Equipo Crónica

 


EQUIPO CRÓNICA

Un pequeño recorrido por las series más emblemáticas de Equipo crónica

Nace en València, en el verano de 1964, un grupo de artistas con ideas novedosas, que acabarían revolucionando el concepto de arte y del artista, atrayendo las miradas de los más progresistas e innovadores gracias a sus obras con gran carga política y crítica. Hablamos de Equipo Crónica, conformado por Manuel Valdés, Rafael Solbes y Joan Antoni Toledo, que acabó abandonando el grupo poco después de sus inicios, sin embargo sus ideales eran afines. 

Tal como dice su nombre, eran un equipo, por lo que se decidió que las obras no se iban a firmar personalmente, esto era una forma de romper con la imagen de artista ilustrado que respeta todo cánon. Así, en enero de 1965, exponen algunas de sus primeras piezas en el Salón de la Jeune Peinture de París, fueron exhibidas de manera individual pero como trabajo colectivo de Equipo Crónica. No es hasta diciembre de 1966 que emprenden la primera exposición individual como Equipo Crónica, en la Sala Comunale de Reggio Emilia, en Italia. 

Sus obras, por lo general, están conformadas de figuración narrativa, reivindicando la obra gráfica como modo de expresión. Para entender su trabajo hay que conocer el contexto en el que nacen; la dictadura de Franco. En cierto modo, la aparición de este grupo fue reflejo de toda aquella sociedad que se posicionaba contra el régimen. Por ello, una constante en sus creaciones artísticas va a ser el realismo social y la crítica política. Esto lo consiguen echando mano de las imágenes originadas de los medios de comunicación de masas y de la cultura popular, como son los cómics, el cine, la publicidad televisiva y un largo etcétera. Todo ello les acercaba a la cultura Pop, aquella que en Estados Unidos estaba teniendo tanta celebridad entre los artistas más renovadores. Sin embargo, Equipo Crónica emplea este contenido, pero deshecha el concepto Pop, pues ellos no se identifican en ese mundo capitalista que estaba candente al otro lado del charco. Con esas imágenes querían destapar de una manera sutil pero a la vez directa, la manipulación social impulsada por el capitalismo para enmascarar una política que va marchitando poco a poco la sociedad.

Sus series más renombradas

La recuperación

En 1967, el régimen decide impulsar una campaña turística con el slogan "Spain is different" para que España se convirtiese en el destino vacacional preferido de otros países y así convertir el turismo en uno de los principales pilares de ingresos económicos para el país. Esta campaña fue difundida junto con imágenes de las obras más emblemáticas de la "escuela española" con artistas como Goya o Velázquez, para así establecer una relación entre el gobierno franquista y los valores socioeconómicos de la España de los siglos XVIII y XIX.

Equipo Crónica toma esas mismas imágenes ubicándolas en entornos modernos y descontextualizados, para así criticar la manipulación política que se estaba llevando a cabo para sacar provecho económico haciendo un lavado de imagen del régimen.

El Alambique, 1967. Museo de Bellas Artes de València.
Las estructuras cambian, las esencias permanecen, 1968

Guernica 69

A finales de la década de los 60, se decide construir en Madrid un nuevo edificio en el Museo de Arte Contemporáneo para traer de vuelta a España la obra por excelencia de Picasso; el Guernica, que se encontraba custodiada en el Museo de Arte Moderno de Nueva York y que no fue nada fácil regresarla, tanto por parte del museo en el que permanecía, como la polémica que se llegó a crear ante la ambigüedad simbólica que adquirió la obra al ser pedida de vuelta por aquellos a los cuales esa misma pintura critica. Equipo Crónica dedicó una serie a esta misma controversia, ya que consideraban que esta obra se había convertido en un producto de consumo de masas y había perdido el poder transgresor por el cual había sido creada. Esta serie se compone de figuras que constituyen el Guernica pero totalmente descontextualizadas y con añadidos de la cultura Pop, todo ello en una paleta de colores reducida y plana, muy común en las obras de este grupo.

El intruso, 1969. Museo Carmen Thyssen Málaga.
Guernica, 1971. Institut Valencià d'Art Modern.

Autopista de un oficio

En esta serie, se intenta cuestionar el acto de pintar y la figura del pintor, pues para Solbes y Valdés, es simplemente un oficio, dejando de lado el significado subyacente que pueda tener la obra en sí y su creación. Como tema principal en esta serie, es la reproducción de la obra célebres de Velázquez, Las Meninas, donde los propios artistas se retratan a ellos mismos como pintores, vestidos en traje de baño o disfrazados, para enfatizar ese autoanálisis del proceso creador. Emplean imágenes que en cierto modo aluden al surrealismo. 

La salita, 1970. Museu Fundación Juan March.

El perro, 1970. Museo de Arte Contemporáneo de Alicante.

Policía y cultura

Esta serie da un giro drástico en comparación a las anteriores, pues se radicaliza el lenguaje. Es resultado de todos los acontecimientos que se fueron dando en España y otros países europeos a partir de mayo de 1968. La agitación en la calle cada vez era más desmesurada, al igual que las revueltas policiales hacia los más vulnerables. Este fue uno de los desencadenantes para elaborar esta serie, junto a la reivindicación del papel del arte en la sociedad de masas. En esta serie el principal motivo es la agresión de la policía hacia la población. Para esquivar la censura, los policías aparecen con la indumentaria oficial de otros países. Toman como escenario ambientes bélicos de películas como El acorazado Potemkin junto con iconografía de la cultura contemporánea, todo ello con un mensaje de resistencia para superar un momento social. 

El acorazado Potemkin, 1971. Colección Guillermo Caballero de Luján.

Pim-Pam-Pop, 1971. Colección Rafael Tous, Barcelona.

Serie negra

Ya en 1972, se lanza esta serie que podría parecer ajena a todo lo creado con anterioridad, sin embargo, se podría decir que recopila en su generalidad, parte de las anteriores series, añadiendo algunos temas de interés, pues se orienta a la violencia e iconografía del cine negro americano y se hace referencia al concepto de creación artística. Todo ello se manifiesta con representaciones de personajes de este género cinematográfico acompañados de utensilios y material de pintura. En esta serie se rompe con la continuada utilización de los colores planos, dando paso a esfumados realizados con pluma y lápiz carbón.

El día que aprendí a escribir con tinta, 1972. Institut Valencià d'Art Modern.

Los impactos, 1972. Institut Valencià d'Art Modern.

Bibliografía

ARS, Ars. "La antológica más completa de Equipo Crónica en Valencia" (en línea). En: <https://arsmagazine.com/la-antologica-mas-completa-de-equipo-cronica-en-valencia/>  (Fecha de consulta: 31-01-2021).

IBARZ, Mercè. "Equipo Crónica, el Pop incómodo". Culturas La Vanguardia, 2004, p.18-21.

LLORENS, Tomás. Equipo Crónica (Celebrado en el Museo de Bellas Artes de Bilbao del 10 de febrero al 18 de mayo de 2015). Lugar de publicación: Fundación Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Marina Cuevas

1 comentario: