El caballero de la mano en el Pecho


COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE EL CABALLERO DE  LA MANO EN EL PECHO






FICHA TÉCNICA

  • Obra: El caballero de la mano en el pecho
  • Autor: El Greco (Domenikos Theotokopoulos)
  • Croonología: Hacia 1580
  • Estilo: Manierismo 
  • Técnica: Óleo sobre lienzo
  • Dimensiones: 81.8 x 65.8 cm
  • Ubicación:  Museo del Prado, Madrid (España)

Un artista como Domenikos Theotokopoulos, conocido como El Greco, quien además supo captar la esencia melancólica de los espíritus de su época, se gana el título de pintor de almas. También supo mostrar la imagen intelectual de la España renacentista que estaba a la orden del día con las polémicas artísticas, misma actividad que practicaban los italianos.

CONTEXTO HISTÓRICO


El contexto histórico de los inicios pictóricos de El Greco, tienen origen en el movimiento de la Contrarreforma (reorganización de que fuera objeto la Iglesia Católica a mediados del siglo XVI para impedir el avance de la Reforma luterana. Entre los personajes principales de la Contrarreforma se encuentran Carlos V y Felipe II. Con una España sumamente católica y con el objetivo de impedir el avance de los protestantes, se llevó a cabo El Concilio de Trento (1545-1563), en donde se condenó la creencia religiosa protestante y la disciplina eclesiástica. En ese momento, El Greco pintó algunas imágenes de santos con tonos sombríos, los cuales no fueron bien recibidos por los católicos. La visión del maestro y la frialdad de los pintores italianos trabajadores de El Escorial, marcó el fin del siglo en la España renacentista.

Entre los principales temas de interés de El Greco se basaban la pintura profana y mitológica, pero al ver que estos tenían muy poca aceptación se dedicó a hacer retratos. Para estos trabajos se adentró el en misticismo de los temas religiosos, mostrando así un dominio en la vivacidad del retrato. Entre los ilustres que figuran en sus retrato se encuentran Pedro de Salzar y Mendoza, Fray Hortencio Félix Paravicino, Luis de Góngora y a su hijo, Jorge Manuel; pero el más destacado entre estos es el de un misterioso hombre que encaja a la perfección con el perfil del hombre español de la época de oro: El caballero de la mano en el pecho.


ANÁLISIS FORMAL


El caballero de la mano en el pecho crea a primera impresión una incógnita sobre quién es verdaderamente este personaje. Algunos curiosos afirman ver en el mismo hombre a Miguel de Cervantes de Saavedra, autor de El Quijote. Durante el siglo XIX, el cuadro de El Greco representaba a un hombre de la nobleza culpable de todas las desgracias sociales por las que atravesó España. Se tiene entonces un cuadro con un hombre misterioso y enigmático a quienes algunos afirman que es Juan de Silva, marqués de Montemayor y notario principal de Toledo. En 1998 el cuadro fue sometido a una restauración que causó mucha polémica, ya que se encontró una deformidad en el hombro izquierdo del personaje, lo que reafirma que sí se trate de Juan de Silva; quien fuera herido de bala en la batalla de Alazarquivir.

La mano sobre el pecho: El lenguaje gestual con el que El Greco pinta a este hombre, es muy propio de la época. La mano apoyada en el pecho podía significar a quienes toman algún testimonio bajo juramento, piedad religiosa ó hasta cortesía. 

El medallón escondido: El medallón que el caballero poseé apenas y se asoma entre sus prendas, dejando así lucir su presencia. Se afirma que el medallón pertenecía a la orden de Santiago, misma de la que era parte el personaje retratado.

La mirada: La magia de esta obra se centra en la mirada; quien lo observe inmediatamente comenzará a sentirse observado, pero si se observa bien se notará que los ojos no miran en la misma dirección: el ojo izquierdo tiene un párpado un poco caído y a una ceja menos arqueada; esto es la relajación parcial del personaje.

El estoque: La figura del estoque es un rayo de luz en la oscuridad, puesto que la mayor composición de la obra es en negro y otros colores oscuros. El estoque es el símbolo de un caballero o de un custodio; además de que los nobles españoles asociaban la espada con el símbolo principal de su religión: la cruz.

El Rostro: Parte del rostro del caballero proyecta estabilidad y tranquilidad. Algo que resalta entre las sombras al igual que el estoque, es el contraste blanco del cuello y las mangas del caballero, que además acentúan la expresión seria del caballero; la barba y el bigote son los que le dan firmeza al rostro ovalado del personaje.

Pintores como Tiziano y Tintoretto fueron la mayor inspiración para El Greco, quien utilizó las técnicas de estos maestros para lograr los contrastes de luz que maneja en su cuadro. Con el tiempo, la técnica de El Greco fue perfeccionando y su trabajo adquirió mayor fluidez, sus figuras adquirieron un tinte más alargado y esto a mano del uso de una paleta de colores fríos, deja claro la mentalidad y objetividad que el maestro quería mostrar en sus obras.

GALERÍA DE IMÁGENES


Detalle de la mano en el pecho y mangas blancas.

Detalle del llamativo Estoque.

Detalle de la mirada del caballero. Se puede apreciar el detalle del párpado del ojo izquierdo y la ceja más relajada.

Detalle del rostro del caballero, donde se aprecia mejor la forma del rostro.

BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA

MUSEO DEL PRADO:

https://www.museodelprado.es/aprende/enciclopedia/voz/caballero-de-la-mano-en-el-pecho-el-el-greco/2ba91f45-aed4-4f53-8dd0-2ec565d2c28c
(2/marzo/2020)

CAMPS, Teresa: El Greco en Grandes maestros de la pintura. Barcelona, 2008.

LOZANO FUENTES, José Manuel: Historia del arte. México, 1981.


Paloma Silva

No hay comentarios:

Publicar un comentario