Manos que dicen mucho | Sesión 1

 


Manos que dicen mucho, Sesión 1


Ejercicio terminado


¿Recuerdas cuando pintamos el ojo de Mme. de Moitessier? (Puedes verlo aquí.) En esta lección te voy a enseñar cómo pintar una mano. Dicen que en ellas se revela el talento del pintor. ¿Te animas?

Las manos son nuestras herramientas, pero también son nuestro medio de expresión. Muchas veces develan más que el propio rostro de su dueño.  Una mano puede expresar ternura, amor, rabia, duda, miedo, indiferencia...

El ejercicio que te propongo esta vez es el de una mano extendida, reposando, para que puedas conocer todos los rudimentos de esta técnica y representar así todas sus partes sin problemas.

Modelo que te propongo


Es un ejercicio en el que el dibujo juega un rol fundamental, pero, a mi modo de ver, si comprendes la estructura de la mano, no te será difícil dibujarla.

Lo ideal es trabajar del natural, pintar tu propia mano. Yo te presento esta foto y seguiremos este modelo, pero te aconsejo que adecues mis indicaciones a tu modelo, la tuya.

Si te resulta más cómodo, sácale una foto pero siempre ten como modelo la real. Además, ten en cuenta las proporciones verdaderas: la foto puede tergiversar las medidas y terminarías pintando una mano deforme. Y nunca más grande que una mano real: puede parecer amenazante, monstruosa, a no ser que quieras provocar esa sensación.

Como siempre, estoy trabajando sobre papel para óleo, con textura, en formato A4. Puedes usar el soporte que quieras. Yo suelo pasarle primero una imprimación de Gesso, para que el pincel se deslice mejor, aunque este bloc ya viene imprimado.

Vamos a dibujar, entonces. Puedes usar carboncillo o lápiz. Piensa en estructuras, reduce el objeto que vamos a dibujar en formas geométricas. Voy a representarla en formato vertical. Si no te gusta el cuadro en esa posición, siempre se puede voltear.

Primero delimitamos la franja superior del mantel y luego, la diagonal-eje de la mano. Esta diagonal va desde el punto superior (dedo índice) hasta la esquina inferior izquierda del soporte. Marca las líneas laterales de la muñeca, te va a quedar un rectángulo.


Dibujamos los ejes de la composición


Dibujamos ahora un rectángulo donde vamos a encajar la mano. Un lado de este rectángulo es la unión con la muñeca; el otro llega hasta donde termina el meñique. Donde se inserta el pulgar colocamos un triángulo, cuyo vértice es la punta del pulgar. Más arriba hacemos otro triángulo, en donde el vértice superior será la punta del dedo índice.

Estas líneas son una guía que te van marcando las estructuras. Luego, marca una línea curva donde van los nudillos y luego otra que corresponda a la línea de unión con la falange. En mi modelo se ve una parte de la blusa: también dibuja esa línea.

Ya podemos dibujar los dedos: se trata de ubicarlos en su posición; no te dediques a los detalles en esta etapa.


Dibujamos la estructura de la mano


Ya podemos ponernos a pintar.

Como hacemos siempre, pintamos el fondo, que es el que nos dará la atmósfera de nuestra obra. La superficie roja baña nuestro modelo en tonos cálidos. 

Para este mantel tenemos que mezclar rojo (de cadmio o el que tengas) y una pizca de tierra siena tostada, para el lado izquierdo de la mano (zona de sombras). Para el lado derecho, tu rojo con un poco de amarillo y blanco. Para el mantel de flores prepararemos un gris cálido con blanco, negro, amarillo. Para la mano: tenemos que buscar el tono medio (no el más oscuro ni el más claro). Como ya vimos con Mme. Moitessier, preparamos el tono de la piel con blanco, carmín, ocre y azul.

Cubrimos el soporte


Al aplicar el color nos pasamos un poco del contorno para que no nos queden bordes duros. Al pintar los dedos, imagínate que son como tubitos. La pincelada debe ser transversal al eje: de esta manera vas logrando el volumen desde la primera capa.

El puño de la blusa lo pinté con ocre, negro, tierra siena. Puedes usar los colores que tengas en la paleta.

Si no te queda perfecto, no te preocupes: ya lo corregiremos más adelante. ¿Ves? Ya está apareciendo nuestra mano.

Tenemos cubierto el soporte. ¿Hay que redefinir algo?

Vamos a dejar secar que se seque un poco.

En la próxima sesión nos dedicaremos a la mano. Es un poco complicado, pero con mi guía lo lograrás. ¡Te esperamos!

¡No te olvides de limpiar la paleta y los pinceles!

Hoy aprendiste:

- a dibujar una mano,

- a preparar un soporte

- y a preparar el color de la piel.

 

Bibliografía

DOERNER, Max: Malmaterial und seine Verwendung im Bilde, 1985

SMITH. Stan: Anatomía, Perspectiva, Composición para el artista, 1996

MAYER, Ralph: The artist’s handbook of materials and techniques, 1991

©2020 Cristina del Rosso



No hay comentarios:

Publicar un comentario