Guerrilla Girls



El grupo de activistas feministas y antiracistas 





En 1985 nace en Nueva York una agrupación artística con la intención de criticar la discriminación de la mujer en el arte. El grupo llamado Guerrilla Girls se compone de un conjunto de feministas cuyo elemento distintivo se daba en una máscara de gorila. La máscara presenta un significado oculto que es el dominio masculino en relación a la película de King Kong.


Su origen parte de una exposición en el MoMA en el año 1985 en la que todos los asistentes eran hombres, además de los más de 150 artistas que formaban parte de la exposición menos de 15 eran mujeres. Tras esto comienza la manifestación del papel de la mujer en los museos por parte del conjunto que defiende el hecho de ubicar generalmente a la mujer en el lienzo y raramente en la cartela. Parte de 55 mujeres anónimas con un objetivo muy definido en sus apariciones, podían ser artistas, historiadoras, escritoras... Posteriormente el movimiento será expandido a Inglaterra y a Francia, sin embargo, actualmente los integrantes del movimiento son muy difusos ya que hay diferentes grupos que se autodenominan sucesores de las Guerrilla Girls sin formar parte de la genealogía de las americanas.
En la obra de Gender and Genius, escrita por Christine Battersby se puede observar una clasificación realista, sin ningún tipo de adornos. Battersby considera que hay dos tipos de mujeres creadoras, por un lado se encuentra aquella que renuncia  a su sexualidad para convertirse en hombre y por otra el seguir siendo mujer, de esta forma abandonará la posibilidad de poder llegar a ser un genio y lo recalca con la afirmación de Goncourt: “No hay mujeres geniales; las mujeres geniales son hombres”. Este hecho  se debe a que en la sociedad del momento, a pesar de ese cambio paulatino respecto a los géneros, el ser mujer sigue siendo un factor que incluye sean incapaces para pintar.
El colectivo comienza queriendo visibilizar a todos aquellos artistas que no son hombres blancos. Sus inicios hacen hincapié en las mujeres ya que la desigualdad entre ambos géneros deja mucho que desear pero realmente derivarán a todas aquellas personas a las que no se les considera “hábiles” como para ser artistas defendiendo por lo tanto a los artistas de color.

A grandes rasgos, sus obras se componen de crítica por medio de un tono irónico que ridiculiza los argumentos siempre aceptados por la Historia del Arte.  El medio artístico de las revolucionarias fue la publicidad ya que comenzaron pegando pósters en las paredes del barrio de Soho por las noches, como consecuencia cientos de revistas difundieron los hechos y fueron un gran medio de divulgación. La intención de estos carteles era básica, querían transmitir un mensaje directo y para ello utilizaban lemas en negrita con intención de descubrir la igualdad en cada uno de los museos.
Una de sus principales obras se titula “Do women have to be naked to get into the Met.Museum?”. En el póster podemos observar una figura desnuda que recuerda a la Odalisca de Ingres con una máscara de gorila como sello de las Guerrilla Girls. Junto a esta vemos la pregunta que da nombre a la obra en negrita junto con un argumento estadístico que dice así: “Less than 5% of the artists in the Modern Art Sections are women, but 85% of the nudes are female” es decir “Menos del 5% de los artistas en las Secciones de Arte Moderno son mujeres, pero el 85% de los desnudos son mujeres” mostrando por medio de los porcentajes la participación de las mujeres en la cartela en comparación a la cantidad de odaliscas que podemos encontrar. El cartel fue ideado para que colgara de la Public Art Fund en Nueva York, sin embargo fue denegado debido a su sentido revolucionario. Del mismo modo intentaron que formara parte de los espacios publicitarios de los autobuses pero al ser una crítica al Metropolitan Museum también lo renunciaron. Por ello, decidieron colocarlo en un lugar propio para así evitar ese filtro ante la libertad de expresión.
En la actualidad seguimos viendo esa diferencia de género considerable, por ese motivo el colectivo continúa manifestando la molestia que supone ese privilegio del ser masculino. Un claro ejemplo se encuentra en España en el año 2013, concretamente en el Museo de BBAA de Bilbao en el que durante 11 años no se celebró ninguna exposición de artistas femeninas, de este modo las Guerrilla Girls junto a otros colectivos feministas y artísticos manifestaron su furia ante la infame situación.
Lamentablemente en pleno siglo XXI todo aquel que no siga el prototipo de hombre blanco va a continuar teniendo trabas, debido a ello esperamos que sigan dando guerra.

BIBLIOGRAFÍA

POLLOCK, Griselda. Vision and Difference: Femininity, Feminism and Histories of Art. Routledge Classics, 2003.
BATTERSBY, Christine.  Gender and Genius Towards a Feminist Aesthetics. Indiana: Indiana University Press, 1990.

No hay comentarios:

Publicar un comentario