Madonna



COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE MADONNA






FICHA TÉCNICA
  • Título: Madonna
  • Autor: Edvard Munch
  • Cronología: 1894-1895
  • Estilo: Expresionismo
  • Técnica: oleo sobre lienzo
  • Dimensiones: 93 x 75 cm
  • Ubicación: Galería Nacional de Noruega, Oslo (Noruega). 

ANÁLISIS FORMAL

Edvard Munch, pintor noruego, se consagra como pintor moderno dentro del movimiento expresionista. Con una pictórica muy característica, destaca con obras como esta que hoy comentaremos de la cual realizó diferentes versiones entre los años 1894 y 1985, utilizando la técnica pictórica de óleo sobre lienzo y grabado, concretamente en litografías.

No era católico practicante por lo que destaca esta elección de temática para su obra pero como vemos en la representación no buscaba una estética tradicional sino que realizo su propia versión de la imagen mariana, apostando por una fusión de lo sacro y lo profano en un mismo marco. Vemos el tema de la Madonna, en este caso, como preámbulo para hacer un estudio de la belleza y la sensualidad femenina. Así sería una imagen de culto a la mujer y, concretamente, a la belleza de la mujer. 

De esta manera vemos a nuestra protagonista: una mujer desnuda vista hasta la cintura presentándose imponente frente al espectador. En un espacio muy oscuro, con unas tonalidades apagadas donde predomina la bicromía entre rojo y negro. Destaca esta atmósfera que a la vez enmarca a la figura femenina dotándola de una gran fuerza compositiva.

Esta obra destaca además por una pincelada suave donde los colores se funden unos con otros, a diferencia de otras obras características del artista como El Grito (1893), pieza que tiene un trazo mucho más marcado. Así se concibe está obra con un sentido y una estética más natural y sensible, suavizando los contornos. 


ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

Munch, como hemos comentado, en esta singular pieza nos presenta un tema muy típico de la iconografía cristiana: la Virgen. Pero salta a primera vista que no está representada según la tradición, siendo una concepción muy moderna de este símbolo femenino. Vemos a la mujer como única protagonista, con su torso desnudo, en una actitud claramente sensual y provocativa. Con los brazos situados detrás del cuerpo, expresando una clara intención de mostrarse al público, y así adopta esta posición ligeramente inclinada hacía el espectador exaltando a la vez su cuerpo. 

El crítico alemán Servaes al observar esta pieza destacó la expresión de éxtasis de la mujer, momento en que ella alcanzaría la máxima belleza, de forma casi sobrenatural y efímera, de manera que cuando el hombre viera está escena llegaría a imaginar estar delante de la Virgen. Sin duda, lo que se hace evidente es el estilo pictórico de Munch y como dota a los personajes de una personalidad única, dándoles vida con su pincel, en este caso con una expresión que todo y parecer pasional también destaca una frialdad imponente, creando una escena íntima y moderna. 

Su rostro frágil y delicado, marca su sensualidad con los ojos cerrados y se acentúa con la larga melena negra que le cae por los hombros. Destaca el aura que la dota de santidad, pero que Munch ha decidido que sea roja. Este cálido color no es casual, el rojo de la pasión y del pecado, caracteriza esta  imagen de la Virgen tan especial.

De hecho en los diarios personales de Edvard Munch podemos leer, con motivo de esta representación de la Madonna: La pausa en que el mundo entero se detiene en su órbita. Tu rostro encarna toda la belleza del mundo. Tus labios se entreabren como un gesto de dolor. La sonrisa de un cadáver. Ahora la vida y la muerte se dan la mano. Se ha engarzado la cadena que une las miles de generaciones pasadas a las miles de generaciones por venir. 

El pintor capta el instante en que toda la expresión se comprime, el momento en que los sentimientos brotan con toda su pasión humana, como el propio Edvard Munch afirmó, el trabajaba una fisiología del espíritu de las personas. Así, esta fantástica pintura del noruego presenta una contraposición entre la sobriedad de la religión y la pasión desenfrenada, entre el amor y el dolor, lo bueno y lo malo, la cordura y lo pasional… la vida y la muerte. 


BIBLIOGRAFIA

Agullol, R, Fredheim, A. y Manresa, A. (2006) Edvard Munch. L’esperit sublim. Barcelona: Fundació La Caixa (Illes Balears).

Armiraglio, F. (2006) Los Grandes Genios del Arte Contemporáneo. El siglo XX. MUNCH. España: Biblioteca El Mundo.

López Mao, G. (12/11/2019) Madona. Una Virgen muy poco virgen. En: https://historia-arte.com/obras/madonna 


GALERÍA DE IMÁGENES


Detalle rostro de la Madonna


Carmen Comas 

No hay comentarios:

Publicar un comentario