Los museos y sus (no) públicos




Los museos, aquellos lugares maravillosos donde deleitarse con obras de arte y piezas singulares, donde aprender nuevos conceptos, donde disfrutar de la cultura… o no. Debe de
ser esta la reflexión que pasa por la mente de la mitad de la población española, la cual no visita nunca o casi nunca un museo. Museos hay muchos, es cierto, pero esta realidad la sufren de forma generalizada casi todas las instituciones museísticas de nuestro país; ¿qué está pasando?


No tenemos una única respuesta a esta cuestión. Sabemos que son varios los factores que intervienen a la hora de decidir si se visita o no un museo. Por ejemplo, el precio de la entrada, la cercanía, la motivación específica, el entorno social... Sin embargo, los datos no son todo lo esperanzadores que se suele decir. Es cierto que las cifras reflejan que se está produciendo un ligero aumento de las visitas, a pesar de esto, el público que visita los museos no suele repetir, y su visita está contextualizada en lo que hemos denominado la cultura del entretenimiento, o el entretenimiento a través de la cultura.

El público ¿acude al museo a entretenerse? Resulta, cuando menos, atrevido dar respuestas binarias, pero con las encuestas en la mano podemos dilucidar que la mayoría de los públicos que acuden a los museos, como mucho, lo hacen dos veces al año. El museo que visitan no se encuentra ni en su ciudad ni en su comunidad autónoma, y dicha visita se produce en un contexto vacacional. De todo ello podemos inferir que la gente visita los museos de los destinos turísticos a los que acuden en su periodo vacacional; de nuevo; ¿entretenimiento cultural o turismo cultural?

Cierto es que el concepto del museo es algo vago y abstracto, así pues, si vamos descendiendo del mundo de las ideas al mundo sensible, encontramos numerosas categorías de museos: de arte, arqueología e historia, ciencias naturales y tecnología, etnográficos y antropológicos… De todos ellos, los mejor parados sin duda son los de arte, aunque cuando hablamos de este tipo de museos, retornamos al mundo intangible de las ideas, puesto que museos de arte hay muchos y muy variados. Lo que sí es cierto es que los museos etnográficos son los menos visitados de todos, siendo el mayor exponente de la museografía didáctica, aunque esta es otra cuestión.



Son varios los autores que han reflexionado sobre todos estos conceptos: el museo, los públicos, las visitas, qué relaciones se establecen y -sobre todo- qué relaciones no se establecen. El no público, es decir, todas aquellas personas que no acuden a los museos, o lo hacen con una frecuencia muy baja, es un auténtico rompecabezas para los profesionales del sector. Entender qué está sucediendo y el por qué es fundamental para poder intervenir donde sea necesario y suele ser necesario. Explicaciones sobre este fenómeno hay varias, desde patrones sociales, conativos, cognitivos, emocionales, etc. Una de las explicaciones que más se puede ajustar a la realidad actual es la llamada espiral del silencio, a la cual hace referencia Enrique Varela Agüí -actual director del Museo Sorolla. Este concepto explicaría la razón de por qué si la población española sostiene que los museos son fundamentales para el desarrollo próspero de la sociedad, menos de la mitad acuda de forma asidua. Y esto sería debido a que se ha producido una aceptación y repetición generalizada de una opinión común: los museos son lugares de enriquecimiento personal, progreso y aprendizaje para la población, a pesar de que dicha afirmación no sea compartida de forma fáctica por la sociedad. En otras palabras, los hechos contradicen la teoría. A riesgo de caer en una visión reduccionista de la idea de Elisabeth Noelle-Neumann sobre la opinión pública, idea en la que se basa Varela, resulta probablemente la tesis más coherente actualmente.

Seguimos sin tener una receta mágica para que los museos reciban más visitas y para que estas sean de mayor calidad. Con la meta común de que cada vez más personas puedan acceder a ellos en todos los sentidos, desde lo físico hasta lo cognitivo, y poder de esta manera llegar a ser verdaderos centros dinamizadores de la vida cultural.


BIBLIOGRAFÍA/WEBGRAFÍA

VARELA AGÜÍ, E. (2015) “El museo es un lugar donde… no voy” en Museos.es, Revista de la Subdirección General de Museos Estatales. N.º 11-12, 2015-2016, pp. 119-134.

http://www.culturaydeporte.gob.es/dam/jcr:76fdbdd1-ee8a-40fc-b083- 4d9a62ef6cf5/museo-lugar-donde-no-voy.pdf

VV. AA. (2015) Encuesta de hábitos y prácticas culturales en España 2014- 2015, MECD.

https://www.culturaydeporte.gob.es/dam/jcr:ad12b73a-57c7-406c-9147- 117f39a594a3/encuesta-de-habitos-y-practicas-culturales-2014-2015.pdf

VV.AA. (2019) Encuesta de hábitos y prácticas culturales en España 2018-2019, MECD.

https://www.culturaydeporte.gob.es/dam/jcr:1712f192-d59b-427d-bbe0- db0f3e9f716b/encuesta-de-habitos-y-practicas-culturales-2018-2019.pdf

Paloma Segovia Arroyo

No hay comentarios:

Publicar un comentario