Tamara de Lempicka, Reina del Art Decó






¿Hay acaso un título mejor para definir a la figura más importante y la mayor exponente
dentro del art decó pictórico?

Cuando uno piensa en Tamara de Lempicka es imposible no evocar conceptos como el lujo,
el glamour, la elegancia, la sensualidad o la sofisticación, debido a lo presente que están en
su obra, la cual, en su mayor, apogeo se retroalimentó estética y visualmente de la época
dorada del cine clásico de Hollywood. Hay que sumarle a esto una vida desenfrenada,
dinámica y apasionante, cargada de anécdotas entre las élites sociales y culturales, además
de la aportación de nueva información respecto a algunos de los detalles menos conocidos
de su vida, para hacerse una idea de todo lo que reúne esta exposición comisariada por
Gioia Mori, una de las expertas más especializadas en la vida y obra de Lempicka a nivel
mundial.

La exposición, que ya ha estado presente con anterioridad en importantes ciudades
europeas (Milán, París, Turín...), reúne en un espacio tan esplendido como es el Palacio
Gaviria (realizado en estilo Neoclásico a mediados del S. XIX y cuya elegante decoración
interior encaja perfectamente con la muestra), en torno a unas doscientas obras de la artista,
procedentes de diversos y numerosos museos y colecciones privadas en calidad de
préstamos, y que se disponen a modo de retrospectiva, reproduciendo un repaso por su
biografía, a la vez que se nos muestra como su obra va evolucionando y madurando,
mientras bebe de diferentes influencias y estilos hasta definir el suyo propio.

Podemos visualizar, por lo tanto, desde sus primeros bocetos, donde se puede apreciar la
fuerte influencia del cubismo de André Lothe (que será uno de sus primeros maestros en
París en 1923, tras su huida de la Rusia bolchevique y su breve paso por otras capitales
europeas), hasta algunas de sus obras más consagradas, en las que el lenguaje clásico de los
grandes artistas del renacimiento y el barroco son los que inspiran a la pintora, como es el
caso del retrato de Santa Teresa de Ávila, que pinto una década más tarde, tomando como
referencia directa la conocida escultura de Bernini.

“Santa Teresa de Ávila”, Tamara de Lempicka, 1933, Museo Soumaya

Tiene una gran cabida como es lógico, uno de los temas más recurrentes en la obra de la
artista, los desnudos femeninos y las escenas sáficas. En estas pinturas llamadas en
ocasiones por ella “Visions amoureuses”, Lempicka que ya desde los años 20 había
manifestado abiertamente su bisexualidad (siendo una de las precursoras en hacerlo),
representa escenas de complicidad, delicadeza y seducción, pero también de marcada
pasión o erotismo, como podemos apreciar en su obra “La bella Rafaela”, donde Tamara
inmortaliza a una de sus posibles amantes, jugando con una muy sutil geometrización de las
formas, las luces y las sombras, destacando el intenso color rojo de las sábanas y de los
labios de la modelo que presenta un peinado al estilo “bob”, como era común en la época.

"La bella Rafaela", Tamara de Lempicka, 1927, colección particular de Sir Tim Rice

Uno de los puntos más interesantes
de la exposición sin duda alguna, es la sala dedicada al
hasta hace muy poco desaparecido e inacabado retrato de Alfonso XIII, realizado en 1934
en Italia, durante el exilio del monarca. Tanto el retrato como una carta dirigida a un
coleccionista amigo de Lempicka, que confirma la veracidad de la fecha en la que se
realizó, han sido encontradas por Gioia Mori, que como se ha comentado con anterioridad
es la comisaria de la exposición. Seguramente, la pintora accedería al monarca a través de
su segundo marido el barón Kuffner. El retrato, que apareció en una la colección privada, se
compara en la exposición con otras representaciones del rey para resaltar el estilo único de
Lempicka, aunque lamentablemente no puede apreciarse del todo al no estar finalizado.

Retrato inacabado de Alfonso XIII, Tamara de Lempicka, 1934, colección particular de Jean Claude Dewolf


Referencias a la moda de la época que tanto marcó su obra, así como diseños de algunos de
sus modistas favoritos, naturalezas muertas, fotografías inéditas, o numerosos retratos de su
hija (con la que mantuvo una relación cada vez más fría y distante), son solo algunos de los
otros muchos atractivos que incluye esta magnífica exposición que supone la primera
retrospectiva de la artista en España y que tendréis la posibilidad de visitar en Madrid hasta
el 24 de Febrero del próximo año.

BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA

BADE, Patrick: Lempicka, New York, 2011.

TAMARA DE LEMPICKA: http://www.tamaradelempicka.es/ (Consulta: 9/11/2018)

No hay comentarios:

Publicar un comentario