El despertar de Adonis



COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE EL DESPERTAR DE ADONIS



FICHA TÉCNICA

  • Obra: El despertar de Adonis
  • Autor: John William Waterhouse
  • Cronología: 1889
  • Estilo: Prerrafaelismo
  • Material o materiales: Óleo, lienzo
  • Técnicas: Óleo sobre lienzo
  • Soporte: Lienzo
  • Ubicación: Colección privada


ANÁLISIS FORMAL

En un florido bosque con un templete clásico de fondo, un joven yace en la hierba, desperezándose. A su alrededor, varios infantes observan la escena mientras una hermosa mujer se aproxima al protagonista del cuadro.

La composición del cuadro es esencialmente horizontal: los dos personajes principales están en posición horizontal. Dicha estructura solo se rompe sutilmente por las columnas y los árboles del último plano, que ejercen de compensación vertical así como de ambientación.

Además de a los personajes, podemos observar varios elementos que decoran la escena como la variada flora, las palomas, o un carcaj con flechas.


ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

Esta obra prerrafaelita representa a la diosa Afrodita (o Venus en la versión romana del mito) despertando a su amado Adonis de la muerte. Varios autores clásicos como Apolodoro u Ovidio nos cuentan la historia de este hermoso hombre.

En Esmirna reinaba el rey Tías, que tenía una bella hija llamada Mirra. Tanta era su belleza que el rey se atrevió a afirmar que superaba a la mismísima Afrodita. La diosa, ofendida, decidió castigarle. Despertó el deseo sexual en Mirra hacia su padre, llevándola a querer cometer incesto. Como sabía que su padre no accedería, se hizo pasar por una sirvienta y durante varias noches se colaba a oscuras en su habitación y el rey yacía con ella sin conocer su identidad. Pero finalmente el rey se enteró de la artimaña y, consternado, sentenció que el castigo a aplicarle sería la muerte.

Mirra, desesperada, clamó ayuda a los dioses que se compadecieron de ella. Cuando su padre iba a matarla, la convirtieron en un árbol, el árbol de la mirra. Pero había un problema: fruto de esas noches, Mirra se había quedado embarazada, y el niño seguía creciendo dentro del árbol hasta que finalmente nació.

Afrodita, culpable por el destino del niño y conquistada por su belleza, decidió meterlo en un cofre y mandárselo a Perséfone, reina del Inframundo,para que ella lo protegiera del mundo terrenal. Le pidió que no abriera el cofre pero Perséfone lo abrió y descubrió al hermoso bebé.

Los años fueron pasando y Adonis vivía con Perséfone en el Inframundo, y cuanto más crecía, más aumentaba su hermosura. Cuando era ya un apuesto joven, Afrodita acudió a reclamarlo para sí, pero Perséfone también se había enamorado de aquel delicioso rostro. Las diosas entraron en disputa por Adonis y Zeus intervino: decretó que el mortal pasaría cuatro meses del año con cada una y los cuatro restantes, con quien el quisiera. Él eligió pasarlos con Afrodita. De esta forma, Adonis era amante de la diosa del Inframundo y de la diosa del amor.

Para desgracia de ambas, él estaba más interesado en la caza que en la pasión, y cada vez que podía se dedicaba a cazar. Un día, cazando, un jabalí hirió de muerte al hermoso Adonis. Según las fuentes, el jabalí pudo ser mandado por Artemisa o Apolo como venganza para Afrodita, o por Ares. Los dioses habían descubierto la debilidad de la diosa y habían atacado.

Según las diferentes fuentes, Afrodita y Perséfone acuden al lugar de la desgracia y lloran sobre el pecho del joven. Allí, Afrodita se pincha con una espina y su sangre de diosa se mezcla con sus lágrimas divinas, devolviéndole la vida al joven. En otra versión, Afrodita absorbe la muerte del cuerpo de Adonis, convirtiéndole en inmortal.

Esta es la versión que representa John William Waterhouse, que elimina a Perséfone de la ecuación para mostrarnos un romántico e íntimo momento entre Adonis y Afrodita, presenciado por los amorcillos que acompañan a la diosa.

Adonis muere como un hombre pero revive como un dios, siendo así un icono de la renovación estacional y siendo venerado en ritos mistéricos.

Las coloridas y varias flores también aparecen en la historia: brotan alrededor de Adonis al entrar en contacto con la sangre de Venus. Esta escena tiene lugar en un afrodisíaco jardín con un templete clásico en el fondo, que alude a las raíces griegas del mito.


GALERÍA DE IMÁGENES





BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA

BARROW, Rosemary. Mad about the boy: mythological models and Victorian painting. 2000.

DES CARS, Laurence. The Pre-Raphaelites. Romance and Realism. 2000. Thames & Hudson.

MITOS Y LEYENDAS CR:

https://mitosyleyendascr.com/mitologia-griega/

Celia Ramiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario