Las Calaveras de Posada


COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE LAS CALAVERAS DE JOSÉ GUADALUPE POSADA 


José Guadalupe Posada es popularmente conocido por ser el creador de la tan famosa catrina garbancera, aquella popular calavera con un grandioso sombrero de plumas y una sonrisa burlona. Esta singular imagen forma parte de los más de mil grabados que este grabador mexicano realizó durante el periodo mejor conocido como El Porfiriato; para representar de forma sátira y graciosa la cotidianidad de la época y sobre todo de los políticos al mando.

JOSÉ GUADALUPE POSADA, EL ILUSTRADOR SOCIAL


Nacido en la ciudad de Aguascalientes en el año de 1852 en el seno de una familia conservadora, a temprana edad descubre su talento para el dibujo pero encuentra oposición por parte de su padre y no es hasta sus 16 años que logra ingresar al taller del maestro Trinidad Pedroso quien le enseñó todos los principios del arte litográfico. A los diecinueve años, su maestro le ayudó a Posada a entrar al mundo del periodismo y logró publicar sus trabajos en el diario El Jicote (1871). Tras una jornada laboral como maestro de litografía en la Escuela Preparatoria de León (Guanajuato), se mudó a la ciudad de México en 1888 en donde tuvo la oportunidad de realizar grabados para periódicos como La patria Ilustrada y El Ahuizotle.

Gracias a lo cotizado de su trabajo, Posada pudo costear unos instrumentos que le ayudarían con sus trabajos litográficos: una plancha de cinc y plomo para sus grabados. Para la época en donde el país se encontraba sumido entre el dominio de los terratenientes y políticos influyentes, la sátira fue un medio de distracción para hacer la vida mexicana un poco más amena. Sentido del humor, crítica y prejuicios hacia la realidad social fueron elementos de su obra que además le costaron más de una vez su estancia en la cárcel. Entre sus obras se destacan: desastres de índole natural (terremotos, tormentas y epidemias), crímenes, asesinatos; milagros religiosos; viñetas narrando los corridos revolucionarios y las famosas calaveras. 

LAS CALAVERAS MÁS FAMOSAS DE MÉXICO

Durante la dictadura de Porfirio Díaz, el país llegó a un gran progreso en distintos sectores, aunque la mayoría de la población no estuvo de acuerdo con los métodos con los que estos se llevaron a cabo (un ejemplo la represión por los movimientos indígenas y explotación laboral). Las calaveras fueron un móvil para retratar a los representes del gabinete presidencial y a otros personajes que destacaron durante el estallido de la Revolución mexicana. Victoriano Huerta, quien era uno de los hombres de confianza del presidente Díaz fue representado como una bestia devorando cráneos; esto debido a que era bastante cruel con sus enemigos. 

Las calaveras, por su parte son por las que el mundo conoce a José Guadalupe Posada. Pero, ¿por qué el uso de estas como su sello personal? La muerte es de los elementos más representativos de México, desde tiempos prehispánicos el culto a los muertos tiene bastante importancia y este con el paso del tiempo, tomó tanta fuerza que cada 1 y 2 de noviembre se hace una fiesta para recibir a los fieles difuntos. Posada sólo dibujaba estas calaveritas en torno a estas fechas.

Pero entre sus tantas calaveras, tenemos a la más importante de todas: la catrina garbancera.
En ella se refleja el ardiente deseo de los pobres por ser ricos; los vendedores de garbanza admirados por la moda francesa de que trajo el Porfiriato, haciendo así que renegaran de su condición social por lo que este grabado además de ser el ícono del arte contemporáneo de México, es ícono también de la fuerte lucha social y junto a esto las palabras del propio Posada: "En los huesos pero con sus sombreros franceses con sus plumas de avestruz".

La obra de Posada adquirió más fuerza después de su muerte. Dentro de las artes plásticas adquirió el reconocimiento por parte de los tres muralistas más importantes del movimiento mural en México: José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros y Diego Rivera. Los últimos días del artista fueron bastante tristes hasta el día de su muerte: pobre nació y pobre murió; en 1933, veinte años después de fallecido el pintor francés Jean Charlot descubre su trabajo y edita sus planchas de trabajo para hacer llegar a la nueva generación de artistas el legado del gran maestro Guadalupe Posada, quien se influenció por la obra de Henri Rousseau para crear su estilo propiamente mexicano.

GALERÍA DE IMÁGENES:


Calavera Oaxaqueña. 1903, José Guadalupe Posada.

La Catrina Garbancera, 1910, José Guadalupe Posada

Retrato de Posada

Calavera del editor popular Antonio Venegas Arroyo. 1907, José Guadalupe Posada

Grabado del corrido "El reloj de la Catedral", 1908, José Guadalupe Posada

Calaveras del montón: Francisco I. Madero: Número 2, 1910, José Guadalupe Posada.

BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA:

MetMuseum:

Medium:

SÁNCHEZ GONZÁLEZ, Agustín: "Las calaveras de Posada. Mito y realidad", Relatos e historias de México. México 2014.

DOMÍNGUEZ CHÁVEZ, Humberto: "Las artes gráficas en el México Posrevolucionario 1920 a 1940. México, 2012.

Paloma Silva

No hay comentarios:

Publicar un comentario