Baelo Claudia

Baelo Claudia, la joya de la costa gaditana

Cerca de Tarifa, en una playa prácticamente virgen, con África de fondo, una inmensa duna y un pinar que baña la zona de un verde intenso, se asienta lo que fue la grandiosa Baelo Claudia, una de las ciudades más destacadas del litoral gaditano en época romana, pues, debido a su ubicación, era puerto esencial, no sólo en el sentido comercial, sino también en el cultural.

Vista aérea del yacimiento

Fundada en el siglo I a.C. (alrededor del año 20 a.C.) sigue fielmente las normas de fundación romana y el trazado vitrubiano en su trama urbana. Con dos calles principales, el Cardo Máximo y el Decumano Máximo, en su cruce se sitúa el foro, donde se ubicaban los edificios religiosos y relacionados con la vida pública.

Decumano Máximo

Baelo se divide en tres grandes zonas: la zona media, donde se situarían los edificios públicos como la basílica o el macellum (mercado); la zona alta, donde destaca el teatro y se concentraría la mayoría de viviendas más populares (hay pocos datos de esta zona); y la zona baja, marcada por las fábricas de salazón y dos grandes viviendas.

La ciudad pasó por varios periodos, desde los comienzos, donde lo primero en construirse fueron las fabricas de salazón (destruidas para después ser ampliadas), pasando por un gran apogeo (mediados del s.I-mediados s.II) desarrollándose ampliamente la trama urbana, hasta llegar a una decadencia que comenzaría a finales del siglo III y que, si bien tuvo un pequeño repunte, no consiguió volver al esplendor inicial.

Entre las causas de esta decadencia se barajan un terremoto, la disminución de la pesca o la pérdida de población, aunque posiblemente sería una unión de todo, influyendo también diversas circunstancias poco favorables tanto a nivel local como general. 

Hoy podemos admirar una ciudad completa, con restos del recinto amurallado,  acueductos, necrópolis, calles enlosadas, templos y factorías.Pasear por las calles de Baelo es pasear por esa bulliciosa ciudad de época romana.

 

Breve recorrido por sus calles

Como toda ciudad romana que se precie, en Baelo encontramos todos los elementos de “romanidad” imperantes en el Imperio.

El foro era el centro vital de la ciudad, como ocurre hoy con nuestras plazas. El foro baelonenense albergaba la actividad administrativa, política, judicial y religiosa, siendo un centro de referencia para otras poblaciones cercanas.

Zona del foro

Uno de los edificios más destacados es la Basílica, sede del poder judicial a nivel local. Era una de las construcciones más grandiosas, con dos plantas de grandes sillares y fuertes muros de hormigón que estarían recubiertos de estuco y, posiblemente, pintados. Una veintena de columnas acogen a la gran escultura del emperador hispano Trajano, situada en el centro de la basílica. La que hoy podemos ver en el yacimiento es una copia, la original se encuentra en el Museo de Cádiz.

Basílica
Escultura de Trajano

La religión tenía un papel fundamental en el Imperio y, como no, también en Baelo. Por ello, en un lugar destacado, en uno de los extremos del foro y sobre un alto, se sitúa el Capitolio, tres templos dedicados a la Tríada Capitolina (Juno, Júpiter y Minerva) Pese a su estado de conservación, se aprecia perfectamente la planta de cada templo y como una especie de pasillo los dividía entre sí. Posiblemente el templo central, dedicado a Júpiter, pasó a ser de culto imperial en la segunda mitad del siglo I. Su podium fue reconstruido en 1973.

Templo de júpiter

Pero si hay una construcción curiosa en esta ciudad, es el Templo dedicado a la diosa Isis. El culto a la diosa egipcia se extendió como la pólvora por el Imperio, pues era una divinidad protectora de la maternidad, la fertilidad, la magia, la música… y las aguas. Y no sólo de las aguas como medio, sino también de los navegantes y comerciantes que hacían de ellas su medio de vida. Quizá por eso tuvo tantos adeptos en Baelo. Además, prueba de su importancia, es la situación del templo, al lado del Capitolio, y sobre una zona prominente. Desde el templo se veía el mar y viceversa. Muy arrasado, se conserva la planta en la que podemos ver varias estancias, unas dedicadas al culto, otras a la vida de los sacerdotes e incluso una sala para la iniciación del fiel. Unas placas votivas con huellas de pies dedicadas a Isis se encontraron en la zona del templo.

Restos del Templo de Isis
Placa votiva dedicada a Isis

Hablar de Baelo es hablar de sus factorías de salazón. Muy conocidas y apreciadas en la época eran las salazones de atún y otros pescados de esta ciudad portuaria, además de ser productora de uno de los manjares del momento: el garum, una especie de salsa obtenida a través de restos de pescado (previamente podridos al sol), y que llegaba a todos los confines del Imperio.

Factorías de salazón

En total se conservan cuatro fabricas de salazón, dos mas grandes y dos mas pequeñas. En cubetas excavadas directamente en la tierra y posteriormente recubiertas, se realizaba el despiece, la limpieza y la salazón del pescado, destinando cada cubeta a una función. Como curiosidad, suelos y paredes se revestían de un paramento hidrófugo para evitar encharcamientos y filtraciones. Una vez terminados tanto los procesos de salazón como de preparación del garum, estas delicias se guardaban en grandes ánforas y se almacenaban, esperando a surcar los mares o los caminos para su distribución.

En el recorrido por las calles de Baelo también nos entramos con el teatro, dos domus situadas en la zona de las fábricas de salazón, unas termas menores (posiblemente privadas pero de uso público previo pago), el mercado o macellum (único ejemplo en Hispania que conserva la planta completa) y las necrópolis, en las que se pueden ver diversas tipologías de enterramiento como mausoleos, fosas simples o enterramientos turriformes.

Teatro
Termas urbanas


Obras singulares

Entre los numerosos hallazgos, hay varios objetos que merecen mención aparte.

Como el reloj de sol, realizado en mármol, que estaría situado en el foro o en un lugar cercano. El que vemos en el museo es una copia, pues el original está en el Museo Arqueológico Nacional.


Dos bellísimos silenos en mármol y datados de finales del siglo I, proceden del teatro, siendo remates del pulpitum de este edificio. Aparecen barbados, desnudos, recostados cada uno hacia un lado y con las piernas flexionadas. Sujetan una especie de odre del que saldría agua a modo de fuente y que caería en unas piletas adosadas al muro de la scaena. Son una reproducción, ya que los originales están en el Museo de Cádiz.

Pero quizá una de las piezas más curiosas es una pequeña placa votiva en plomo dedicada a Isis, en la que se recoge una inscripción en la que el oferente pide un castigo para el ladrón que le robó una manta, un cobertor y dos colchas.


Últimos hallazgos

Baelo Claudia sigue ofreciéndonos hallazgos excepcionales.

En la campaña de excavación del verano de 2012 se encontró una pieza única: una magnífica escultura en mármol, de tamaño natural, de un hombre desnudo, y que se ha identificado como una copia del famoso Doríforo de Policleto, siendo el primer ejemplo de estas características hallado en Hispania. Se encontró en las conocidas como Termas Marítimas, un edifico del siglo II, situado junto a la playa y a extramuros de la muralla. El Doríforo de Baelo, realizado en mármol griego, se situaría en una hornacina semicircular que presidía la natatio (piscina de agua fría) y formaría parte del programa decorativo de estas termas. Hoy se puede visitar en el Museo del Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia.


Otro hallazgo destacado son los restos de mosaico, también en la zona de las Termas Marítimas. Sería de temática marina, decoración muy usada en edificios termales y en otras construcciones relacionadas con el agua, como los impluviaGracias a un exhaustivo trabajo de restauración, reintegración, unión de las piezas y documentación, se han logrado reconstruir varios tramos de escenas en las que se ven diferentes especies marítimas como la morena, pequeños peces, erizos de mar, cangrejos y quizá algún cefalópodo.

Las teselas encontradas son de diversos colores y materiales: verdes, azules, blancas o marrones; en pasta vítrea, cerámica o piedra, nos dan una idea aproximada de la riqueza del mosaico original. El carácter efectista de la decoración aumentaría al estar cubierto de agua, dando incluso la sensación de que los peces y la representación de las olas cobraban vida.


Por último, uno de los mayores descubrimientos por lo significativo del hallazgo: una espectacular tumba dedicada exclusivamente a una mujer, Iunia Rufina, en la que se conservan las letras de bronce de la inscripción, aún engarzadas en el mármol (cosa poco común) Es la única tumba en la Hispania Romana dedicada a una mujer por sí misma, no por ser “mujer de” o “madre de” lo que nos habla del papel destacado de Rufina en la sociedad baelonense.


En la misma zona donde se encontró la tumba, años antes se descubría una escultura femenina togada sin cabeza y que, tras diversos estudios, todo apunta a que sería la propia Iunia Rufina.


La tumba se encuentra en un estado de conservación excepcional, cosa que se podría deber a un terremoto que asoló la zona en el siglo IV y que sepultó la tumba, sellándola. Gracias a ello se han encontrado columnas, capiteles jónicos y otros elementos decorativos bastante monumentales, hablándonos del tamaño de la construcción.



 

BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA

Bernal Casasola, Darío; Días Rodríguez, José J.; Domínguez Bella, Salvador; Durante Macías, Ana; Expósito Álvarez, José Ángel; Millán Salgado, María Luisa; Pascual Sánchez, María Ángeles “El mosaico de las Termas Marítimas de Baelo Claudia. Contexto, iconografía, arqueometría y restauración” Artículo dentro de Anales de Arqueología Cordobesa. Número 30. UCOPress, Editorial Universidad de Córdoba, 2019.

VV.AA. Baelo Claudia. Guía Oficial del Conjunto Arqueológico. Junta de Andalucía, Consejería de Cultura.

EL PAÍS

https://elpais.com

HISTORIA Y ARQUEOLOGÍA

https://www.historiayarqueologia.com

JUNTA DE ANDALUCÍA

https://www.juntadeandalucia.com

 

MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL

https://www.man.es

MUSEOS DE ANDALUCÍA

https://www,museosdeandalucia.es

Míriam Reyes

No hay comentarios:

Publicar un comentario