Cabeza de Medusa



COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE LA CABEZA DE MEDUSA


FICHA TÉCNICA

  • Obra: Cabeza de Medusa
  • Autor: Michelangelo Merisi da Caravaggio
  • Cronología: 1598
  • Estilo: Barroco
  • Técnica: Óleo sobre lienzo adherido a un escudo de madera
  • Dimensiones: 60 x 55 cm
  • Ubicación: Galleria degli Uffizi (Florencia, Italia).

CONTEXTO HISTÓRICO


Miguelangelo Merisi da Caravaggio comenzó su formación como pintor en el taller de Simione Peterzano en Milán para 1584, en donde aprendería todos los postulados artísticos impuestos por la Contrarreforma pero principalmente por Carlo Borromeo, cliente principal del taller de Peterzano y creador de Instrucciones obra que trata sobre la construcción de iglesias y de los castigos impuestos a los artistas que no respetaran el condecoro.

Bajo la tutela del maestro, Caravaggio aprendió mucho de la escuela de Venecia y de algunos artistas que le sirvieron de inspiración para sus primeras obras como Tiziano, Giorgione y Mategna, además de haberse cautivado por la técnica del sfumato de Leonardo da Vinci la cual aprendió instruido por el veneciano Giovanni Savoldo. Pero una realidad externa a su educación manierista fue la realidad bravi (matones, vagabundos y prostitutas), que empató a la perfección con su carácter de rebeldía y desobediencia. 

Para 1592 abandonó Milán y partió con rumbo a Roma, ciudad eterna la cual vivía un renacimiento a flor de piel gracias al impulso de los papas de la Contrarreforma. Durante su estadía en Roma anduvo vagando en busca de trabajo, pasando de taller en taller y trabajando hasta ganar 4 céntimos por cuadro. El naturalismo fue el estilo predominante de Caravaggio durante su estadía en el taller de Cavalier d´Arpino donde fueron encon¿tradas obras como Muchacho con cesto de frutas y Baco enfermo; en estas obras el naturalismo que utiliza Caravaggio va contra el idealismo clásico, en donde rechazó por completo el modelo tradicional de belleza.

El joven pintor se convenció de que se tenía que pintar sin miedo a la belleza real, tal y como se es vista por los ojos sin importar el impacto que esta causara en el espectador. Dentro del taller de d´Arpino conoció a un marchante francés quien se interesó por su trabajo y quien decidió ayudarlo a entrar poco a poco a la alta curia. Caravaggio no pintaba temas religiosos y como prueba de ello estaban sus obras realizadas y entregadas al marchante con temática callejera: La buenaventura y Baco. Pero esta postura anti religiosa llegó a su fin cuando pintó San Francisco recibiendo los estigmas mismo que impresionó al cardenal Francesco María del Monte, embajador del duque de Toscana en la Santa Sede.

El cardenal le ofreció a Caravaggio cobijo en el palacio Madama, donde estuvo bajo el cuidado del prelado. Para Michelangelo este cambio radical de ser un pintor de taller a un pintor reconocido lo hizo abandonar sus ambientes lúgubres y sórdidos que solía frecuentar y decidió enfocarse de lleno en la pintura. Las características de los cuadros durante ese periodo fueron tensión desconocida y el claroscuro, además del lenguaje de humor y horror; todos estos elementos se reúnen en varias de sus obras pero en especial en La cabeza de Medusa.


ANALISIS FORMAL 

La figura de la Medusa ocupa un lugar muy importante dentro de la mitología y las artes. En la literatura clásica se habla de una Gorgona (Medusa) de cabellos con serpientes quien convertía en piedra a todo aquel que se atreviera a mirarla a los ojos y quien murió a manos del semidiós Perseo quien la engañó y le mostró su reflejo en el escudo que llevaba para así poder decapitarla.

Dentro del contexto histórico del pintor, la Medusa fue parte de la tradición simbólica para Florencia, en especial para los Médicis, pues esta representaba un papel muy importante dentro del arte florentino; un claro ejemplo es la estatua de Perseo y la Medusa de Benvenuto Cellini la cual simboliza el poder del arte y el poder para cautivar con la belleza de algo viviente. 

Otra interpretación sobre la imagen de la Medusa es que era un tributo para el duque Cosimo y también una alegoría a su gran poder. Previa a la obra de Caravaggio, Leonardo da Vinci pintó una cabeza de Medusa la cual Giorgio Vasari describe como "la invensión más extraña y extravagante jamás concebida". Cabe señalar que el cardenal del Monte era aficionado a la alquimia, y veía en Leonardo a un migromante, por lo que pidió al lombardo que através de la observación de fenómenos naturales, realizara una medusa mucho más monstruosa y horripilante que la de da Vinci.
La Medusa de Leonardo da Vinci. Galleria degli Uffizi, (Italia)


ANÁLISIS ICONOGRÁFICO


Según Giovanni Baglione, la cabeza de Medusa fue realizada como regalo para el archiduque de la Toscana Fernando I, además del halago que este sintió por este detalle ya que la Medusa representaba para él el sómbolo de la virtud. Caravaggio plasma en su obra el momento exacto cuando Perseo corta de tajo la cabeza y en su expresión facial el miedo de ver por si misma su reflejo. 

A pesar de ser convexa, Caravaggio crea la ilusión de una superficie cóncava y de la cual se fía para proyectar fuerza y temor al espectador por la fuerza en su mirada y proximidad asombrosa, también da la impresión de que la cabeza está saliendo del cuadro. Otro elemento importante y bastante llamativo es la sangre goteante que emana del cuello de Medusa, además el horror que su rostro guarda y el silencioso grito al verse reflejada en el escudo de Perseo. Las serpientes en su cabello tienen su origen en un dibujo de Jacopo LigozziTanta fue la impresión de la Medusa, que el poeta Giovanni Battista escribió:


"¿Es esta Medusa, la de cabellos venenosos con miles de serpientes?
Así es; ¿no ves acaso cómo mueve los ojos, cómo los pone en blanco?
Huye, huye de su cólera, huye de sus desdén, pues si te alcanza su mirada
te convierte en piedra también"

Detalle de las serpientes en el cabello de la Medusa.
Detalle de la mirada de la Medusa.
Sangre originada por el corte de la cabeza. 


BIBLIOGRAFÍA


GARIBAY K, Ángel: Mitología griega. Ciudad de México, 2011.

CAMPS, Teresa: Grandes maestros de la pintura: Caravaggio. Barcelona, 2008.

GOMBRICH, Ernest: La historia del arte. New York, 2013.

LANGDON, Helen: Caravaggio. Bracelona, 2002.




Paloma Silva 


No hay comentarios:

Publicar un comentario