Monuments Men. La historia real detrás de la película.

 

REPASAMOS LA HISTORIA DE ESTA SECCIÓN DEL EJÉRCITO ALIADO QUE CONSIGUIÓ SALVAR MILES DE OBRAS DE ARTE



CONTEXTO HISTÓRICO.

Cuando Hitler llegó al poder y el nazismo se extendió por toda Europa, el ejército nazi, además de devastar todo a su paso, de asesinar a millones de personas y de cometer brutalidades impensables, se dedicó a robar todo el arte que poseían no sólo familias judías pudientes, sino también de galerías de arte y de museos con el objetivo de crear el Museo del Fürher, un museo que superarse a todos los existentes.

Pero este museo sólo tenía cabida para el arte “más clásico”, es decir, las obras de los grandes maestros, pues el arte contemporáneo era considerado “arte degenerado” por Hitler, llegando incluso a realizar una exposición con esta obras con el fin de que los visitantes se mofasen de ellas.

Desgraciadamente para el Fürher, y por suerte para el resto de la Humanidad, el ejército nazi fue derrotado y su sueño del gran museo quedó sin materializar. Con el fin de que los aliados no se hiciesen con la ingente cantidad de objetos artísticos que habían extraído, los nazis los escondieron en minas y cuevas.

Los aliados, conocedores de este enorme expolio, crearon una división del ejército formada por expertos en arte para localizar y recuperar dichas obras. Esta es la trama de la película “The Monuments Men” que esconde una historia real fascinante.


PELÍCULA.

“The Monuments Men” es una película de 2014, escrita, dirigida y producida por George Clooney. Para ella, se basó en el libro de Robert M. Edisel “The Monuments Men: Allied Heroes, Nazi, Thieves and the Greatest Treasure Hunt in History” que recoge la historia de un grupo aliado cuyo objetivo era rescatar obras de arte y piezas de gran valor cultural expoliadas por los nazis antes de que fuesen destruidas.

El argumento de la película gira entrono a este hecho. George Stout, interpretado por Clooney, convence al presidente de los Estados Unidos de que la victoria sería poco significativa si los grandes tesoros artísticos se perdían en la lucha. Por ello, Stokes crea una unidad del ejecito, los Monuments Men, formada por profesionales del arte (directores de museos, conservadores, restauradores o historiadores del arte) Juntos, se embarcan en la búsqueda del arte robado para devolverlo a los legítimos propietarios.


LA HISTORIA REAL.

Monuments Men era el apodo por el que llamaban a los integrantes de una pequeña sección del ejército aliado encargada de la protección del patrimonio en el avance del ejército aliado contra el fascismo que invadió Europa. Su nombre real era Monuments and Fine Art and Archives (MFAA)

Esta sección la formaban varios profesionales del arte:

-George Stout, conservador del Museo de Boston (interpretado por George Clooney)

-James Rorimer, comisario de arte Del Metropolitan (interpretado por Matt Damon)

-Walter Hancock, escultor (interpretado por John Goodman)

-Richard Balfour, arqueólogo (interpretado por Hugh Bonneville)

-Robert Posey, arquitecto (interpretado por Bill Murray)


Pero esta iniciativa no nació de la noche a la mañana. Antes de que la élite museística y académica estadounidense alzase la voz para evitar la destrucción del patrimonio durante la II Guerra Mundial, el gobierno británico ya había alertado a la comunidad artística del saqueo nazi en museos o a familias judías, sobre todo a partir de la trístemente célebre Noche de los Cristales Rotos (1938)

En junio de 1943, el presidente Rossvelt aceptó la propuesta de los expertos, creando la comisión para la protección y recuperación de obras de arte en las diferentes zonas en guerra. Armados con una orden de Eisenhower y una lista con los monumentos y obras, este grupo se unió al ejército en Normandía hasta llegar a Berlín. Según avanzaban y hablaban con la gente, recopilaron historias sobre cómo fueran robadas esas obras y donde se creía que estaban ocultas. Así, conversación tras conversación y encontrando documentos y catálogos en las ruinas de las ciudades, los Monuments Men descubrieron muchos de los almacenes en los que se escondía el enorme expolio.

El gran hito de estos héroes del patrimonio es el descubrimiento de uno de los grandes almacenes en el que se ocultaban más de 6.500 cuadros, unos 2.300 dibujos, acuarelas, además de una ingente cantidad de escultura y tapices. Este lugar eran las minas de sal de Altaussee, en Austria, un complejo subterráneo de 138 túneles y cámaras. Todo lo que allí había estaba destinado a formar parte del Fürhermuseum de Hitler. El astrónomo, de Vermeer; La adoración del Cordero Místico, de los hermanos Van Eyck o la Madonna, de Miguel Ángel son sólo unos ejemplos de la calidad de obras allí ocultas. Rubens, Van Gogh, Rembrandt, Da Vinci… un tesoro de incalculable valor. Aún hoy se conservan en las minas bombas sin detonar, pues el objetivo último de los nazis era explotar las minas y, con ellas, todo lo que allí había, para no dejar rastro de su robo. Parece que pensaban que o era para ellos o para nadie.

Muchas de las obras recuperadas volvieron a sus dueños, se entregaron a museos o a los gobiernos correspondientes, pudiendo hoy contemplarse en salas de toda Europa.

Sólo tres ejemplos de la calidad de las obras que se pudieron encontrarse:

El astrónomo, Johannes Vermeer (1669)

Tras la guerra, la pintura fue devuelta a sus dueños, la familia Rothschild. Como recuerdo del expolio nazi, en su parte trasera tiene una esvástica negra.

Es una de las obras más representativas de Vermeer y joya del barroco holandés. El astrónomo consulta su globo terráqueo, quizá comprobado algún dato del libro que tiene en la mesa “Astronomicae Geographicae”, todo bañado con la luz característica del pintor, que entra por una ventana sitiada a la izquierda de la habitación e ilumina la estancia.

Hoy puede contemplarse en el Museo del Louvre (París)

El arte de la pintura, Johannes Vermeer (1666)

Se dice que era la obra favorita de Hitler. Tanto es así que, como no pudo robarla sin más por pertenecer a una poderosa familia noble austriaca, decidió comprarlo por una elevada suma de dinero.

No es de extrañar la fascinación del Fürher (pintor frustrado) pues es la gran obra de Vermeer, que se autorretrata mientras pinta a Clío, musa de la Historia y la poesía épica. El ambiente íntimo que transmite la obra se acentúa con el cortinaje de la izquierda, que nos hace sentir como si contemplásemos la escena sin ser invitados, todo bañado con la luz inconfundible de Vermeer.

Cuando los aliados encontraron la pintura, se la entregaron al gobierno austriaco, pues consideraban que la familia Czernin (los propietarios originales) la vendieron voluntariamente.

Hoy se puede contemplar en el Kunsthistorisches Museum de Viena

La adoración el Cordero Místico, Huber y Jan Van Eyck (1422-1429)

También conocida como “Altar de Gante”, por encontrarse en la Catedral de San Bavon de Gante. Esta obra es una de las más robadas a lo largo de la Historia.

En ella, a través de unas 24 tablas, se evocan pasajes y personajes bíblicos, siendo el tema representado en la tabla central el más importante. Aparece el Cordero Místico sobre un altar, siendo adorado por los Apóstoles, santos y santas y ángeles. También aparece el retrato del donante, Joos Vijd y de su esposa, Elisabeth Borluut.

A principios de 2020, esta obra se volvió viral cuando fue restaurada y el rostro del cordero cambió completamente su fisonomía. A pesar de las críticas, los restauradores se defendieron diciendo que, al eliminar los repintes, salio a la luz la figura original.

Pese a que a los Monuments Men recuperaron más de 5 millones de obras de arte y objetos culturales, se cree que sólo es la punta el iceberg del gran expolio nazi. Prueba de ello es que, en 2014, la Fiscalía de Múnich encontró más de 1.400 obras de arte en un apartamento, escondidas por Cornelius Gurlitt, hijo de Hilldebrant Gurlitt, uno de los marchantes de arte del gobierno de Hitler.

 

Aún hay familias judías que esperan recuperar sus obras de arte. No se sabe si siguen escondidas, si fueron saqueadas por gente de las zonas cercanas que conocían la ubicación de algunos almacenes, si se perdieron en el transporte hasta sus escondites o si se destruyeron. Incluso alguna teoría apunta que los aliados se quedaran con algunas de ellas.

 

BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA.

DE LA PEÑA GÓMEZ, Mª PILAR; Manual básico de Historia del Arte. Colección manuales UEX. Cáceres, 2008. Universidad de Extremadura.

MARTÍNEZ BUENAGA, Ignacio; MARTÍNEZ PRADES José Antonio; MARTÍNEZ VERÓN Jesús, Historia del Arte. Paterna (Valencia) 1998. Editorial ECIR.

 EL MUNDO https://www.elmundo.es

 EL PAÍS https://elpais.com

 TEMAS Y COMENTARIOS DE ARTE http://temasycomentariosdeartepaeg.blogspot.com

Documental “Tras los tesoros robados de Hitler: los verdaderos Monuments Men” de National Geographic (2014).

Miriam Reyes

No hay comentarios:

Publicar un comentario