El mar, 2da sesión


El mar, 2da sesión


Ejercicio terminado





En la clase anterior logramos pintar el cielo y cubrir todo nuestro soporte. 

Así lo dejamos en nuestra última sesión.

De Haes lo debe de haber terminado en una sola sesión, seguramente, y trabajando siempre sobre pintura fresca. Es lo que tiene la pintura al aire libre: si lo dejas para otro día, quién sabe si las condiciones atmosféricas serán las mismas. Naturalmente, si el cuadro es de gran formato o necesita un acabado determinado, hay que volver los días que sean necesarios, ¡a la misma hora y con el mismo clima! En cambio, nuestro trabajo ya se ha secado.

de Haes, Playa de Guetaria, 1881


Ahora comienza lo más interesante, que es modelar los volúmenes de los objetos que tenemos por aquí.
Repasamos las zonas de sombra de las rocas: revisa si las formas son las que corresponden. Luego, en las superficies de hierba vamos a pintar con pinceladas cortas y en diagonal, con un verde (azul + amarillo) y algunas manchas de ocre.

Retocamos las rocas.

Marcamos la base de las rocas con ocre y tierra sombra tostada. Volvemos a retocar la arena, con la mezcla que habíamos hecho la vez anterior y, con un pincel seco y limpio, difuminamos el borde de unión de la arena con las rocas.

Base de las rocas


Ahora podemos representar las rocas de la base: tomamos un pincel no demasiado ancho y trabajamos cada una de ellas con una mezcla de blanco más tierra sombra tostada, otra con blanco y azul y otra, de blanco y ocre. Estos son puntos de luz: es la luz que refleja el agua que acaba de bañar dichas rocas. 

Volvemos a pintar la arena con los colores correspondientes, como te expliqué en la sesión anterior (pincha aquí), y con un pincel de punta fina ponemos unas pequeñas líneas en tierra sombra tostada, para representar las huellas o los desniveles de la arena. También puedes colocar algunas pinceladas de azul y blanco, que representarían el agua que queda cuando se retira el mar.

Detalle de las rocas

Por fin, el mar. Veamos cómo está la línea del horizonte. Si no te ha quedado bien, ya que la pintura del cielo está seca, guíate con una cinta de pintor (o cinta carrocera, masking tape o de enmascarar): ¡es la mejor manera de hacer una línea recta sin problemas de pulso! Por supuesto, siempre con la pintura seca.

El mar

Y tenemos que ir pintando desde atrás hacia adelante. Cerca del horizonte no es necesario pintar olas. Vamos a ir aumentando la definición y detalle de las olas a medida de que nos acercamos a la orilla. Colocamos distintos tonos de azules, con pinceladas horizontales, de un extremo al otro. Fíjate que junto al contorno de la masa de rocas el mar es más claro, pues recibe el reflejo del sol.

Pintamos el mar, desde el horizonte hacia la playa.


Ahora vamos a trabajar con 2 pinceles, uno de punta fina para las crestas de las olas, y otro, de corte recto y angosto, para las rayas más oscuras. Primero pintamos rayas en distintos tonos: azul más blanco, tierra sombra tostada. Observa que la ola, al levantarse, tiene una parte cóncava más oscura: coloca primero estas zonas y luego, pinta la espuma de las olas con blanco puro, imaginándote el movimiento del agua al llegar a la orilla. Para poder captar el eterno movimiento del mar, tienes que ser consciente primero de su ritmo, de ese ir y venir.


Olas


Y una pequeña aclaración. La espuma del mar nunca es de color blanco puro, pues refleja también el color del cielo. Aquí te he recomendado usarlo, sólo porque estamos trabajando con pintura fresca y el blanco que pongas se fundirá con el color de debajo.

Y las olas dejan una estela de agua y espuma antes de regresar. Para ello, vamos a pintar sobre la arena con una mezcla de azul y blanco. Deja algunas partes sin cubrir, que se vean zonas de arena, libres de agua.

Arena y agua

Y ahora sí, con un pincel de corte recto y blanco puro vamos a pintar la espuma del agua que todavía se resiste a irse de la playa. Para que haya más matices, puedes ir intercalando con distintas mezclas de blanco y los otros colores que tienes en tu paleta. Ten en cuenta que esta espuma es la que le da vida al cuadro, la que le proporciona luz.

Ejercicio terminado

Y ya tenemos terminada nuestra copia de “Paisaje de Guetaria” de Carlos de Haes. 

Como te decía la otra vez, las copias de cuadros de otros autores no se firman. Si quieres, puedes poner en el reverso tu nombre y siempre consignando que es una copia de tal cuadro y de tal autor.

Espero que lo hayas pasado tan bien como yo pintando este ejercicio. Y ya sabes, si tienes alguna duda, contacta con nosotros.

No te olvides de limpiar la paleta y los pinceles.

Hoy aprendiste a:
-pintar agua en movimiento,
-a pintar el mar y rocas
-y los rudimentos de la técnica de las marinas.

Bibliografía
DOERNER, Max: Malmaterial und seine Verwendung im Bilde, 1985
GUTIÉRREZ MÁRQUEZ, Ana. Carlos de Haes en el Museo del Prado 1826-1898, 2002
MACPHERSON, Kevin. Landscape painting. Inside & Out, 2010
MAYER, Ralph: The artist’s handbook of materials and techniques, 1991
©2019 Cristina del Rosso

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario