La Casa de los Dragones


COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE LA CASA DE LOS DRAGONES DE VALENCIA







FICHA TÉCNICA

  • Obra: La Casa de los Dragones
  • Autor: José María Manuel Cortina
  • Cronología: 1901
  • Estilo: Modernismo
  • Material o materiales: Cemento
  • Ubicación: Calle Jorge Juan nº 3, Valencia.

CONTEXTO

A finales del siglo XIX surge el modernismo, una corriente artística de carácter decorativo que aboga por la decoración naturalista y por los revivals historicistas. En cada país e incluso en cada ciudad, este estilo va a tener unas características concretas, si bien hay una serie de aspectos generales. En el caso del modernismo valenciano, está fuertemente influido por el modernismo austríaco, llamado Sezession.

Si bien actualmente se conoce más el modernismo catalán, representado principalmente por Gaudí, en Valencia también hubo toda una serie de arquitectos que hicieron obras modernistas de gran valor.

Algunos de estos arquitectos modernistas valencianos son Francisco Mora Berenguer (arquitecto del Mercado de Colón), Demetrio Ribes Marco (arquitecto de la Estación del Norte) y José María Manuel Cortina, autor de la obra que nos ocupa.

ANÁLISIS FORMAL

La Casa de los Dragones es un edificio de viviendas situado en una importante calle de Valencia. Se divide en cuatro plantas: un bajo dedicado a comercios, un entresuelo, y dos pisos superiores de viviendas. Esto en parte fue novedoso porque en el momento, la planta baja se solía usar como vivienda y no como comercio. Todavía hoy mantiene esta distribución.

Ocupa la esquina entre dos calles, siendo la fachada ubicada en el punto de la esquina lo que constituye la fachada principal del edificio. Por tanto la fachada principal es un chaflán.

Lo significativo del edificio lo constituye el exterior. A nivel estructural, nos recuerda a construcciones medievales ya que tiene influencias de una subcorriente modernista llamada neogótico, que consiste en reinterpretaciones de la arquitectura gótica con cierta libertad. Aun así, este edificio no se califica como neogótico si no como “medievalismo fantástico” un estilo propio del arquitecto Manuel Cortina. Este medievalismo fantástico se caracteriza por el uso de elementos medievales que evocan el gótico y el románico, pero también la presencia de aspectos fantásticos como, en este caso, dragones.

La fachada principal está rematada como si fuese una fortaleza o un torreón defensivo, aludiendo a esta reinterpretación medieval. La puerta, enmarcada por columnas, está coronada por un particular rosetón que a cada lado tiene decoración floral y dos pequeños lagartos o dragones. Esto lo veremos en todo el edificio: la presencia de flores (concretamente rosas) y de dragones. En el análisis iconográfico averiguaremos el porqué de esta temática.

A cada lado vemos columnas voladas, también con decoración floral, y coronando el conjunto una locomotora con una estrella y en la parte superior un dragón. Este dragón lleva un escudo con una C, escudo que se repite a lo largo de la edificación. La inicial hace referencia al apellido del arquitecto, Cortina.

En las partes laterales del edificio, que están cada una en una calle, vemos un cambio de color del amarillo pastel a un rojo ladrillo. En cada lateral hay una especie de fachada, simétrica respecto a la de la otra calle, que nos muestra una enorme columna con decoración floral. La columna está rematada por la locomotora con la estrella y descansa sobre un dragón labrado en el muro.

ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

En primer lugar el elemento que es más extraño es la presencia de la locomotora con la estrella. Esta máquina hace referencia al progreso industrial que se estaba viviendo en el momento pero, concretamente, a la Estación del Norte. La Estación fue inaugurada 16 años después de la construcción de este edificio, pero ya estaba en proceso y era todo un acontecimiento para la ciudad. La estrella es el escudo de la Compañía de Ferrocarriles del Norte, que eran los que estaban a cargo de la construcción de la Estación.

Cabe hacer una breve reflexión: si bien es evidente que la locomotora alude al progreso, también puede ser una pequeña alusión al modernismo valenciano. La Estación del Norte es el edificio modernista valenciano por excelencia, es el primero que ve el turista al llegar a la ciudad, y está repleto de elementos regionales que hablan de Valencia, como los mosaicos de falleras, de la huerta, o las decoraciones con naranjas. Es una poesía arquitectónica a la ciudad de Valencia, y el estilo de esta obra es modernista, cosa que solo puede causar orgullo a un arquitecto modernista y valenciano como es Cortina.

Volviendo a la Casa de los Dragones, recibe su nombre por la presencia de este ser mitológico alado. Como ya hemos visto, las dos decoraciones clave del edificio son los dragones y las rosas. ¿A qué historia puede aludir? A la historia de San Jorge y el Dragón (o Sant Jordi i el drac). San Jorge, según la leyenda, era un caballero que fue a rescatar a una princesa que era presa de un dragón. Al matarlo, de su sangre brotó un precioso rosal, y San Jorge tomó una de aquellas rosas y se la regaló a la princesa. En conmemoración a esta historia se celebra el Día de Sant Jordi, en el que es tradición regalarse un libro y una rosa como recuerdo de esta leyenda. Esta historia ha inspirado varias obras arquitectónicas, como la Casa Batlló de Gaudí en Barcelona, ya que combina elementos como la naturaleza, las flores y el ambiente medieval, que son recurrentes en el estilo modernista.


BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA

Benito Goerlich, Daniel (1992). Arquitectura modernista valenciana.
VV.AA. (Colomer Sendra, Vicente) (2002). Registro de Arquitectura del Siglo XX en la Comunidad Valenciana 

GALERÍA DE IMÁGENES












No hay comentarios:

Publicar un comentario