Bote de al-Mughira

 


COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DEL BOTE DE AL-MUGHIRA


FICHA TÉCNICA

  • Obra: Bote de al-Mughira.
  • Autor: Se le atribuye al Maestro Halaf.
  • Cronología: 357 de la Hégira (año 968 d.C.).
  • Estilo: Califal cordobés.
  • Materiales: Marfil de elefante y metal para los cierres y bisagras.
  • Ubicación: Museo del Louvre.
  • Otros: Fue hallada en Madinat al-Zahra (Córdoba), y posteriormente vendida al Museo del Louvre desde la Colección Riano.


CONTEXTO HISTÓRICO

Tras la muerte del primer califa cordobés, Abd al-Rahman III, en el año 961 en Madinat al-Zahra, le sucede su hijo al-Hakan II (aunque también lo podemos encontrar como Alhakén, Alhaquén o al-Hakam), segundo califa omeya de Córdoba.

Al-Hakan II mandó a fabricar este bote (o píxide) a la tiraz cordobesa residente en Madinat al-Zahra. Una tiraz era el lugar donde se trabajaba con materiales de lujo, como podría ser el marfil de elefante.

El califa cordobés se lo regaló a su hermano pequeño al-Mughira, que parece ser iba a ser su sucesor, aunque el califa siempre quiso que fuera su hijo Hisham. Finalmente, al-Mughira fue asesinado antes de poder reclamar su derecho dinástico por una conjura palaciega, alzándose como califa Hisham II, prácticamente un niño, tras la muerte de su padre al-Hakan II. El reinado de Hisham II se caracterizará por ser un títere en manos de su madre Subh y Almanzor.


ANÁLISIS FORMAL

El bote fue realizado en el tiraz de Madinat al-Zahra mediante la técnica de la talla y el trépano.

En él vemos un sinfín de elementos decorativos que se van repitiendo, como por ejemplo cuatro medallones polilobulados donde se representan diversas escenas en las que nos detendremos más adelante.

Formalmente son escenas antropomorfas y zoomorfas. Podemos encontrar un sinfín de representaciones humanas en diferentes momentos y posturas, aunque con rostros siempre idealizados. Las figuras humanas pueden aparecer peleándose, sentados, a caballo…

En los animales representados también podemos ver que se encuentran en diferentes posturas. En este caso observamos aves solitarias representadas de frente o de perfil, con un detallismo en su plumaje bastante evidente, aunque idealizado, y también vemos leones atacando a cérvidos (una iconografía mesopotámica) o animales fantásticos como grifos.


ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

La iconografía de este bote ha sido discutida desde el primer momento en el que se halló en Madinat al-Zahra.

La teoría menos aceptada de todas es la que dice que este bote y su iconografía son azarosas, es decir, se hicieron por algo así como “el arte por el arte”. Evidentemente, todos los historiadores y expertos en la materia rechazan en absoluto esta teoría.

La teoría que más se acepta, por el contrario a la anterior, es que este bote se realizó con una iconografía que simboliza la lucha entre los Omeyas y los Abbasíes. Los Omeyas y los Abbasíes son dos familias sunníes con un gran poder dentro del islam, aunque los Abbasíes derrocaron el poder de Damasco para situar una nueva capital en Bagdad. La matanza de los Abbasíes a los Omeyas se saldó con la caída del Imperio Omeya, aunque sobrevivió un niño, el futuro Abd al-Rahman I, primer Emir de Córdoba.

Como ya hemos dicho, las escenas más importantes se encuadran en una especie de rosetas o medallones polilobulados, tanto en el cuerpo del bote como en la tapa, que tiene forma semicircular. Concretamente son cuatro medallones en el cuerpo y otros cuatro en la tapa. En la tapa solo vemos parejas de animales enfrentados a excepción de un medallón, donde vemos a un jinete cabalgando con su caballo y portando un búho.

En el cuerpo del bote vemos un discurso político clarísimo. En uno de los medallones vemos una escena de corte, donde vemos a dos personajes disfrutando de la presencia de un músico mientras descansan sentados y sostienen unos objetos. Estos personajes de corte no se saben quiénes son, aunque se piensa que podrían ser al-Hakan II y al-Mughira, aunque se representan totalmente idealizados. Es la representación que más dudas suscita entre los expertos.

En otro de los medallones vemos a dos personajes robando huevos de nidos de águila, mientras que en otro observamos a dos jinetes recogiendo dátiles y, por último, una escena que representa a dos leones devorando a dos cérvidos, una escena muy mesopotámica.

Estas últimas tres representaciones abogan claramente a la victoria final de los Omeyas contra los Abbasíes, ya que vemos a leones que devoran a cérvidos o a personas robando huevos de águila o tomando dátiles de una palmera datilera, que son la clara representación de que los Omeyas han robado el poder que tenían los Abbasíes y luego terminan con ellos.

En la tapa aparece una inscripción en cúfico que dice lo siguiente: “La bendición de Alá. Favor, alegría y prosperidad para al-Mughira, hijo del Emir de los Creyentes. Que Alá tenga piedad de él. De lo que se hizo en el año siete y cincuenta y trescientos (de la Hégira)".


BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA

https://www.louvre.fr/oeuvre-notices/pyxide-d-al-mughira (24-02-2021).

FERNÁNDEZ, Agustín: Enciclopedia de Arte Bizantino e Islámico. Madrid, 2019.

BURCKHARDT, Titus: El arte del Islam. Lenguaje y significado. Barcelona. 1999.

BORRÁS GUALIS, Gonzalo M.: El Islam, de Córdoba al Mudéjar. Madrid: Sílex. 1994.


GALERÍA DE IMÁGENES








Eduardo López


No hay comentarios:

Publicar un comentario