Las Crónicas de Núremberg

"In principio creauit deus celum et terram" 

COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE LAS CRÓNICAS DE NÚREMBERG O LIBER CHRONICARUM


FICHA TÉCNICA

  • Obra: Las Crónicas de Núremberg (Liber Chronicarum)
  • Autores: Anton Koberger, impresor; Hartmann Schedel, escritor; Michael Wolgemut, Wilhelm Pleydenwurff y Alberto Durero, ilustraciones.
  • Cronología: 12 de julio de 1493 en Núremberg
  • Estilo: Renacimiento alemán
  • Técnica: Tipografía y grabado xilográfico
  • Soporte: Papel
  • Ubicación: Biblioteca de la Universidad de Sevilla (A 335/110)

Más de medio milenio después de su primera edición, el Liber Chronicarum, conocido en castellano como Las Crónicas de Núremberg, impreso en 1493, sigue siendo uno de los mayores hitos de la historia del libro. No es sólo uno de los primeros libros que fueron impresos – conocidos como incunables – sino también uno de los libros técnicamente más avanzados de los comienzos de la imprenta, y el primero que integró un gran número de ilustraciones y texto con una extraordinariedad inigualable hasta el siglo XX.

Se trata de una historia universal, ilustrada, desde el Génesis hasta el año 1490, acompañada de los acontecimientos y personajes más memorables de la época, junto con mitología, leyendas y fenómenos extraordinarios. Su producción editorial fue financiada por dos comerciantes de Núremberg, Sebald Schreyer (1446–1503) y Sebastian Kammermeister (1446–1520), originariamente escrito en latín por Hartmann Schedel, e impreso en el taller de Anton Koberger (c.1440 - 1513).

Primera página, con un íncipit, se lee: "Registrum huius operis libri cronicarum cu[m] figuris et ymagi[ni]bus ab inicio mu[n]di". 

CONTEXTO HISTÓRICO

Núremberg era una de las ciudades más grandes del Sacro Imperio Romano Germánico en 1490 y centro del humanismo y renacimiento alemán, caracterizado por la continuación del estilo gótico hasta bien entrado el siglo XVI. Mientras que la llegada de lo clásico tuvo poca resonancia histórica en gran parte de Alemania, en otros aspectos fue una clave indispensable para la difusión del nuevo pensamiento humanista en Europa, y esta clave se encontró en la invención de la imprenta con tipos móviles por Johannes Gutenberg (c.1440), que desde entonces permaneció como un monopolio alemán durante algunas décadas hasta que se produjo su difusión por el resto del continente. En consecuencia, la xilografía - en planchas de madera - y el grabado calcográfico – en planchas de metal blando - para adicionar imágenes al texto estaba más desarrollado en Alemania que en cualquier otro lugar. A pesar de ello, la mayoría de los incunables y libros impresos eran de composiciones sencillas, para así aprovechar todo el espacio que la hoja de papel ofrecía, razón por la cual esta obra destacó ya en época incunable por sus ilustraciones.

Las Crónicas de Núremberg fue un ambicioso proyecto conjunto, abordado desde 1488. Anton Koberger, era el impresor y editor más grande de Europa en ese momento, y el más poderoso de su época. El gran taller de Michael Wolgemut, entonces el principal artista de Núremberg, proporcionó el diseño y las ilustraciones junto con Wilhelm Pleydenwurff. Alberto Durero (1471–1528), el mayor artista del Renacimiento alemán, ahijado de Korberger, comenzó su carrera como aprendiz en el taller de Wolgemut y pudo haber participado en el diseño de algunas de las ilustraciones; durante toda la época renacentista, el sur de Alemania fue centro de muchas publicaciones y era común que los pintores estuvieran también cualificados para realizar xilografías y grabados para ellas.

Hartmann Schedel, autor del texto, era médico y bibliófilo, ávido coleccionista de obras de humanistas del renacimiento italiano y alemán. Las Crónicas de Núremberg se publicó originalmente en latín el 12 de junio de 1493, poco después se encarga a George Alt (1450–1510), la traducción de la obra en alemán se publicó el 23 de diciembre de 1493. Ediciones tanto latinas y alemanas fueron impresas por Antón Koberger. La edición alemana, además de las diferencias estéticas - como el tipo de letra -, es más breve debido a las modificaciones realizadas en función del ejemplo de lector al que cada edición iba dirigida: el latín estaba dirigido al mundo teológico y académico; el alemán, a la burguesía emergente, que no poseía educación universitaria. 

Aunque escrita en un período histórico ya enmarcado en el Renacimiento, sigue en gran medida la tradición narrativa de las crónicas universales medievales. Dichas obras de carácter histórico, siguen la división de la historia de San Agustín en "Seis Edades", en analogía a los seis días de la creación, - a las que Hartmann Schedel añade una séptima - y relatan los principales eventos de la historia de la humanidad dentro del marco narrativo y cronológico de la Biblia. Por este motivo, este compendio ilustrado de la historia mundial, dividida en siete capítulos, comprende las siete edades del mundo de la siguiente manera:
  • La primera edad: del Génesis al Diluvio.
  • La segunda edad: hasta el nacimiento de Abraham.
  • La tercera edad: hasta el rey David.
  • La cuarta edad: hasta el cautiverio en Babilonia.
  • La quinta edad: hasta el nacimiento de Jesucristo.
  • La sexta edad: la época actual, hasta 1490.
  • La séptima edad: el Juicio Final y Apocalipsis.
Entre el capítulo dedicado a la sexta edad y el correspondiente Juicio Final, hay unas hojas en blanco con la intencionalidad de dejar en ese punto una obra cuya historia queda abierta o inacabada, Koberger dejó reservadas estas páginas para que en un futuro se plasmaran los hechos acaecidos en ese tiempo.


ANÁLISIS FORMAL

En sus comienzos, los incunables se parecían mucho a los manuscritos, el Liber Chornicarum es uno de los más valiosos conservados y una muestra de cómo evolucionó el arte del libro en los inicios de la imprenta, ilustrando una nueva relación entre texto e imagen.

Con alrededor de 660 páginas en formato in-folio, de aproximadamente 44x67cm, se trata de una edición muy cuidada y ricamente ilustrada con unas 650 xilografías de gran valor artístico, a partir de las cuales se crean 1800 imágenes, ya que muchas de ellas fueron reutilizadas varias veces a lo largo del libro, como es el caso de las ciudades o los retratos. Para componer el texto de la crónica, Hartmann Schedel se inspiró en la obra humanista Supplementum Chronicarum, de Giacomo Filippo Foresti, impresa en Venecia en 1483. 

Páginas del Supplementum Chronicarum (1483)

Las vistas de ciudades son de gran interés artístico y topográfico, pues fue el primer libro en el que las imágenes de la ciudad fueron protagonistas. Introduce el interés por representar la imagen real de la ciudad, compuesta por unos elementos comunes que la caracterizaban y remitían a su propio concepto, como las murallas, símbolo de su fortaleza, o las torres y cúpulas de los templos y palacios, reflejo del poder político y religioso. 

Vista de Florencia, a doble página, donde se puede distinguir la cúpula de Santa María del Fiore.

Cuando un coleccionista de finales de siglo XV y comienzos del XVI compraba la crónica, se encontraba ante la opción de comprar una copia a color o sin color en los grabados. Si elegía la opción a color, podía comprar una copia ya pintada en el taller o llevar una copia sin pintar a un pintor de su elección posteriormente. Por ello, muchas copias del libro fueron coloreadas a mano tiempo después de ser impresas, incluso las ilustraciones de mayor tamaño se llegaron a vender por separado como grabados independientes, a menudo coloreados a mano con acuarela.

Ejemplar en latín coloreado, ubicado en la BNE (INC/884)

ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

En nuestro intento de comprender mejor Las Crónicas de Núremberg desde una perspectiva histórica y artística nos encontramos inevitablemente con la gran riqueza iconográfica que alberga.

Las más de 1.800 ilustraciones, realizadas en los talleres de Wolgemuth, en el que aprendía el joven Durero, y Pleydenwurff, son imágenes de muy variada temática: religiosa, mitológica, histórica y geográfica, ofreciendo además un amplio repertorio de vistas de ciudades. Estas vistas son lo más característico del Liber Chronicarum y de ellas una tercera parte son reconocibles por su topografía y edificios principales, reproduciendo fortificaciones, puentes, palacios e iglesias con rasgos de los estilos arquitectónicos locales. Mención especial merece la vista de Nuremberg, ciudad del editor, a doble página completa, con indudable carácter propagandístico. La obra contiene, además, dos mapamundis: el primero, basado en la configuración de Ptolomeo; el segundo, un mapa de Europa Central y Oriental, y además el primero que aparece en un libro impreso.

Grabado a doble página completa con la vista de Nuremberg.

Las ilustraciones realizadas con grabados a página completa son auténticas obras maestras dentro de la técnica. Ejemplo de ello es la primera ilustración que aparece, dando comienzo a la primera parte, un retrato de Dios entronizado en el momento de la creación del mundo. Toda esta parte está repleta de grandes ilustraciones con escenas del Génesis, incluyendo la creación de Adán, el Pecado original y el Arca de Noé. Por lo general, estas xilografías de mayor tamaño se utilizan para representar los eventos más importantes, recurso también empleado en las laboriosas ilustraciones referentes al Apocalipsis, muy detalladas y cargadas de un expresionismo propiamente centroeuropeo.

Grabados de Dios entronizado (izq.), la creación de Eva (centro) y la llegada del Anticristo (derch.)


Contiene cientos de retratos acompañados de breves reseñas biográficas, estos se ubican a los lados izquierdo y derecho intercalando el texto e incluyen a personajes históricos en ocasiones acompañados de su genealogía, que desde una perspectiva textual eran muy difíciles de descifrar, motivo por el que los ilustradores emplearon varios diseños para explicar claramente las relaciones familiares altamente complejas descritas en el texto. Además de dioses y reyes, también nos encontramos retratados a filósofos, como Sócrates, Platón o Aristóteles, dramaturgos como Sófocles, y Cleopatra, faraona ptolemaica, entre otros eruditos medievales. Es interesante notar que todos ellos visten con ropajes de época contemporánea a la creación del libro, del mismo modo en que se hacía en las pinturas de la época.

Judith con la cabeza de Holofernes.


Junto a los relatos de la vida y sufrimientos de múltiples mártires y santos reconocidos, a modo de hagiografía, aparecen su retratos o representación de sus martirios, a veces mostrándonos escenas con cierto nivel de acción, como la Judith que porta la cabeza de Holofernes, a quien acababa de decapitar, o las crudas escenas del martirio de San Bartolomé.

Grabados con los martirios de San Bartolomé (izqu.), San Pedro, crucificado boca abajo, y San Pablo, decapitado (derch.).


Las razas imaginarias también tienen su lugar, son fantasiosas criaturas de origen mitológico y medieval, seres marginados, que viven en los extremos más externos del mundo, lugares inhabitables que no aparecen en los mapas. Son varios los monstruos representado y entre ellos encontramos un hombre con muchos brazos, un acéfalo, un esciápodo, el centauro o un hermafrodita, entre otros.

Diferentes grabados con las especies humanas monstruosas.


Para finalizar, un ejemplo representativo de la presencia de la mano de Durero es la futura obra xilográfíca de enorme expresividad que llevará a cabo el artista, claramente inspirada en las ilustraciones de Las Crónicas de Núremberg. Reflejo de ello será su serie de grabados xilográficos realizada en 1498 del Apocalipsis, obra maestra en el campo del grabado. 

Grabados del Juicio Final, a la izqu. en Las Crónicas de Nuremberg (1493), a la derch. en el Apocalipsis de Durero (1498).

El Liber Chronicarum fue todo un best seller en la época - a pesar de su elevado precio -, llegó a ser editado tres veces en diez años y se vendió por toda Europa. Actualmente se conservan alrededor de 400 ejemplares en latín y 300 en alemán. que se hallan dispersos en museos, bibliotecas colecciones de todo el mundo: en Sevilla, concretamente en el Fondo Antiguo de la Biblioteca de la Universidad, se cuenta con tres ejemplares.

Vista de Hispania, actual España.

CURIOSIDADES

-  Los libros por entonces carecían de portada que indicara el título, por lo que aquellos lectores de la edición en latín se referían a este como Liber Chronicarum (Libro de las Crónicas), ya que esta frase aparece en la introducción del índice. En Alemania se le denomina Die Schedelsche Weltchronik (La crónica del mundo de Schedel), en honor a su autor, y en inglés se suele denominar The Nuremberg Chronicles (Las crónicas de Núremberg), por la ciudad en donde fue publicado.

- Tres años después de su impresión, en Augsburgo, un editor llamado Johann Schönsperger y dado que las leyes de derechos de autor todavía no existían, publicó una versión que podríamos considerar como falsificación en alemán con el mismo texto y número de imágenes. Esta versión, sin embargo, era mucho más pequeña, de peor calidad y, por lo tanto, mucho más asequible. Motivo por el que se vendió extremadamente bien.

Edición de J. Schönsperger (1496). Ejemplar en la BNE (INC/741)

- Existen algunos ejemplares que contienen una censura de la Inquisición, mediante un tachado con tinta para que el texto y la imagen no fueran legibles, concretamente en el pasaje correspondiente a la leyenda de la papisa Juana, una mujer que ejerció el papado católico ocultando su verdadero género y que se retrata con un niño en brazos.

Ejemplar expurgado. Al pie, en una nota manuscrita, se lee: "Esta historia es prohibida por la S[anta] Inquisición"


BIBLIOGRAFÍA 

CARACUEL MOYANO, Rocío y DOMÍNGUEZ, Aurora: Un tesoro en la Universidad de Sevilla: incunables y obras de los siglos XVI y XVII. Sevilla, 1993.

HARTMANN, Schedel: Liber chronicarum. Núremberg, 1493. Fondo Antiguo de la Biblioteca de la Universidad de Sevilla. (Signatura: A 335/110)

FÜSSEL, Stephan: Hartmann Schedel. Chronicle of the world 1493. Colonia, 2018.

WILSON, Adrian: The making of the Nuremberg Chronicle. EE.UU, 1976.


GALERÍA DE IMÁGENES

Colofón de Las Crónicas de Núremberg, ubicado al final del texto del libro, donde se indica la autoría junto con la fecha y el lugar donde fue impreso.
Grabado con la representación de una Danza Macabra o Danza de la Muerte propia de la tradición artística tardomedieval.
Retratos de Alejandro Magno (izqu.) y el Emperador Maximiliano I de Habsburgo (derch.)
Grabado de la construcción del Arca de Noé.

Mapamundi en cuyo margen izquierdo aparecen los seres monstruosos que viven en "los extremos más externos del mundo".
Rosario Quirós

No hay comentarios:

Publicar un comentario