intento de reformarla (1691), se aconsejó derribarla y construir una de nueva planta iniciándose las obras el 13 de febrero de 1693. Ello fue posible gracias a la intervención de José Guerrero Chavarino, Conde de Buenavista, quien costeó gran parte de la construcción añadiendo nuevas áreas, como el campanario, la sacristía y antesacristía, un pórtico y dos panteones, uno para los religiosos y otro privado para él, sus descendientes y sucesores en el mayorazgo.

Todo ello fue ratificado por el conde y fray Alonso de Berlanga, estipulando en el contrato que la orden aportaría 500 ducados, logrados gracias a la concesión por parte del cabildo de una licencia para pedir limosna durante cuatro años en América, mientras el noble aportó 1.500. Sin embargo, documentos posteriores señalan que el proyecto superó con creces las primeras estimaciones, pudiendo alcanzar los 60.000 ducados siendo el mayor benefactor el Conde de Buenavista.


ANÁLISIS FORMAL

Como claro exponente del discurso barroco de la muerte, la Cripta de los Condes de Buenavista es considerada como una de las obras más eminentes del barroco tétrico andaluz.

De planta cuadrada y con unas dimensiones de 8.5 x 3.30 metros, el panteón excavado bajo tierra se erige sobra cuatro columnas centrales con forma octogonal, que, como nexo de unión entre lo divino y lo humano, sustentan sus correspondientes arcos fajones y bóvedas de aristas en una alusión a los cuatro elementos de la naturaleza: fuego, aire, agua y tierra.

Imagen de Archivo del Diario Sur

Inmersa en los objetivos de representatividad social y devoción religiosa de sus benefactores, la cripta se revela como una construcción muy compleja y elaborada al detalle, que nos habla con la didáctica que tanto caracteriza al período sobre la dualidad intrínseca de la vida y la muerte y como convergen en ese lugar.

Imagen de Archivo Personal. Carmen Bulpes

La estancia custodia trece nichos familiares superpuestos y agrupados en hileras que se separan mediante dieciséis pilastras jónicas con figuras antepuestas o termes de temática macabra. Distanciados del grupo, en el testero principal, encontramos las sepulturas correspondientes a los Condes de Buenavista, José Guerrero Chavarino y Antonia Coronado Zapata, quienes, en una clara alusión al inevitable paso del tiempo, son representados como dos jóvenes orantes con vestimentas palaciegas. Sendas figuras de bulto redondo contrastan enormemente con el resto de la estancia, completamente ornamentada con yeserías carnosas de color blanco que destacan sobre las paredes oscuras, representando todo tipo de símbolos sobre la finitud (cirios, guadañas, relojes de arena y espejos), placas recortadas con hojarasca rodeando a versículos bíblicos en tono amenazante, figuras esqueléticas y monstruos.

Imagen de Archivo Personal. Carmen Bulpes

En los tímpanos que limitan las bóvedas de aristas podemos observar a distintas vanitas sentadas encima de tambores y esferas del mundo sosteniendo relojes de arena consumidos. Toda la estancia es un recordatorio del triunfo inevitable de la muerte, su universalidad y del tiempo que todo y a todos consume.

Imagen de Archivo Personal. Marina Soler

Entre los dos enterramientos principales, enmarcado en un frontón quebrado, hallamos una vanitas sobre una cruz que sostiene en su mano izquierda un ramo de rosas y en la derecha una balanza en la que pesa una calavera con una corona y un rosario. Un discurso ante la muerte este, muy común en el período, un alegato tácito al status quo, al mantenimiento del orden y "poner la otra mejilla", ya que sería en la otra vida donde los reyes, nobles y religiosos injustos serían juzgados y condenados de la misma forma que otras clases sociales.

Imagen de Archivo Personal. Marina Soler

El juego de contrastes cromáticos, las temáticas y símbolos empleados, como alusiones a Adán y Eva o guadañas, caninas y alusiones del tiempo, como relojes de arena, tiñe de una pátina macabra y sugestiva la estancia. Sin embargo, el objetivo al que aspira no es otro que crear una atmósfera de arrepentimiento y penitencia fruto de un contexto muy complejo, con el discurso e iconografía de la Contrarreforma en pleno apogeo.

Especialmente llamativo entre el conjunto de caninas y esqueletos es el ya aludido relieve de Adán y Eva, en él se observa una pareja siendo atraída por la muerte en lo que a todas luces parece una alusión al pecado original.

Imagen del Archivo Personal de Marina Soler donde ya se aprecian daños por la humedad

Recientemente, la cripta se ha cerrado al público debido a una serie de desprendimientos relacionados con problemas de humedad que, según las comunicaciones de las autoridades competentes en marzo de este año 2021, se están estudiando para proceder en su restauración.


ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

La iconografía contrarreformista se caracteriza por su función didáctica y moralizadora, la retórica piadosa y la revivificación de la religiosidad. Según Juan Temboury, la iconografía de la cripta sigue un programa con base en los Ejercicios de San Ignacio de Loyola; el lugar macabro de penitencia y meditación sobre la muerte daría paso a un espacio de salvación, siendo este lugar materializado a través del camarín que comunica con la cripta por medio de unas escaleras.

Decoración del interior del Camarín.

Por su parte, Santiago Sebastián agrega a los postulados de Temboury que el programa del panteón de divide en tres vías o edades que tratan de representar el camino espiritual del hombre: la "vía purgativa" o el nivel terrenal estaría representado por la cripta cuadrangular de fondo negro que da cauce metafórico a las tinieblas, correspondiente a los meros iniciados; la "vía iluminativa", propia de adelantados, se relacionaría con las escaleras como nexo de unión de unos y otros, lugar donde el difunto se arrepiente de sus pecados y asciende al camarín donde Dios Padre preside la bóveda acompañado por los apóstoles desde los lunetos; y, por último, la "vía unitiva" representada por el ya citado camarín de la Virgen, cuya iconografía mariana disiente de los espacios que la anteceden y se consagra como mansión de la inmortalidad donde la gracia triunfa sobre la muerte y el pecado, y el fallecido se une a Dios.


BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA

Camacho Martínez, Rosario: Imagen y color recuperados en el Convento de Nuestra Señora de la Victoria de Málaga, Boletín de Arte nº 24, 2003, pp: 423-448.




Fernández Paradas, Antonio: Escultura Barroca Española. Nuevas lecturas desde los Siglos de Oro a la Sociedad del Conocimiento. Volumen 1. Málaga. 2016.

Fernández Paradas, Antonio: Escultura Barroca Española. Nuevas lecturas desde los Siglos de Oro a la Sociedad del Conocimiento. Volumen 3. Málaga. 2016.

Guillén Robles, F.: Historia de Málaga y su provincia. Málaga. 1874.

La Opinión de Málaga: https://www.laopiniondemalaga.es/malaga/2019/07/23/piden-estudios-urgentes-cripta-victoria-27753715.html   

Pares. Archivos Españoles: pares.mcu.es/ParesBusquedas20/catalogo/autoridad/6212/imprimir



Rodríguez Martín, Francisco José: Un monasterio, un barrio, una ciudad. El convento de la Victoria y Málaga, Péndulo: revista de ingeniería y humanidades nº17, 2006, pp: 92-103.

Rodríguez Marín, Francisco José: Lo necrológico en la producción científica de la Dra. Rosario Camacho Martínez, Boletín de Arte nº 34, 2013, pp: 393-395



GALERÍA DE IMÁGENES

Imagen del Archivo Personal de Marina Soler

Imagen del Archivo Personal de Carmen Bulpes
Imagen del Archivo Personal de Carmen Bulpes

Imagen del Archivo Personal de Carmen Bulpes

Imagen del Archivo Personal de Marina Soler

Carmen Bulpes



1 comentario:

  1. Fantástica entrada y Felicidades por el post. Super interesante!!
    Si me lo permitís, os añado por si fuera de vuestro interés, otro estudio sobre esta cripta, más orientado a la parte funeraria de la misma.
    https://lamuerteossientatanbien.blogspot.com/2017/11/transis-en-andalucia-pues-no-pero-si-la.html
    Un muy cordial saludo

    ResponderEliminar