Ni se puede rellenar, ni se puede fumar.

ENSAYO SOBRE LA TRAICIÓN DE LAS IMÁGENES. ESTO NO ES UNA PIPA. RENÉ MAGRITTE



“El lenguaje impone una dictadura sobre su consumidor, decide lo que los parlantes deben, pueden y quieren decir.”(Foucault, Esto no es una pipa. 1973).

Michel Foucault, fue un intelectual francés del S.XX, amigo de René Magritte, maestro del surrealismo belga, con el que en varias ocasiones se carteó en 1966 con el objetivo de alimentarse recíprocamente el uno del otro, y tratar temas como la aturdidora obra Ceci n´est pas une pipe de René Magritte y sobre la que Foucault reflexionaría en su libro Esto no es una pipa. Y es que la obra de Magritte, sin duda hace reflexionar y sobre todo investigar el misterio de esta. Con el mero hecho de que ante su creación reflexionemos, ya estamos cumpliendo las expectativas de Magritte, pues este quería que sus obras no estuviesen hechas para ser contempladas sino que fuesen una herramienta para pensar. Para conseguir este ejercicio él quería en sus piezas algo tan llamativo como es el misterio, pues al ser humano le encanta esto, lo que no entiende, con el objetivo de satisfacerse resolviendo la incógnita. Y Magritte es un maestro en noquear con el misterio al espectador haciéndonos sentir inseguros mediante la plasmación de ideas en un lienzo. Para Magritte este es el medio más eficaz para poder plasmarlas, ya que era el medio por el que el ser humano podía hacer visuales estas ideas.

Sin embargo este hecho de plasmar ideas en un lienzo nos llevaría en cierto modo a pensar en la abstracción como método más efectivo. Autores como Paul Klee o Vasili Kandinsky con los que Magritte parece que comparte poco o casi nada, ya que Magritte suele apostar por una técnica artística figurativa e incluso realista alejada del método de líneas y color de Kandinsky por ejemplo. Pero vamos a encontrar que Magritte posee muchas cosas en común con este tipo de autores solo que las lleva a cabo de una manera diferente y que al final del ensayo podremos observar tras mirar un poco más a fondo en Magritte.

Magritte no era un surrealista como Dalí o Breton, podemos ver como Magritte apostaba por un Realismo Mágico, cuando consigue incluir en sus obras situaciones irreales en un ambiente de cotidianidad, así se alejaba un poco de este surrealismo que se manejaba desde París a las órdenes de Breton. Pero no por ello deja de ser menos surrealista, sino que encuentra un camino propio para realizar sus obras repletas de significados.

Introduciéndonos ya en la obra nos encontramos ante una pipa dibujada de una forma bastante realista, con una frase escrita con caligrafía infantil o lectiva, que podríamos encontrar en un colegio donde están aprendiendo a escribir, y vemos que pone “Ceci n´est pas une pipe” (Esto no es una pipa). Aquí es donde encontramos ese misterio del que hemos hablado antes, en esta aparente contradicción entre imagen y palabra, y que llama la atención de cualquier espectador, ese misterio, esa inseguridad que nos muestra Magritte que nos hace pensar si realmente eso que hay en el lienzo es un pipa o no. Solo con este sentimiento ya estamos en el mundo de Magritte, nos ha absorbido y ahora vamos a investigar por qué e intentar de algún modo ver esto que parece una absurda contradicción, en realidad no lo es y podemos encontrar esa plasmación de ideas que Magritte tanto defiende.

Si ahora mismo mientras reflexionamos delante de esta obra, por un momento Magritte se nos presentase al lado, seguro que el 99% de la gente le preguntaría: ¿Por qué no es una pipa? A lo que Magritte nos respondería que es imposible que eso sea una pipa ya que no es posible rellenarla, ni fumar de ella.

Nosotros, atónitos ante la contundencia de su respuesta, veríamos que habríamos sido engañados por algo que en un principio parece tener una respuesta muy sencilla, pues realmente no estamos ante una pipa sino que estamos ante un dibujo de una pipa, con lo cual ya entenderíamos el nombre de La trahison de images (La traición de las imágenes) y cómo sin darnos cuenta, un lienzo con una pipa y una frase simple nos ha dejado perplejos por un rato.

Algo que en realidad parece tan sencillo posee un complejo discurso detrás, como es el conflicto de objeto, palabra e imagen. Y es que Magritte ya nos decía que nuestra mente tiene una convención que se crea al relacionar la palabra con la imagen del objeto y que nuestra mente crea esta imagen. Entonces, al tener ante nosotros este dibujo de una pipa común, reconocible, se confunde la imagen que tenemos con la realidad, la pipa con la que podríamos fumar.

Esta relación de imagen y objeto que se crea en nuestra mente erróneamente, es un recurso que usa la publicidad y que puede resultar aclaratorio. Por ejemplo, una marca deportiva nos dice que es la mejor, mediante la inclusión en sus imágenes de personas haciendo ejercicio plácidamente, con gran comodidad, en un ambiente de calma y tranquilidad. Esto último sería lo que nuestra mente va a relacionar con el objeto y la imagen que se creará en nosotros del mismo. Así cada vez que veamos la imagen de esta marca deportiva nuestra mente seleccionará la imagen que nos ha proporcionado el anuncio a pesar de que esta no es real, pero nosotros la relacionaremos con el objeto real a pesar de no haberlo visto nunca pues solo hemos visto una imagen del objeto. Así nuestra mente vería la pipa en el lienzo de Magritte y pensaría en que sí es una pipa y no se daría cuenta de que solamente es una representación de esta.

Por otro lado, para entender un poco mejor el conflicto al que nos lleva Magritte hay que recabar en algo que este y Foucault hablan en las cartas que se envían en 1966, y es la diferencia entre similitud y semejanza, pues Magritte piensa que no están suficientemente definidas y no se diferencian con claridad y esto nos hace en cierto modo confundir estas imágenes (mente) con los objetos (realidad).
La similitud, para Magritte, serían relaciones que tienen objetos entre sí, por ejemplo en la carta que escribe Magritte a Foucault del 23 de Mayo de 1966 usa a los guisantes para explicarlo y dice que entre ellos hay relación de similitud tanto visibles (color o forma) e invisibles (naturaleza, sabor o peso), así las cosas entre sí no tienen semejanzas sino similitudes.

Por otro lado, de la semejanza diría que pertenece al pensamiento y se crea en la mente como imagen, por lo tanto algo se asemeja a otra cosa como diría Magritte “en tanto que ve, oye o conoce; se convierte en lo que el mundo le ofrece” (FOUCAULT, Michael. Esto no es una pipa. Ensayo sobre Magritte. Editorial anagrama, S.A. Barcelona. 1981. Por lo tanto la semejanza se crea a partir de la mente y la imagen que nosotros tenemos preconcebida, creando una idea.

Estos dos conceptos nos sirven para acercarnos aún más hacia la reflexión de Magritte que recordemos se basaba en el conflicto entre imagen, palabra y objeto. Además de recordar la capacidad de Magritte para plasmar ideas en sus lienzos. Así, cuando Magritte pinta esta pipa lo hace a través de la relación de semejanza de su mente donde posee la imagen de pipa como idea y la consigue plasmar en el medio en el que el defendía que era el único lugar donde poder plasmar ideas, sobre un lienzo. De esta manera la pipa representada no es más que la representación de la pipa ya que por ejemplo no posee similitudes con una pipa real ni visibles ni invisibles.

Para aclarar un poco esto último también podemos observar la frase inferior a la que por ahora no hemos dado mucha importancia, pero sin duda Foucault si centra un capítulo en su libro Esto no es una pipa, y es que Foucault desde la sintaxis nos deja ver la importancia de las palabras y del orden que llevan, así diría que el determinante “Esto…” del principio de la frase, si suponemos que se está refiriendo a la pipa dibujada en la parte superior, nos encontramos con que esta contradicción pasa a ser una afirmación corroborando que lo que hay dibujado no tiene relación con la palabra pipa [Imagen 1]. También lo interpreta mediante un engaño de la palabra en la que Foucault no interpreta que nos esté engañando solamente la propia imagen sino también la propia palabra (Pipa) de un modo en el que el determinante demostrativo (Esto) se esté refiriendo a la propia palabra (Pipa) y nos estaría diciendo que esa palabra no es una pipa. [Imagen 2]. De ahí la frase del principio de la cual podemos sacar la conclusión de la dictadura de las palabras, y que pueden tener más de un modo de verse y de interpretarse.

Realmente al final podemos encontrarnos con que en realidad ni hay una pipa, ni hay una contradicción entre imagen y frase como en principio parecía. Esta es la magia y el misterio de Magritte y como mediante la reflexión de sus obras nos puede conducir hacia el subconsciente mediante lo figurativo y que podamos pensar sobre él, gracias a su magistral capacidad de plasmar las ideas sobre el lienzo. Con esta capacidad para representar ideas Magritte nos deja un mensaje muy importante también y es que sobre el lienzo se puede plasmar cualquier cosa y que esta idea clásica de la representación en el arte de una forma más académica, la dejaba atrás dejando ver que la pintura es eso, pintura y que no tiene por qué representar siempre la realidad sino que puede representar todo aquello que el autor/a quiera exponer en su obra. No hay límites en el arte.

Imagen 1.

Imagen 2.


BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA

AMAYA VELASCO, Herman-Omar. Foucault-Magritte. Un dialogo sobre la imagen y la representación artística. Sincronía. Nº 67, 2015. PP. 81-98.

ARENAL GARCIA, Mª Ángeles. Ceci n´est pas un Magritte. La querella de Magritte contra la publicidad. Revista de estética y arte contemporáneo. Nº 4, 2012. PP 54-67.

FOUCAULT, Michael. Esto no es una pipa. Ensayo sobre Magritte. Editorial anagrama, S.A. Barcelona. 1981.

RODRÍGUEZ KAUTH, Ángel. La ruptura de la percepción visual en el arte pictórico: R. Magritte. Arte, individuo y sociedad. Nº 13, 2001. PP. 69-82.

USÓ ESPINOSA, Celia. La visibilidad del arte: Magritte a través de Foucault. Forum de Recerca. Nº 14, 2009. PP. 211-219.

https://collections.lacma.org/node/239578 (26/03/2020)

Sergio Cruz

No hay comentarios:

Publicar un comentario