Morgana Le Fay


COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE MORGANA LE FAY




FICHA TÉCNICA


  • Obra: Morgana Le Fay
  • Autor: Frederick Sandys
  • Cronología: 1864
  • Estilo: Prerrafaelita
  • Material o materiales: Óleo
  • Soporte: Tabla
  • Ubicación: Birmingham Museum and Art Gallery

CONTEXTO

Frederick Sandys era un artista cercano al círculo de la Hermandad Prerrafaelita, especialmente a Dante Gabriel Rossetti, con quien mantuvo una gran amistad. Curiosamente, conoció a Rossetti porque Sandys estaba realizando un dibujo que parodiaba la obra Sir Isumbras at the Ford de John Everett Millais, y en su versión había representado a Millais, a Holman Hunt y al propio Rossetti. Antes de la publicación pidió opinión a Rossetti, quien no solo le dio su aprobación; también iniciaron su amistad.

Comenzó su carrera artística como dibujante para revistas de publicación periódica, campo en el que destacó, aunque actualmente es más conocido por sus pinturas.

ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

Si bien el título de esta obra es “Morgana el hada”, está representada como una hechicera. Morgana es un importante personaje de las leyendas artúricas: cada versión tiene sus variaciones, pero es una poderosa maga, medio hermana de Arturo.

En las versiones iniciales aparece como una curandera o una sacerdotisa de grandes habilidades que apenas interviene en el desarrollo de la historia; de hecho, tras la muerte de Arturo, ella misma le acompaña en su viaje en barca a la Isla de Ávalon, donde ella reina y le cuida hasta que el Rey de Camelot pueda volver a la vida.

Con el desarrollo de la historia y de los personajes, Morgana va transformándose en lo que los prerrafaelitas llamarían una femme fatale: una mujer de una belleza peligrosa que lleva al héroe a su perdición, alejándole de sus buenos propósitos. Así, Morgana deriva en la celosa hermana del Rey que ansía el trono y que le engaña para cometer incesto. De este nefasto acto nace Mordred, hijo de ambos, que ella cría para odiar a Arturo y quien finalmente acaba asesinando al Rey.

También destaca el papel de Morgana como aprendiz de Merlín: en algunas versiones aprende todos los secretos del mago convirtiéndose en la hechicera más habilidosa de la historia, y dedica ese gran poder a la curación y a otras benevolencias. En otras versiones, engaña a Merlín con sus encantos para superar al maestro y hacerle frente. Si Merlín es el gran majo, Morgana es la gran bruja. En este sentido último se confunde con la historia de Nimue, la aprendiz y amante de Merlín que consiguió encarcelar al mago en su prisión eterna.

Concluimos este apartado con ambigüedad: Morgana tiene dos caras, es un personaje dual que según el tratamiento de su autor muestra una u otra. La bondad o la maldad. Lo que está claro es que es una hechicera de incomparable poder y, en el caso de Frederick Sandys, vamos a ver su lado malo: según Thomas Malory, hay un episodio en el que Morgana intenta asesinar al Rey Arturo enviándole una capa envenenada. Cuando la capa llega a Camelot, la discípula de Merlín (Nimue) le aconseja al Rey que, antes de probársela, se la ponga a una criada. Al ponérsela, la criada arde en llamas y muere. Este episodio tiene claros antecedentes mitológicos como la muerte de Hércules con una capa impregnada de sangre de centauro.


ANÁLISIS FORMAL

Morgana aparece en el centro de la composición, en un interior abarrotado de objetos mágicos. El exterior solo se puede ver por una diminuta ventana que muestra que está atardeciendo sobre el mar. Comienza la noche, la hora de las brujas.

Siguiendo por la parte superior de la pintura, vemos dos búhos posados sobre el telar. Los búhos son un símbolo de inteligencia desde la Antigua Grecia, donde se relacionaban con la diosa de la sabiduría Atenea, hasta el ciclo artúrico, donde son uno de los emblemas de Merlín. También se relacionan con las brujas por ser aves nocturnas y por sus connotaciones mágicas.


En el fondo, también en la parte superior, se aprecia un tapiz rojizo y negro que representa varias figuras. Se pueden ver cuatro de estas figuras: las de los extremos son más similares a la concepción popular de demonio, mientras que las dos centrales pueden recordar a los dioses egipcios Horus y Anubis respectivamente. Llevan en sus manos triángulos dorados que podrían ser oro, en alusión a la alquimia, la ciencia oculta que afirma que se pueden mutar los metales pobres en oro. Toda la escena tiene reminiscencias de magia negra.

Morgana, ataviada con una piel de leopardo y unas vestimentas con símbolos mágicos, está quemando la capa para otorgarle las propiedades mágicas. Detrás de ella vemos el telar en el que previamente ha cosido la capa. Su boca entreabierta nos indica que está recitando un conjuro.

Respecto a los símbolos de su vestido, la Doctora Huxtable realizó una investigación acerca de ellos y concluyó que eran los mismos que se pueden encontrar en la Newton Stone de Aberdeenshire, un pilar de piedra encontrado en Escocia. También hay símbolos parecidos en otras piedras de este estilo, llamadas pictish stones. Sus símbolos fueron recopilados en 1856 por John Stuart en su libro “Piedras esculpidas de escocia”, donde seguramente los encontró Sandys.











En la parte inferior izquierda, vemos una especie de caja fuerte cuyo frontal representa un bufón con cola de pájaro haciendo malabares. Está imitando la cristalería o las piedras preciosas. Dentro de la caja hay una pócima, probablemente la que haya usado, y un conjunto de pergaminos de los cuales algunos han acabado en el suelo, probablemente mientras Morgana los sacaba para encontrar el hechizo adecuado.


Su rostro inspira belleza y temor. Su cabello suelto y sus movimientos gestuales tienen una sexualidad contenida que nos habla de la peligrosidad femenina.


BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA


ALVAR, Carlos. Breve diccionario artúrico. Madrid, 1997.

ARTÍCULO ONLINE: AGUIRRE, Mercedes. Aspectos de la leyenda artúrica en el arte desde el siglo XIX hasta nuestros días. Universidad Complutense de Madrid. [http://webs.ucm.es/info/amaltea/documentos/seminario19/Sem100224_Aguirre.pdf]

BIRCHALL, Heather. Prerrafaelitas. Madrid, 2010. Ed. Taschen.

DES CARS, Laurence. The Pre-Raphaelites. Romance and Realism. 2000. Thames & Hudson.

GERALD BOUTET, Michel. The Newton Pictish Stone of Aberdeenshire. 2015.






                                                                                                                                            Celia Ramiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario