El Juramento de los Horacios


FICHA TÉCNICA

  • Obra: El juramento de los Horacios
  • Autor: Jacques Louis David
  • Cronología: 1784
  • Estilo: Neoclásico
  • Material: Óleo
  • Técnicas: Óleo sobre lienzo
  • Soporte: Lienzo
  • Ubicación: Museo del Louvre, París



CONTEXTO

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, se produce en el panorama artístico un cambio de gusto de lo rococó a lo neoclásico. Mientras que en el siglo XVIII imperaba el estilo rococó, caracterizado por sus formas femeninas y curvas y por temas hedonistas como el amor o la naturaleza, siempre con la burguesía como protagonista, a comienzos del XIX predominará el estilo neoclásico, que propondrá una estética mucho más sobria y temas más profundos y de carácter narrativo. 

La línea curva se sustituirá por la recta, la presencia femenina por la masculina, y el hedonismo por el corte histórico. Supondrá la recuperación de temas de la Antigüedad y del Renacimiento, así como un impulsado interés por el pasado clásico.

La obra clave que da el pistoletazo de salida del neoclasicismo es El juramento de los Horacios. Esta obra es un compendio de las características de la pintura neoclásica. Algunas de sus obras anteriores, como Belisario pidiendo limosna, ya apuntaban hacia el neoclasicismo con una simplificación de formas y una reducción cromática.


ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

En 1782 se representa la comedia francesa El Horacio de Corneille a la que asiste el pintor Jacques Louis David, que realiza un esbozo del último acto. Al enterarse de la existencia de este esbozo, el Ministro de Bellas Artes de Francia le encarga que realice esa misma obra pero al lienzo, aunque finalmente será otra escena la que David plasme en su famosa obra.

La inspiración de David por tanto surge de esta obra teatral, pero como el neoclasicismo busca precisamente huir de las representaciones pictóricas excesivamente teatrales y grandilocuentes, David remite al hecho histórico que representaba la comedia francesa.

 El hecho en el que se basaba el teatro tuvo lugar en el siglo VII a.C. La ciudad de Roma tuvo una disputa con la ciudad de Alba, y para solucionarla mandaron a tres representantes de cada ciudad, así lucharían por la victoria y evitarían una guerra. Los romanos mandaron a los tres hijos de la familia Horacio y la ciudad de Alba mandó a los tres hijos de la familia Curiati. El problema es que eran familia entre ellos: uno de los Curiati estaba casado con una hermana de la familia Horacio, y uno de los Horacios estaba casado con una hermana de la familia Curiati. Por tanto, acabase como acabase el enfrentamiento, las mujeres de la familia perderían a un hermano o a un esposo. Estas mujeres son las que aparecen en la obra, a la derecha de la composición.


ANÁLISIS FORMAL

Compositivamente, hay una simplificación de personajes y una fuerte presencia masculina. El eje central de la composición es la figura de Horacio padre y las tres espadas. Los tres hermanos están dispuestos uno detrás de otro, en una línea horizontal marcada por el juramento mediante los brazos. El espacio utilizado por David está reducido al mínimo: tres arcos de medio punto sobre columnas, que remiten a la antigüedad romana. 

Detalle de los personajes masculinos

Al lado, las mujeres y los niños, que otorgan la parte sentimental. Es impactante el contraste entre lo masculino y lo femenino: los hombres del cuadro tienen posiciones muy rectas y actitudes muy sobrias, mientras que las mujeres están en posiciones curvas y representando sus sentimientos. Esto podría ser una metáfora de la propia confrontación de lo neoclásico, encarnado por los hombres, con lo rococó, estilo más afeminado y de corte sentimental.

Detalle de los personajes femeninos


Detalle de la obra cromáticamente

Cromáticamente, los colores son muy uniformes y esta unidad solo se rompe por la túnica de Horacio padre y del hermano que aparece en primer término. La luz es completamente artificial y actúa casi como foco para reforzar la importancia de los protagonistas.

Estos protagonistas están realizados con una conciencia absoluta del cuerpo humano, es decir, se ha realizado previamente un estudio anatómico para que la representación de sus músculos y su físico sea lo más verosímil y naturalista posible.

No cabe olvidar que en esta obra David está poniendo el énfasis en un hecho histórico, y esto va a ser clave para la pintura neoclásica, que empieza aquí su periplo.


BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA

MORALES Y MARÍN, José Luis. Rococó y Neoclasicismo. Ed. Espasa.

TOMAN, Rolf. Neoclasicismo y Romanticismo. 

Celia Ramiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario