San Martín de Frómista


COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE SAN MARTÍN DE FRÓMISTA






FICHA TÉCNICA

  • Título: San Martín de Frómista 
  • Cronología: ca. 1066- ca. 1100
  • Estilo: Románico pleno
  • Materiales: piedra
  • Ubicación: Palencia, España

CONTEXTO HISTÓRICO ARTÍSTICO

La Iglesia de San Martín de Frómista se encuentra en la provincia de Palencia y pertenece a la comarca de Tierra de Campos, una pequeña localidad cercana a Carrión de los Condes y a la capital palentina. La iglesia forma parte de la ruta de peregrinaje más importante del mundo cristiano, el Camino de Santiago

Su fundación, según la historiografía hispana, se remonta a 1066, cuando doña Mayor, condesa de Castilla y viuda de Sancho el Mayor, entrega parte de sus bienes para la construcción de la iglesia. Sin embargo, algunas investigaciones - de carácter arquitectónico y escultórico - recientes insisten en que la cronología de esta iglesia es de 1100. Posteriormente, hacia 1118, el monasterio de San Martin fue concedido como donación por parte de la reina Urraca a las posesiones del priorato cluniacense de San Zoilo de Carrión de los Condes, y es a partir de este momento cuando el monasterio empieza a tener una importancia destacada, puesto que se encontraba en un emplazamiento que le permitía hacer una conexión con otras localidades que formaban parte de esa ruta de peregrinación y de trasiego de elementos culturales.

Es importante tener en cuenta que durante este período histórico, los monarcas, intentaron europeizar sus estados y se apoyaron en las reglas cluniascenses (una reforma de la orden benedictina), abandonando las antiguas normas monásticas. Asimismo, se implementó la liturgia romana dejando atrás el ritual hispanogodo. Durante la edad moderna, el edificio sufre algunas modificaciones y añadidos, entre ellas, la ampliación de la torre campanario que se encuentra sobre el actual cimborrio. Además, se construyó una torre independiente para poder acceder al campanario. En los siglos posteriores, la iglesia padece deterioros por el paso del tiempo y la mala conservación. Estas circunstancias dieron lugar a que el edificio se terminara cerrando por problemas de estabilidad.

Litografía, dibujo al natural por F. J. Parecerisa,
 en donde se muestra el estado de la iglesia con la torre independiente en la segunda mitad del siglo XIX

En el año 1894, el edificio fue declarado Monumento Nacional y un año después se inicia la intervención restauradora del arquitecto Manuel Aníbal Álvarez y Amoroso. Esta restauración tuvo como consecuencia el desarme de las naves central y lateral sur, el crucero y los ábsides mayor y meridional. Para algunos historiadores del arte y arqueólogos, estas intervenciones fueron demasiado agresivas, puesto que se alejan de su apariencia románica original. No obstante, es importante comprender que en aquella época, los documentos históricos eran escasos y esto supone un desconocimiento absoluto hacia la propia estructura en si. Asimismo, muchas de las piezas originales que se desmontaron durante la intervención se extraviaron y otras piezas fueron trasladadas al Museo de Palencia.


ANÁLISIS DE LA OBRA

San Martín de Frómista es un edificio pequeño, de planta basilical - muy similar a la de la catedral de Jaca - con tres naves de igual altura y con ábsides de planta semicircular. Las naves se separan a través de pilares cruciformes y están cubiertas con bóvedas de cañón apoyadas sobre arcos fajones. En el espacio central del crucero se levanta un cimborrio octogonal  que está cubierto por una cúpula cuyo peso recae sobre unas trompas. El empleo de estas técnicas arquitectónicas corresponden a un léxico constructivo y ornamental impuesto por las órdenes monásticas reformadoras (Cluny).

Interior de la iglesia donde podemos ver las naves separadas por los pilares cruciformes
Interior del cimborrio apoyado en las trompas

En el exterior tenemos la fachada occidental con unas torrecillas circulares en las esquinas y es probable que en su interior existiera un espacio privilegiado destinado a los enterramientos. Asimismo, podemos observar vanos escalonados en arquivoltas y columnas acodilladas, una rica decoración bajo los aleros de las puertas y tejados de canecillos con formas de animales, seres fantásticos y mitológicos, seres humanos, entre otros. También se resalta esa decoración ajedrezada de piedra a diferentes alturas en las fachadas, a modo de cornisas, y también en los vanos

Fachada exterior con las dos torrecillas circulares en las esquinas
Canecillos con formas de seres fantásticos y decoración ajedrezada sobre ellos

Algunos especialistas consideran que el tratamiento que se les da a estas representaciones escultóricas tienen una estrecha relación con la decoración de la catedral de Jaca y que existe una posibilidad de que estas decoraciones hayan sido esculpidas por el mismo taller de artistas. De la misma manera, resultan curiosas las decoraciones de los capiteles del interior de la iglesia, puesto que su iconografía representa episodios bíblicos, como los de Adán y Eva, y temas de carácter moralizante como la fábula de la zorra y las uvas.

Capitel con representación del Pecado Original
Capitel con la representación de la zorra y las uvas

Uno de los aspectos formales que más nos llama la atención de la iglesia de San Martín de Frómista es su cabecera con los tres ábsides semicirculares, siendo el central el más importante y destinado a acoger el altar. Actualmente, desconocemos cuál fue su decoración interior pues el edificio se presenta austero y carente de decoración en sus muros. No obstante, San Martín de Frómista es uno de los monumentos referentes del románico español que destaca por su belleza, proporción y armonía. 

Cabecera de San Martín de Frómista

BIBLIOGRAFÍA

- BANGO TORVISO, Isidro (1989): El Arte Románico, Historia 16, Madrid.

- BANGO TORVISO, Isidro (1966): Arte Medieval I, Historia 16, Madrid.

- MARTÍN GONZÁLEZ, Juan José (2010): Historia del Arte I: De la Antigüedad al final de la Edad Media, Gredos, Madrid.

- GARCÍA BLAS, Laura (2013), "San Martín de Frómista. Revisión historiográfica de su construcción y restauraciones", en De Medio Aevo, vol 4, nº 2, pp. 69-102.

Cristina Reyes Pacheco

No hay comentarios:

Publicar un comentario