El Azul Egipcio

Qué son los pigmentos, para qué sirven y qué tipos hay


Los pigmentos son sustancias pulverulentas que mezcladas con otras sustancias que pueden servir de aglutinantes, consiguen comunicar su coloración a la mayoría de soportes. Estos pigmentos pueden proceder de distintos orígenes, sin embargo son dos los más comunes; por una parte encontramos los pigmentos de origen inorgánico, es decir, proceden de minerales, como tierra, sales, óxidos, entre más. Por otra parte están los pigmentos de origen orgánico, que derivan de plantas y mundo animal, como son sus jugos o calcinaciones. También podemos encontrar los pigmentos sintéticos, generalmente derivados de hidrocarburos. Éstos pertenecen al grupo de los orgánicos, aunque los nombramos a parte.

El Azul Egipcio

Se llama azul egipcio, azul frita, o azul pompeyano a la composición química de calcio, limaduras de cobre, silicio y oxígeno (generalmente con fórmula CaCuSi₄O₁₀, pero puede tener variaciones dependiendo del lugar de fabricación). A una temperatura de fusión de aproximadamente 850ºC, crea una cristalización de color azul (Fig. 1). Puede variar su tono azulado dependiendo de los siguientes factores; por la cantidad de cada componente para crear la fórmula. También puede depender del proceso de manufacturación, pues si se hornea a una temperatura mayor de 850ºC, sin sobrepasar los 1000ºC puede tender a un color azul verdoso o grisáceo. Su tono también varía por el grosor del grano al que ha sido molido, de un color azul más translúcido o más opaco. Con esto, podemos entender que posiblemente este color fuese el primer pigmento creado sintéticamente en toda la Historia.

Figura 1. Cristalización de este pigmento


Su utilización a lo largo de la historia

Este pigmento empezó a utilizarse en Egipto, en las primeras Dinastías, aunque es en la IV Dinastía, en el Imperio Antiguo (2.686 a.C. al 2.181 a.C.) cuando se ve su alta aplicación, pues su aparición fue consecuencia de otros procesos técnicos utilizados desde los períodos predinásticos. Antes de descubrir este pigmento artificial, el color azul se obtenía de minerales preciosos como la azurita o el lapislázuli, que, a parte de ser caros de obtener, debían viajar desde Afganistán que era donde estaban las canteras. Su conservación en la obra de arte es un tanto negativa, pues la azurita tiende a ennegrecer por la luz visible, al igual que el lapislázuli.

Como ya hemos comentado, las primeras aplicaciones que se ven de este pigmento son en la IV Dinastía, en algunas partes de algunos sarcófagos, aunque se asegura que esta frita fue utilizada antes para vidriar que como pigmento. En la V Dinastía, se ve más frecuentemente la aplicación de este azul como pigmento en soportes tanto inorgánicos como orgánicos. Ya se va utilizando en los bajorrelieves de algunas salas funerarias de tumbas, como en la pirámide de Unas en Saqqara, lo que nos indica que este pigmento ya se fabricaba de forma extensa por todo el país.

Este color fue utilizado también para crear cerámica esmaltada, llamada “Mayólica Egipcia” la cual tuvo mucha fama por la creación de pequeñas figurillas de color azul (Fig. 2). Además en el Reino Nuevo se ha encontrado este pigmento aplicado en sarcófagos de madera, en la decoración de tumbas importantes como la de Nefertari (Dinastía XIX) (fig. 3) o en bustos tan conocidos como el de Nefertiti de Tell-El-Amarna (Dinastía XVIII) (Fig. 4).

Figura 2. Hipopótamo William.The Metropolitan Museum, Nueva York. 1981-1887 a.C.

Figura 3. Tumba de Nefertari. Valle de las Reinas. Dinastía XIX.

Figura 4. Busto de Nefertiti. Neues Museum Berlín. Dinastía XVIII.


El contacto de Grecia con Egipto nos da a entender que este pigmento había llegado a manos de los griegos, pues algunos escritores como Teofrasto (371-287 a.C.) escribe sobre un color azul, que en su obra De Lapidibus, concreta el comercio de este pigmento venido de Egipto. El azul egipcio entonces, fue utilizado, como en el caso de Creta, para la decoración mural y las fachadas, sin embargo, en el Periodo Clásico (siglos V y IV a.C), se encuentra para el uso de este pigmento en cerámica, más concretamente en las figuras de terracota llamadas “Figurillas de Tanagra”, unas pequeñas esculturas de bulto redondo únicas de un solo taller y que algunas de ellas aún conservan su policromía azul (Fig. 5).

Figura 5. Figurilla de Tanagra Dama Azul. Museo del Louvre. 330-300 a.C.

Si nos adentramos en el mundo romano, este pigmento llega a esta civilización gracias a los etruscos. Muchos documentos de la época imperial informan de la utilización de este pigmento, como Vitruvio, que en su obra De Architectura explica minuciosamente los ingredientes y la fabricación de este azul a la manera que se creaba en Alejandría. Pero la prueba de forma física, por una parte, se encuentra en los restos arqueológicos de tiendas de colores y pigmentos en Pompeya (Fig. 6).


Figura 6. Restos de pigmento azul frita de una excavación de Pompeya.

   
Por otra parte, muchas de las decoraciones murales de las domus pompeyanas encontramos el uso del azul egipcio o pompeyano, como por ejemplo uno de los frescos de la Casa del Brazalete de Oro (Fig. 7). Estos descubrimientos nos hacen evidentes la utilización más que habitual de este pigmento en la paleta de los artistas romanos.


Figura 7. Fresco de la Casa del Brazalete de Oro. Pompeya.

Por desgracia, la utilización de este pigmento se perdió durante la época paleocristiana en adelante, pero su gran estabilidad y su poca o nula variabilidad ha hecho que llegue a nuestros días y podamos conocer todas aquellas obras de arte que conforma

Bibliografía y Webgrafía



AGUSTÍ TORRES, Rafael. El Azul Egipcio. 

JAMES, Thomas Garnet Henry. La pintura egipcia. Akal. 1999.

PALET I CASAS, Antoni. Tratado de pintura. Color, pigmentos y ensayos. Ediciones de la Universidad de Barcelona (UB). 2002.

PASTOREAU, Michel. SIMONNET, Dominique. Breve Historia de los colores. Paidós. 2006.

PASTOREAU, Michel. Azul. Historia de un color. Paidós. 2010.

PEDROLA, Antoni. Materiales, procedimientos y técnicas pictóricas. Ariel. 2019. 3ª ed.

WEST FITZHUGH, Elisabeth. Artists pigments. A hadbook of thei history and characteristics. Volume 3. National Gallery. Archetype Publicatios. 1997.

ANCIENT ORIGINS. El azul egipcio. El más antiguo pigmento artificial conocido. En: <<https://www.ancient-origins.es/artefactos-tecnolog-antigua-noticias-historia-y-arqueologia/el-azul-egipcio-el-m-s-antiguo-pigmento>>

COLOURLEX. Egyptian blue. En: <<https://colourlex.com/project/egyptian-blue/>>

THE METROPOLITAN MUSEUM. Hippopotamous (“William”). En: <<https://www.metmuseum.org/art/collection/search/544227>>

L’AGENCE PHOTO. Tete de princesse à perruque corte dans le style de la fin de  18e dynastie. En: <<https://www.photo.rmn.fr/archive/79-001069-2C6NU0HNNZZT.html>>
Marina Cuevas Vidal

No hay comentarios:

Publicar un comentario