El muralismo en México



EL MURALISMO EN MÉXICO







BREVE CONTEXTO HISTÓRICO

El muralismo mexicano es de los movimientos de mayor fuerza en todo América Latina. Las obras más representativas de esta corriente son resultados de un pensamiento colectivo sobre la política y el nacionalismo además de rescatar los aspectos étnicos, mitológicos e históricos del país. La Revolución mexicana llegó a "revolucionar" el ámbito estético en los murales además de las ideas marxistas que compartían especialmente Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco.


La estética marxista presente en la filosofía de la pintura mural, tiene que ver más con las actividades artísticas que sólo con la ideología. Al observar algunos murales es bastante sencillo entender la postura ideológica en la que sus creadores basaban su creencia. Aunque en el momento auge del muralismo los tres grandes pintores compartían la misma ideología, con el tiempo esta fue cambiando: Orozco tomó estas ideas para la identidad de sus obras, Rivera siendo militante del Partido Comunista Mexicano se abrió de una postura radical a una más abierta; y Siqueiros  militante del mismo partido, asumió estas ideas en la cosmovisión de sus obras.

(A la izquierda David Alfaro Siqueiros, al centro José Clemente Orozco, a la derecha Diego Rivera) Fototeca Nacional

Una de las lineas cambiantes dentro del muralismo es la colectividad laboral, ya que los murales eran de grandes magnitudes y por ello implicaba el trabajo de más personas en su realización, dejando detrás el concepto del individualismo abriéndole paso al de fuerza colectiva. Otra línea o ruptura es la separación de los trabajos artísticos como piezas de museo para pasar a los edificios y espacios públicos; lo que permitía que el espectador fuera más libre y lograra así una interpretación propia del mural.

Para las técnicas de realización, los muralistas filtraron técnicas europeas lo que hizo evidente las vanguardias artísticas de latinoamérica, las cuales tenían dos rumbos: el ideológico enfocado en temas de identidad nacional (principalmente en México) y el otro estético-cosmopolita (Argentina y Brasil). Un ejemplo de identidad nacional en México es la obra de Diego Rivera Paisaje Zapatista en donde Rivera expresó una de las vertientes políticas de la Revolución mexicana liderada por Emiliano Zapata (líder revolucionario al cual su radicalismo y convicciones le costaron la vida).

Todas las derrotas y sacrificios por los que Zapata pasó fueron resumidos en este cuadro donde también resaltan las dificultades del proceso revolucionario mediante trazos gruesos, abstractos y verticales en donde se aprecia un rifle sobre un sombrero mexicano (la figura de Zapata). El fondo del cuadro muestra un profundo paisaje pero no el paisaje verde y frondoso como se espera, sino que es gris y árido, como la situación actual del país. Para 1921, José Vasconcelos es nombrado secretario de Educación Pública, poniendo a disposición de los artistas los espacios públicos para su trabajo; fue así como los tres principales muralistas mexicanos comenzaron a formar su legado pictórico.

"Paisaje Zapatista", Diego Rivera 1915. Museo Nacional de Arte

DAVID ALFARO SIQUEIROS

Siqueiros a diferencia de Orozco, Rivera u otros muralistas, pintaba más sobre escenas futuristas que prehispánicas o de paisajes como lo hacía Gerardo Murillo (Dr. Atl) o Fernando Leal. Se le conoce como El Coronelazo por su participación en la Guerra Civil Española como teniente coronel en 1937. Este pintor veía el mural como un espacio polidimensional y un espectáculo cinematográfico para las masas, además del papel social del hombre destinado a luchar por conseguir su libertad. Entre los elementos principales en la obra de Siqueiros y su vanguardia futurista destacan las líneas, formas geométricas y diagonales, que además de crear una idea extravagante para el espectador, jugaba también con los espacios arquitectónicos plasmados en sus murales.

"El Coronelazo" (Autorretrato), David Alfaro Siqueiros. Colección del Museo Nacional de Arte
"Del Porfirismo a la Revolución", David Alfaro Siqueiros. Museo Nacional de Historia (Castillo de Chapultepec)

DIEGO RIVERA

Resumiendo su larguísimo nombre (Diego María de la Concepción Juan Nepomuceno Estalisnao de la Rivera y Barrientos Acosta y Rodríguez), Rivera fue otro de los tres principales pintores de mural en México, además de ser uno de los pintores más reconocidos a nivel mundial. La escuela de Diego Rivera tenía bases renacentistas las cuales aprendió durante su estadía en Europa, además de practicar las técnicas de cubismo, orden y armonía. Una vez ganado por la identidad mexicana, exploró los textos antiguos y muchos vestigios para entender aun más el origen de su pueblo.

Entre sus obras principales destacan "La Epopeya del Pueblo Mexicano" (fotografía inicial) mural colosal ubicado en el Palacio Nacional en donde por secciones plasmó los diferentes momentos de la historia de México desde la época prehispánica, pasando por la Conquista y Colonia Española, hasta la guerra de Independencia, la Reforma y la Revolución mexicana. Otra obra importante y pro mencionar la más conocida es "Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central", mural que compartió autoría con Rina Lazo y Pedro Peñaloza. Al igual que la epopeya, en este mural Rivera plasmó personajes importantes de la historia de México pero con un aspecto más relajado al primero, ya que sitúa la escena en uno de los paseos más importantes de la ciudad; La Alameda Central; además de incluir figuras como la Catrina de Posadas quien representa el humor y respeto con el que los mexicanos ven a la muerte.

Fragmento de "Epopeya del Pueblo de México", sección norte: La Revolución mexicana. Palacio Nacional, Ciudad de México
Fragmento central de "Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central". Museo Diego Rivera

JOSÉ CLEMENTE OROZCO

Orozco es conocido por ser el pintor del occidente del país, además de ser quien decoró la capilla principal del Hospicio Cabañas en Guadalajara, donde están plasmados al igual que con Rivera y Siqueiros 57 frescos de la historia de México pero con la versión del pintor sobre esos temas. Fue un pintor movido por el expresionismo y de esta forma plasmó desde la madre Coatlicue dando a luz, fragmentos de la Conquista española y parte de la historia de la ciudad de Guadalajara, en especial la figura del Obispo Cabañas y Crespo fundador del recinto. Al centro de esta capilla se  encuentra la obra emblemática de Orozco: "El hombre de fuego"

A primer vistazo es un hombre desnudo y como lo dice su nombre, envuelto en llamas rodeado de otros tres personajes desnudos también. La paleta de colores que Orozco utilizó juega con la mente del espectador, ya que además de resaltar elementos del cuerpo de cada uno de los hombres, conforme avanzas el hombre central parece que va avanzando. José Clemente Orozco representó los cuatro elementos con los que se compone la tierra: agua, tierra, viento y fuego; ó los cuatro tipos de pensamientos en los que se definen los hombres: Teológico, metafísico, científico y de fuego, la culminación de todos los conocimientos.

José Clemente Orozco. Colección Cabañas
"El hombre de fuego". Cúpula de la Capilla del Hospicio Cabañas. Guadalajara, Jalisco
Además de estos tres grandes maestros del muralismo mexicano, existieron muchos más que al igual que ellos plasmaron su visión sobre la situación politico-económica del país. Cabe recordar que el nacionalismo que se dio con mucho fervor durante el romanticismo del siglo XIX es la base de estos artistas, recordar al pueblo por lo que nuestros antepasados han vivido es símbolo de unión y fervor para el pueblo de México.


BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA

BÉISTEGUI DE ROBLES, Dolores: Memoria: Congreso internacional de muralismo en el Colegio de San Ildefonso. Ciudad de México, 1999.

JAIMES, Héctor: Filosofía del muralismo mexicano: Orozco, Rivera y Siqueiros. México, 2012.

ROCHFORT, Desmond: Pintura mural mexicana: Orozco, Rivera, Siqueiros. México, 1993

ARQUEOLOGÍA MEXICANA:

CULTURA GENIAL:

MURALES MUSEO DE HISTORIA:
https://mnh.inah.gob.mx/murales


Paloma Silva

No hay comentarios:

Publicar un comentario