Ángel Custodio


COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE ÁNGEL CUSTODIO


FICHA TÉCNICA

  • Obra: Ángel custodio del Reino de Valencia        
  • Autor: Juan de Juanes
  • Cronología: 1555-1560
  • Estilo: Renacimiento
  • Material o materiales: Óleo
  • Técnicas: Óleo sobre tabla
  • Soporte: Tabla
  • Ubicación: Museo de la Catedral de Valencia

CONTEXTO

Juan de Juanes es un pintor valenciano nacido en la primera década del siglo XVI. Se forma en el taller de su padre, Vicent Macip, y aprende de él la iconografía italiana religiosa que le convertirá en un pintor clave del Renacimiento español y un importante representante de la pintura eclesiástica renacentista valenciana.

Juan de Juanes toma las influencias italianas y las adapta a su propio estilo. Historiográficamente, se duda de si el pintor visitó Italia o simplemente se nutrió de las corrientes que llegaban al Reino de Valencia, como por ejemplo la presencia pasada de los italianos San Paolo de Leocadio y Fracesco Pagano como pintores en la Catedral de Valencia.

Más allá de su estilo renacentista de colores puros, la maestría de Juanes radica en haber sabido configurar tipos iconográficos muy importantes que, a posteriori, serán decisivos para la Iglesia. En el momento en el que Juan de Juanes recibe encargos, es un momento de tensión a nivel religioso ya que hay diversas herejías ganándole terreno a la Iglesia, por ello se pone en marcha todo un programa iconográfico desde la propia Iglesia con una voluntad publicitaria y como incentivo para los fieles. El papel de Juanes es muy relevante dado que desarrolla tipos iconográficos tan importantes como el Salvador Eucarístico, la Inmaculada, y con menos exclusividad, las Santas Cenas. Esto quiere decir que Juan de Juanes realizaba muchas versiones con estas temáticas, que servían para hacer propaganda de los beneficios de la religión cristiana y para dar a conocer el mensaje eclesiástico y eucarístico.

En el panorama valenciano, genera toda una promoción del ámbito local en la que impulsa tanto a los santos como a las reliquias de la ciudad. A nivel estilístico e iconográfico, va a generar toda una corriente de seguidores de gran nivel, como por ejemplo Francisco Ribalta.


ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

En esta obra Juan de Juanes nos presenta al Ángel Custodio del Reino de Valencia.

En 1446 se establece el culto al ángel custodio, siendo un símbolo de protección del Reino de Valencia. Con su correspondiente fiesta, este ángel es representado en emblemas y blasones relativos a la ciudad valenciana, así como en las puertas de la muralla de la ciudad.

Iconográficamente, el ángel aparece representado con una espada y una corona, en alusión a la defensa que ejerce sobre el Reino de Valencia.

Anteriormente Juan de Juanes ya había realizado varios ángeles custodios, pero siempre en tamaño reducido y situado en el guardapolvo del retablo. Muestra de ello son el Retablo del Cristo de Fuente la Higueruela y el Retablo del Cristo de la Parroquia de San Nicolás de Valencia, donde Juanes representa respectivamente un ángel custodio que hace pareja con un San Miguel, también a pequeña escala y en el guardapolvo. Aquí vemos las primeras versiones de lo que finalmente constituirá el Ángel Custodio realizado individualmente en la obra que nos ocupa. Este, además de un mayor tamaño, tiene mayor magnificencia al ser retratado con un ropaje más vaporoso.




ANÁLISIS FORMAL

 En esta obra en la que Juan de Juanes adapta estos ángeles custodios anteriores que estaban incluidos en retablos, vemos que el ángel ocupa toda una obra individual, siendo el único protagonista de la tabla.

El ángel, de cabellos rubios al viento y rostro dulcificado, aparece sobre un fondo formado por un paisaje rocoso y restos de arquitectura que nos pueden recordar a los paisajes de Leonardo, maestro de varios de los pintores valencianos de la generación previa a la de Juanes.



Es interesante detenerse en la vestimenta y compararla con los dos ángeles custodios anteriores. En la obra de San Nicolás vestía únicamente una túnica roja. En la de Fuente de la Higuera esta túnica roja se cubre con un manto recto y una estola cruzada en el pecho. En esta obra, la túnica blanca vaporosa contrasta con el manto rojo que se mueve en el aire, indicándonos grandiosidad y solemnidad.

Podemos observar sus alas, así como la espada y la corona que porta en la mano, estando esta última ricamente labrada. Pese al aire de dulzura que desprende, la actitud sobria del ángel alude a su función como protector del Reino de Valencia y a la fortaleza que supone para la ciudad.



CURIOSIDADES

El icono de ángel custodio se puede encontrar en muchos lugares de Valencia, como en un escudo en relieve en el Palau de la Generalitat, en el retablo cerámico gótico del exterior de la Catedral, y dentro de la Catedral otro par de veces más: en la capilla de San Miguel Arcángel y en el retablo de la capilla de San Dionisio y Santa Margarita. ¿Os animáis a acercaros y contar cuántos sois capaces de encontrar?



BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA


SAMPER EMBIZ, Vicente. La luz de las imágenes: II. Áreas expositivas y análisis de obras.

BENITO DOMENECH, Fernando. Joan de Joanes. Una nueva visión del artista y su obra.


Celia Ramiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario