Dinamismo de perro con correa



COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE DINAMISMO DE PERRO CON CORREA






FICHA TÉCNICA

  • Obra: Dinamismo de perro con correa
  • Autor: Giacomo Balla
  • Cronología: 1912
  • Estilo: Futurismo
  • Técnica: Óleo sobre lienzo
  • Dimensiones: 89x109cm
  • Ubicación: Albright-knox Art Gallery (EEUU)

CONTEXTO HISTÓRICO

Giacomo Balla fue un pintor y escultor italiano del siglo XX y uno de los fundadores del llamado movimiento Futurismo. Al principio de su carrera realizaba una pintura más bien de estilo impresionista con un gran interés por el color y la pincelada suelta. Sin embargo con el paso de los años tomó un carácter puntillista que más tarde evolucionaría para expresarse alrededor de cuestiones como el dinamismo y la velocidad, los temas del futurismo.

En este contexto el futurismo es una corriente de vanguardia fundada entre 1909-1910 en Milán, por el poeta Filippo Tommaso Marinetti a través del Manifeste du futurisme. El movimiento apoyaba toda ruptura con el pasado, con la tradición convencional del arte y sus referencias, para dar paso a ideas más objetivas y científicas como la maquinaria o el movimiento que generaban las mismas... todo entorno a la vida dinámica de la sociedad en la contemporaneidad.


ANÁLISIS FORMAL

En esta obra se observa a un perro siendo paseado por su dueña calle arriba. El futurismo en lineas generales se caracterizaba por el uso de colores puros y resplandecientes como principal herramienta de expresión junto con formas geométricas para la representación la velocidad. Sin embargo aquí Balla se basa por un lado en una sencilla bicromía utilizando el negro y el tono claro del fondo simplificando el concepto. Y por otro lado ha incidido en la representación del movimiento a través de la descomposición de la escena en varias secuencias que superpone una encima de otra. Era otra forma de expresión del futurismo, la idea de capturar una acción mediante la repetición sucesiva y el uso del difuminado en el espacio dando sensación de dinamismo.

Este recurso fue de lo más original para la época, un lenguaje que luego adoptaría el mundo del comic y los dibujos animados. En el manifiesto futurista se redactaba "Un caballo no tiene cuatro patas sino veinte". Y es que el perro parece tener, no cuatro patas sino doce por cada par, y perdemos la cuenta de los pies de la mujer que lo saca a pasear entre el vuelo de su falda. Además hasta la propia correa se representa siguiendo el mismo recurso, añadiendo con sutileza veladuras, y consiguiendo un magnifico resultado con el que casi podemos escuchar un tintineo. De esta forma Balla es capaz de representar en una sola imagen la multiplicidad de movimientos como si se tratara de una fotografía tomada con una velocidad lenta de obturación.


ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

El futurismo suele desarrollar toda una temática entorno al mundo moderno y la tecnología, así como imágenes urbanas, con sus carreteras, con los coches en movimiento por ejemplo. En esta pintura el artista recrea una escena que se desarrolla en la calle de alguna ciudad de Italia, y se captura el momento en el que una mujer vestida a la moda de la época pasea a su perro salchicha.

Es interesante entender la intención de la composición y el punto de vista utilizado. La pintura coloca al espectador desde arriba mirando hacia un suelo que se pinta rallado marcando la dirección de las figuras. Estas rayas del pavimento son piedras del asfalto transformadas en lineas rectas por la velocidad. Por otro lado, la mujer es cortada por el formato y es el perro el verdadero protagonista de la acción. Bajo esta escena queda en evidencia el auge del sistema social de la burguesía en Italia. Aquel que podía permitirse una mascota que alimentar, pues desde mediados del siglo XIX el animal domestico era un privilegio de la aristocracia y expresión de riqueza y sustento sobrante. Algunos expertos coinciden en un claro motivo de alardeo de la clase alta en esta representación, superponiéndose al resto de clases sociales.


CONCLUSIÓN Y CURIOSIDAD

De alguna forma a los artistas que concurrían el movimiento del futurismo les llegaron a asociar con el fascismo. (Puede que sobrepasaran ciertos límites más allá de la representación del dinamismo y el mundo moderno). Balla entonces emprendió un camino independiente al movimiento y evolucionó hacia la abstracción y más tarde dio un giro inesperado a su carrera cuando en 1936 cambió hacia la figuración, que era todo lo contrario a lo realizado anteriormente.





Manuela Rodríguez Tovar

No hay comentarios:

Publicar un comentario