Teseo y el minotauro


COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE TESEO Y EL MINOTAURO



FICHA TÉCNICA

  • Título: Teseo y el minotauro
  • AutorAntonio Canova
  • Cronología: 1781/1783
  • Estilo: Neoclasicismo
  • Material: Mármol
  • Ubicación: Victoria and Albert Museum, Londres



MITO

Cuenta el mito que el rey de Atenas estaba obligado a entregar anualmente un tributo de catorce jóvenes, siete de cada sexo como alimento al Minotauro, un monstruo mitad hombre mitad toro que habitaba en el laberinto construido por Dédalo. Teseo, hijo de Egeo, rey de Atenas, se presenta voluntario para ir a Creta como uno de los catorce jóvenes del tributo anual, con la intención de matar al Minotauro y liberar a su patria de esta especie de maldición. Al llegar a Creta se enamora de la princesa Ariadna, hija del rey Minos, y esta le proporciona los medios necesarios para matar al monstruo, así como un ovillo de hilo con el que poder encontrar el camino de vuelta dentro del laberinto. Teseo consigue matar al Minotauro y regresa vencedor a Atenas, llevándose consigo a Ariadna.


ANÁLISIS DE LA OBRA

Nos encontramos ante una de las obras más importantes del artista neoclásico Antonio Canova, quien plasma en mármol este conjunto escultórico tras recibir un encargo en 1781 de Girolamo Zulian, embajador de Venecia en Roma. Lamentablemente, una vez finalizada la obra no terminó de agradar a su comitente, quien acabó cediéndosela al propio artista y vendiéndola este por una gran suma de dinero. 

El tema plasmado en la escultura no fue impuesto por Girolamo Zulian, sino que fue una elección libre del artista, quien tuvo diversas dudas en cómo representar la obra, si en el momento de la lucha o en una situación de serenidad. Finalmente, Canova se decantó por plasmar un tema sereno, mucho más acorde con la nueva percepción artística y alejado del enfoque típico del dramatismo de la lucha con el monstruo del que se pretendía escapar.

El estilo del artista estuvo inspirado en gran parte en el arte de la Antigua Grecia, llegando a ser considerado por muchos como el mejor escultor europeo desde Bernini.​ No tuvo discípulos directos, pero influyó en la escultura de toda Europa sobre su generación, manteniéndose como una referencia durante todo el siglo XIX, especialmente entre los escultores de la comunidad académica. Para Canova el objeto de la escultura no era representar el mito ni la historia que hay detrás de los personajes, que son una mera excusa para componer una obra de marcado carácter clásico sino sobre todo desde el punto de vista estético.

El escultor plasma al joven Teseo tras el momento de la muerte del Minotauro, representándose las figuras conectadas formando un bloque unitario, aunque la de Teseo manifiesta un contraposto que le permite mostrarse con autonomía respecto a la posición abatida y yacente del minotauro, sobre el que se posa sentado. Hay que prestar una especial atención al modo de representar al joven héroe, con una anatomía robusta, idealizada, en la que el artista hace una exaltación de la belleza física del cuerpo humano, siguiendo las ideas de Winckelmann.

El tema de Teseo y el Minotauro ha sido plasmado en diversas ocasiones a lo largo de la historia pero la manera en la que la concibió  Canova jamás había sido representada antes, ni en escultura ni en pintura, con el héroe ya victorioso, sentado sobre el cuerpo del monstruo, contemplando el resultado de su hazaña, la composición obtuvo un éxito inmediato, abriéndole las puertas del mecenazgo romano. 

La tipología del héroe desnudo es típica desde la Antigüedad, cuando en las celebraciones de atletismo en los festivales religiosos los atletas competían desnudos, y los griegos los consideraban asociaban el desnudo con la gloria, el triunfo y la excelencia moral. El desnudo se convirtió con el paso del tiempo en el vehículo excelente para la expresión de valores éticos y sociales fundamentales de la sociedad griega.

Para concluir, hay que destacar la textura que Canova consigue aportar a sus esculturas, conseguida mediante un proceso a base de piedra pómez realizado tras concluir la obra y mediante el cual aporta una pátina al mármol que contribuye a que éste pierda la frialdad propia de este material.


BIBLIOGRAFÍA

HARD, Robin y CANO CUENCA, Jorge: El gran libro de la mitología griega. Madrid, 2008.

GRAVES, Robert: Los mitos griegos. Barcelona, 2012. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario