Grand Tourismo


LOS UFFIZI CONTRA EL GRAND TOURISMO







Visitando la Galería Uffizi en Florencia nos encontramos con una sala que para muchos pasa de desapercibido. En la sala 56 del museo podemos encontrar la colaboración del artista Giacomo Zaganelli llamada Grand Tourismo.




El proyecto de Zaganelli es comisariado por Eike Schmidt, director de las Galerías Uffizi desde el 31 de julio del 2018. Se compone de tres grabaciones contemporáneas llamadas: Illusion, Everywhere but nowhere y Uffizi Oggi. En estas reproducciones se puede observar el turismo actual en el que al visitar cualquier lugar turístico, sea un museo como los Uffizi o la misma ciudad de Florencia, el visitante se detiene únicamente para sacar el móvil, abrir la cámara y realizar la fotografía destinando unos segundos a ver la obra por medio de la lente sin verla al natural.

El nombre de la exposición refiere al apelativo “Grand Tour” término acuñado por Richard Lassels en 1670 para describir el viaje realizado por jóvenes aristocráticos hasta Italia para enriquecerse de las obras maestras de la cultura clásica. Solían volver a sus países con bocetos, acuarelas o impresiones facilitando la difusión de las obras. Sin la posibilidad de realizar una foto con una cámara, todo lo que visitaban lo fijaban en sus Diarios de Viajes.



La grabación de Uffizi Oggi se llevó a cabo un domingo cualquiera en el que los visitantes mostraron su comportamiento ordinario dentro de los museos. El artista colocó una cámara delante de las obras de Boticelli La primavera y El nacimiento de Venus convirtiendo al público en los protagonistas. Desgraciadamente, pocos eran los turistas que se paraban a observar la obra.



Como afirmó el director de las galerías: «Con las innovaciones tecnológicas de las últimas décadas, y en particular desde la llegada de la fotografía digital, el uso del museo ha cambiado drásticamente. La cantidad de reproducciones de las obras que mantenemos crece exponencialmente, cambiando su percepción, e incluso el comportamiento del viajero, un coleccionista de imágenes hechas por sí mismo, ahora está fundamentalmente alterado. Partiendo de una reflexión interna en los Uffizi y centrándonos en su habitación más popular, la de las obras maestras de Botticelli, a través de la interpretación de Giacomo Zaganelli, quisimos centrarnos en un fenómeno que, cambiando la relación entre espectador y obra de arte, Implica un replanteamiento de las funciones del propio museo ». El uso de la fotografía es una herramienta para la difusión de las obras, sin embargo, puede que el abuso de esta se haya convertido en un inconveniente. Los orígenes de Giacomo Zaganelli son florentinos, por ello seguramente el artista haya paseado por los pasillos masificados de los Uffizi con la intención de contemplar resultando ser una molestia para los miles de visitantes que vagan por las galerías con el teléfono en la mano.

La llegada de la fotografía conlleva a una difusión mucho mayor, paulatinamente estas obras se convierten en iconos. Esto supone que sea necesario visitar los Uffizi y fotografiar ambas obras de Botticelli para dejar constancia. La necesidad de enseñar “estuve aquí” se ha convertido en un ritual necesario para todo viaje siendo cada vez más superflua la contemplación de las obras.

BIBLIOGRAFÍA/WEBGRAFÍA

Mireya Usó

No hay comentarios:

Publicar un comentario