La iconografía de San Pedro


COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE LA ICONOGRAFÍA DE SAN PEDRO






Aprovechando la onomástica de San Proceso y San Martiniano hoy vamos a hablar sobre la iconografía de San Pedro, ya que éstos fueron los carceleros del apóstol. Los vigilantes escucharon las enseñanzas del que será considerado como el primero de los papas, esto provocó que el juez les pidiera abandonar esa fe y volver a rendir culto a sus dioses. Ambos, escupieron una estatua de Júpiter, lo que los llevó a ser azotados, quemados y, finalmente, decapitados en la Vía Aurelia de Roma un 2 de julio.

Nos centramos en la figura de San Pedro, cuya onomástica se celebró hace unos días, el pasado 29 de junio junto a la de San Pablo. Ambas figuras siempre se suelen contraponer. Allá donde veamos en un retablo la figura de San Pedro en el otro extremo veremos a San Pablo. Y es que el primero, el que siguió y conoció a Jesús, representa a la Antigua Iglesia, mientras que Pablo, el converso que impulsó la evangelización, es el símbolo de esa Nueva Iglesia.

A continuación, analizaremos algunas de las iconografías más destacadas de San Pedro con obras artísticas como ejemplos:


FICHA TÉCNICA

·         Título: Entrega de las llaves.

·         Autor: Perugino.
·         Cronología: 1480-81.
·         Estilo: Renacimiento italiano.
·         Material: Fresco.
·         Ubicación: Capilla Sixtina, Ciudad del Vaticano.

Escena del Nuevo Testamento, en la que Pedro recibe las llaves del cielo de manos del propio Jesús y está cargada de un gran simbolismo. Cristo elige a Pedro para encabezar su Iglesia. Perugino capta perfectamente la escena y el diálogo que mantienen ambos personajes:
Jesús: “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?
Pedro: “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo”.
Jesús: “Yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia (…). A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos”.

Es la obra cumbre del artista italiano donde demuestra su gran dominio de la perspectiva. Para ello, sitúa la escena en una gran plaza en la que podemos observar una serie de edificios al fondo, que le permiten recrearse en arquitecturas que rememoran el mundo clásico. A través del baldosado de la plaza genera líneas de fuga que le permiten generar ese efecto de profundidad, jugando con el tamaño de los personajes y de los edificios.


FICHA TÉCNICA

·         Título: La caída del mago Simón.

·         Autor: Benozzo Gozzoli.
·         Cronología: 1461.
·         Estilo: Cuatrocento italiano.
·         Material: Témpera.
·         Ubicación: Hampton Court, Reino Unido.

Basado en una leyenda, esta representación nos muestra cómo el mago Simón intenta demostrar sus habilidades mágicas al emperador Nerón. En un principio, Simón comenzó a volar con ayuda de un hechizo, pero Pedro y Pablo rezaron hasta conseguir anularlo. Esto provocó la caída desde los cielos del mago, que acabó muriendo.

¿Qué se pretende enseñar con esta escena? El mago Simón consiguió reunir a muchos seguidores que lo consideraban como un Dios humano. Al final, se refleja cómo la Fe cristiana se impone sobre cualquier otra “falsa” creencia. El simonianismo fue una secta judía que perduró durante mucho tiempo y que en el mundo cristiano acabó siendo utilizado para un término que reflejaba la corrupción en el mundo eclesiástico. La simonía, es decir, la compra de cualquier valor espiritual a cambio de dinero. Habría que remontarse a otro pasaje en el que Simón el Mago trató de comprar a Pedro y Juan a cambio de que les enseñaran los poderes del Espíritu Santo. Ambos se negaron.


FICHA TÉCNICA

·         Título: Pedro andando sobre las aguas.

·         Autor: Lluis Borrassa.
·         Cronología: 1411-1413.
·         Estilo: Gótico internacional.
·         Material: Pintura sobre madera.
·         Ubicación: Iglesia San Pedro, Tarrasa (España).


Lluis Borrassa fue un pintor que trabajó para la corona de Aragón y fue fundamental en la introducción de los conceptos del gótico internacional en Cataluña. Supo dotar de gran expresividad y dramatismo a sus escenas, como es el caso del momento en que Pedro anda sobre las aguas.

Y decimos que anda porque durante un momento anduvo. Este pasaje hay que unirlo con el momento en que Jesús fue hacia sus apóstoles andando sobre el mar y creyeron en principio que se trataba de un fantasma.

Entonces Jesús les dijo: “Tened ánimo, soy yo, no temáis”.
Pedro, no duda y dice: “Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas”.
Jesús le responde: “Ven”.
Pedro se lanzó y comenzó a andar sobre el agua. Pero el miedo le venció y comenzó a hundirse. Jesús le acercó la mano exclamando: “¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?"

Esta representación es una auténtica defensa de la fe ciega en las enseñanzas de Jesús. No hay que fijarse en aquello que nos hace ser temerosos y débiles, manteniendo la mirada en Cristo nunca serás hundido ni por la mayor de las tempestades.


FICHA TÉCNICA

·         Título: La liberación de San Pedro por un ángel

·         Autor: Juan de Valdés Leal.
·         Cronología: 1657-59.
·         Estilo: Barroco español.
·         Material: Óleo sobre lienzo.
·         Ubicación: Catedral de Sevilla, España.


Obra que se le encargó a Juan de Valdés Leal entre 1657 y 1659. En el siglo XIX, el presbítero José María Gómez Espinosa de los Monteros (1808-1879) legaría a la Catedral de Sevilla un conjunto de 28 obras pictóricas de su colección privada, entre las que estaba este cuadro. En esta pintura contemplamos al santo encerrado en la cárcel de Agripa I El Grande, que quizás nos suena más si lo llamamos Herodes. El rey se dedicó a perseguir, capturar y martirizar a los seguidores de Jesús. Decapitó a Santiago con una espada y prendió a Pedro, con la idea de ajusticiarlo en la festividad de Pascua.

Esta escena está recogida en los Hechos de los Apóstoles (12:7-10). Con un claro juego de luces, Valdés Leal deja en la oscuridad a los soldados que están dormidos durante la guardia. El ángel concentra la iluminación que se refleja en Pedro, al que podemos identificar porque a sus pies tiene las llaves. El apóstol siguió al ángel hasta la salida creyendo que era una alucinación hasta que se dio cuenta que su fe en Cristo le había salvado.


FICHA TÉCNICA

·         Título: Quo vadis domine?

·         Autor: Annibale Carracci.
·         Cronología: 1601-02.
·         Estilo: Barroco italiano.
·         Material: Óleo sobre lienzo.
·         Ubicación: National Gallery de Londres, Reino Unido.


Quo vadis domine es una expresión latina que significa “¿a dónde vas, Señor?”. En la Leyenda Dorada de Santiago de la Vorágine se recoge este momento en el que Pedro huye de Roma al enterarse de que el emperador Nerón comenzó a perseguir a los cristianos. En el camino se le aparece Jesús cargando la cruz y Pedro le preguntó, “¿a dónde vas, Señor?”, Cristo le respondió, “voy hacia Roma para ser crucificado de nuevo”.

Una nueva lección de nunca abandonar la fe, hasta en los momentos más duros. Pedro avergonzado, regresó a Roma para continuar su labor evangelizadora y acabar sufriendo el mismo martirio que su maestro.

Annibale nos entrega una obra repleta de luminosidad que rompe con el clarooscurismo de Caravaggio, jugando con el colorido veneciano y la expresividad en los gestos de sorpresa de Pedro y de Cristo a la hora de indicarle el camino a seguir.

Visión de San Pedro en Jaffa. Fuente: Compostela.blogspot.

FICHA TÉCNICA


·         Título: Visión de San Pedro en Jaffa o de las sabandijas.

·         Autor: Anónimo.
·         Cronología: 1765.
·         Ubicación: Capilla de San Juan de Sahagún y las Reliquias, Catedral de Burgos, España.


Escena que ha sido muy poco representada y que cuenta una extraña historia recogida en los Hechos (10:13). Pedro se encontraba en la ciudad de Jaffa y mirando al techo tuvo una visión en la que una serie de seres impuros (algunos denominan esta escena como la visión de las sabandijas) se le aparecieron en una sábana. Una voz le dijo, “Levántate, Pedro, come y mata”. Pedro en un principio dudó, “Señor, no, porque ninguna cosa común o inmunda he comido jamás”. La voz le aseguró que “lo que Dios limpió, no lo llames tú común”. Como las negaciones, esto ocurrió tres veces.

Se trataba de una señal para que Pedro bautizara a Cornelio, un centurión romano que los judíos consideraban como impuro. Representa el momento en que los gentiles podrían recibir el Espíritu Santo e incorporarse a la Iglesia.

Retablo capilla San Pedro de la Catedral de Sevilla. Fuente: Leyendas de Sevilla.

FICHA TÉCNICA

·         Título: San Pedro pontífice.

·         Autor: Francisco de Zurbarán.
·         Cronología: Hacia 1630.
·         Estilo: Barroco español.
·         Material: Óleo sobre lienzo.
·         Ubicación: Catedral de Sevilla, España.


Y finalmente, la iconografía que nos muestra a San Pedro como el primer papa de la Iglesia Católica. Portando la tiara papal, la capa pluvial y el báculo con el emblema pontificio. Sentado en un trono desde el que nos bendice y enmarcado bajo un arco de medio punto con el efecto teatral del telón que se abre, propia de la escenografía barroca.


FICHA TÉCNICA

·         Título: Retablo mayor de la iglesia de San Pedro

·         Autor: Felipe de Rivas, Francisco Dionisio de Ribas y Andrés de Ocampo.
·         Cronología: Segunda mitad del siglo XVII y 1591, la obra de Ocampo.
·         Estilo: Barroco español.
·         Ubicación: Iglesia de San Pedro, Sevilla, España.


Toda esta iconografía que hemos revisado a través de grandes artistas del gótico, renacimiento y barroco europeo, lo tenemos cristalizado en una única obra como es el retablo mayor de la iglesia de San Pedro de Sevilla.

La mayor parte del conjunto fue realizado por Felipe de Rivas y continuado por su hermano Francisco Dionisio. Cuenta con seis relieves en sus calles laterales en los que se representan todas las escenas que hemos mencionado de la vida de San Pedro. Todas de una gran calidad y teatralidad.

La calle central, en el primero cuerpo aparece San Pedro con la iconografía de pontífice. Obra de Andrés de Ocampos de 1591. En el segundo cuerpo nos encontramos con una Virgen de la Asunción y el ático está rematado por un crucificado.


BIBLIOGRAFÍA


  • AA. VV.: Iglesias y conventos de Sevilla. Tomo I, II y III. Sevilla. 2007. 
  • HERNÁNDEZ NÚÑEZ, Juan Carlos: "El legado del presbítero José María Gómez Espinosa de los Monteros a la Catedral de Sevilla, en 1879". Laboratorio de Arte, 22-2010, pp. 339-356.
  • ROLDÁN SALGUEIRO, Manuel Jesús: Iglesias de Sevilla. 2011. Sevilla.
  • DE LA VORÁGINE, Santiago: La Leyenda Dorada. 2014. Madrid.
Álvaro Iglesias Galán

No hay comentarios:

Publicar un comentario