Vírgen Sixtina


COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE VÍRGEN SIXTINA



FICHA TÉCNICA

  • Obra: Vírgen Sixtina
  • Autor: Rafael Sanzio
  • Cronología: 1512-1513
  • Estilo: Renacentista
  • Técnica: Óleo sobre panel de madera
  • Dimensiones: 107 x 77.2 cm
  • Ubicación: Galleria degli Uffizi, Florencia


CONTEXTO HISTÓRICO

Rafae Sanzio es considerado uno de los tres grandes maestros del renacimiento italiano junto con Leonardo da Vinci y Miguel Ángel Buonarroti. Además de fungir como pintor, también se realizó como escultor y arquitecto, dibujando algunos planos para palacios como el Palazzo Pandolfini en Florencia ó la Villa Madama en Roma. El esplendor de su trabajo llegó a la edad de 25 años, cuando se le hizó su primer encargo oficial: la decoración de la Estancias Vaticanas en donde realizó los memorables frescos de La escuela de Atenas y El Parnaso.

En los frescos de las estancias vaticanas, en sorprendente encontrar el contraste de los tiempos: el mundo antiguo, el mundo de la fe y el mundo real, enlazados en un diálogo sin interrupciones ni enfrentamientos. La sensibilidad que poseía Rafael lo llevó al descubrimiento de la naturaleza pero no refiriéndose a que descubrió los árboles, el agua étc, si no a la realeza del paisaje que es en donde sitúa a la mayor parte de sus Vírgenes y madres jóvenes. También la naturaleza se vuelve parte de los retratos como elemento de realidad manifestando en la lejanía algunos edificios populares, muchos de ellos con del mismo pintor.


ANÁLISIS FORMAL

La obra fue un encargo del papa Julio II para la iglesia de San Sixto en Piacenza como agradecimiento a la ciudad por el apoyo en la campaña contra Francia. El Sumo Pontífice sentía una gran devoción por este lugar consagrado a Sixto II, papa protector de la familia Della Rovere. Rafael sabía que la obra estaba destinada para un cubrir una parte del altar mayor, es por eso que decide utilizar la simulación de una ventana, en donde las cortinas se abren para dar paso a la Vírgen y el Niño, quienes se posan sobre dos bellos angelitos. El juego de miradas entre los personajes es muy importante para la lectura de la obra: comienza con San Sixto quien dirige la mirada a la Vírgen y al Niño, y esta repercute en Santa Bárbara, quien mira a los angelitos que se sitúan abajo, quienes al voltear hacia arriba vuelven a llevar al espectador al centro del cuadro que es la Vírgen.


Composición de miradas para el espectador. (Arquitectura y Cristianismo).

La imagen central aparece en un ambiente celestial, rodeado por nubes y angelitos. Rafael muestra a una Vírgen como intercesora entre Dios y los hombres, además que da la sensación de estar descendiendo desde el reino de los cielos a nuestro propio mundo. Al igual que en la Vírgen de la silla, Cristo está con la mirada al frente pero melancólica, y a juego con la mirada de la madre, Rafael logra una iconografía mariana más sombría y fuera de lo tradicional para su época. La identidad de la modelo se atribuye a Margherita Luti "la fornarina" (hija del panadero) a quien tambien se le puede contemplar en obras como La Fornarina ó La Dama velada.

Para San Sixto I, el modelo de referencia fue el mismo papa Julio II. El santo es un mártir a quien Rafael pinta con seis dedos en simbolismo al sexto sentido para la interpretación de sueños proféticos. Para Santa Bárbara, se tienen dos versiones de modelo: Lucrecia della Rovere y Julia Orsini (sobrina de Julio II). En el cuadro y apenas se advierte, entre la cortina derecha y el hombro de Santa Bárbara aparece un edificio almenado. Esto es la identidad de la joven mártir con su historia, a quien su propio padre (de religión pagana) encerró en un castillo para obligarla a abandonar su fé cristiana; ante el fracaso de su "castigo" el mismo ordenó su ejecución.

Los angelitos se encuentran sobre un balaustre y una tiara papal, que simboliza el nexo de un espacio pictórico de uno real. También queda recordar que le cuadro estaba contemplado para un espacio alto en donde se tendría que levantar la mirada para poder apreciarlo. Además de estos dos pequeños angelitos, en las nubes se logran apreciar varios rostros difuminados que señalan la presencia de más angelitos o seres celestiales.


Virgen con el niño
Detalle de San Sixto.
Detalle de Santa Bárbara y el edificio a su espalda.
Angelitos de la parte superior del cuadro. Estos pequeñitos son muy conocidos y se cree que la obra es más conocida por ellos que por los tres personajes centrales anteriormente mencionados.


La pintura fue finalizada para 1514 y fue el historiador del arte, Giorgio Vasari quien se refiere a Rafael y a su obra: "Qué generoso y benévolo puede mostrarse el cielo y en ocasiones para derramar sobre un hombre las infinitas riquezas de sus tesoros; toda la gracia y los raros dones que, por lo demás, distribuye un largo periodo de tiempo entre muchos individuos, así  pueden verse claramente en la belleza y elegancia de Rafael,". Entre los sentimientos que se perciben ante la contemplación de la obra de Rafael se encuentran la esperanza, confianza, equilibro y reflexión. Los sucesores del maestro italiano observaron sus hallazgo y la fidelidad a sus propios estímulos y criterio, a la realidad y el idealismo, a el arte y el hombre.


BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA


CAMPS, Teresa: Rafael, Grandes Maestros de la pintura. Barcelona, 2008.


CHARLES, Victoria: El Renacimiento. London, 2007.

LOZANO, José Manuel: Historia del Arte. Ciudad de México, 1981.

ARQUITECTURA Y CRISTIANISMO
https://arquitecturaycristianismo.com/2017/02/21/la-madonna-sixtina-de-rafael-sanzio/



Paloma Silva

No hay comentarios:

Publicar un comentario