Los Caravaggistas de Utrecht



La estela de Caravaggio en los Países Bajos








MOTIVOS DE LOS NUMEROSOS VIAJES DE ARTISTAS NEERLANDESES A ITALIA A PRINCIPIOS DEL SIGLO XVII

Motivos meramente artísticos o motivos religiosos, sabemos que el Barroco estaba en alza en las ciudades italianas, desde Milán a Nápoles, pasando por Roma, especialmente con la aparición de la figura del gran Michelangelo Merisi da Caravaggio, es este quizás el motivo por el que una gran cantidad de artistas neerlandeses viajaron a esta zona, enriquecimiento artístico.
 Pero también habría que citar otro motivo, lo religioso, como sabemos la Guerra de los Ochenta Años (1568-1648) azotaba a las Provincias Unidas, o comúnmente conocido hoy día como Países Bajos, y las discrepancias entre población protestante y católica se incrementaban, la Monarquía Española seguía presionando en la zona para seguir manteniendo el poder, pero las diversas revueltas de los neerlandeses provocaban un clima extremo.
LA IMPORTANCIA DE LA ESCUELA DE UTRECHT
Nombres como Hendrick ter Brugghen, Gerard van Honthorst, Dirck van Baburen o posteriormente Matthias Stom son la base de la escuela. ¿Qué es lo que hace que sean tan especiales? Ni más ni menos que situarse entre dos maestros de la pintura, es decir, viajar a Italia para conocer a Caravaggio y vivir cerca de la escuela flamenca de Rubens. Todos estos pintores, especialmente Stom se influirán de los dichos, pero antes de llegar a este debemos comentar aspectos interesantes de sus anteriores.
Es interesante comentar como ninguno de los pertenecientes a esta escuela nacieron en Utrecht, pero si hay que decir que sus familias o ellos particularmente se trasladaron a esta ciudad, la cual era cuna de grandes pintores y fervientemente católica. 
HENDRICK TER BRUGGHEN
Es el primero que se adentra en la ciudad con su familia, a la edad de trece años comienza a estudiar con Abraham Bloemaert, al igual que hacen el resto de los pintores de la Escuela de Utrecht, es por esto que el inicio de todos ellos viene ligado al manierismo clásico que Bloemaert, al igual que Rubens y Jordaens, cogieron de pintores italianos como Carracci. Un manierismo que más tarde con los viajes ya a Italia se entremezclarán con el arte de Caravaggio.
La historia del arte afirma que fue el único que pudo conocer personalmente al milanés pues en 1604 estaba en Roma, y Caravaggio no es hasta 1606 cuando huye de la ciudad. Además de tratar con él, estudió sus obras, como las de otros fervientes seguidores del claroscuro, como por ejemplo Orazio Gentileschi. Ya de vuelta en Utrecht trabajaría con compañeros de estilo como Van Honthorst.
Ter Brugghen moriría joven, en 1629, dejando una técnica excepcional a medio hacer pues sus figuras de medio cuerpo con ese dramático uso de la luz y la sombra eran únicos, hasta el mismo Rubens citó su pintura como “por encima de todas las de los artistas de Utrecht”. Ejemplos de esto “El dúo” de 1628 en el Museo del Louvre en París o “La vocación de San Mateo” de 1621 en el Museo Central de Utrecht.

La vocación de San Mateo. Hendrick ter Brugghen, 1621.
El dúo. Hendrick ter Brugghen, 1629.
DIRCK VAN BABUREN
Al igual que la familia de Ter Brugghen, esta se trasladó a la católica Utrecht, formándose entonces con el retratista y de estilo muy parecido al de Abraham Bloemaert, Michiel Jansz.
Como el resto de los de Utrecht viaja a Roma, concretamente este entre 1612 y 1615, llegando a trabajar para el cardenal Scipione Borghese o decorando la capilla de la piedad en el monasterio de San Pietro in Montorio. Es a finales de 1620 cuando regresa a Utrecht para seguir trabajando junto al citado Ter Brugghen y a Van Honthorst, pero es en 1624 cuando se trunca su carrera y su vida por causa, seguramente, de la peste. Sin cumplir los 30 años Van Baburen dejó un estilo más tosco que el resto de caravaggistas de Utrecht, pero perteneciendo a esta escuela y a la mezcla entre el manierismo flamenco y el caravaggismo italiano sin lugar a duda, como vemos en obras como “Cristo con la corona de espinas” de 1623 en el museo Catharijneconvent de Utrecht o “Concierto” de 1623 también, en el Museo Hermitage de San Petersburgo.

Cristo con la corona de espinas. Dirck van Baburen, 1623.
Concierto. Dirck van Baburen, 1623.
GERARD VAN HONTHORST
Quizás el más importante de esta escuela por varios motivos, una gran formación pues pertenecía a una familia de artistas, además de formarse con Abraham Bloemaert, viajar a Roma en 1610, pero también viajar posteriormente a Londres donde ejecuta varias obras para el rey Carlos I de Inglaterra. Tras Londres vuelve a Utrecht en 1622 para formar junto a los dos anteriores la Escuela de Utrecht.
Sería especialmente un buen retratista, cuando no pintaba escenas se dedicaba al encargo de retratos de personajes importantes, como son los de Guillermo y Federico Enrique de Orange-Nassau, el Duque de Buckingham o María de Médici. Pero su especial virtud fue crear escenas realmente nocturnas con apariciones de luces artificiales, incluso este es el motivo por el que en Italia se le conoció como Gherardo della Notte.
Ejemplos de todo esto como “La alcahueta” de 1625 en el Museo Central de Utrecht o el ya citado retrato de Federico Enrique de Orange-Nassau en 1640, hoy en el Museo del Louvre de París.

La alcahueta. Gerard van Honthorst, 1625.
Federico Enrique de Orange-Nassau. Gerard van Honthorst, 1640.
MATTHIAS STOM
Este artista nacido en los alrededores de la ciudad de Utrecht es posterior a los tres comentados, pero no por esto tiene menor importancia, es quizás incluso más importante que estos pues el estilo flamenco con el que se desarrolla e influencia, más el aprendizaje con Bloemaert, junto con su larga vida asentada en Italia y por tanto relación enorme con el caravaggismo hacen de su pintura algo especial.
Es en 1630 cuando se tiene constancia de Stom en Roma, gracias a un documento para el censo romano en la Strada dell’Olmo, perteneciente este domicilio a la parroquia de San Nicola in Arcione, en el que se explica que tiene 30 años. Sabemos que estudió obras de Van Honthorst, se dice que incluso pudo ser su maestro pero las fechas no encajan pues cuando Gerard vuelve a Utrecht, en 1622, Stom ya tiene 22 años, edad suficiente para estar formado.
Que observase las numerosas obras que Gerard realizó en Roma es cien por cien real, no hay más que ver las similitudes entre los dos, pero no por esto se dice que eran semejantes, la diferencia de Stom con Van Honthorst y los caravaggistas de Utrecht es que tuvo más tiempo para formarse con la escuela flamenca y manierista neerlandesa, pues tardó más en viajar a Italia, por lo que tiene un colorido más cálido que el resto, es quizás este el motivo por el que su pintura fue tan querida en Italia.
De Roma llegó a viajar a Nápoles y de allí a Sicilia, donde la pintura de Caravaggio era muy querida, es por esto que Stom dejó numerosas obras en estas ciudades, como las dos para el Palacio Alliata de Villafranca en Palermo “Tributo de la moneda” y “Lapidación de San Esteban”.
¿Pero cuál es el motivo por el que Stom no vuelve a Utrecht? Es cierto que Utrecht era católica y que la gran mayoría de cuadros de este artista son religiosos, pero existen documentos escritos y denuncias italianas en lo que se acusa a Matthias de relacionarse con marineros ingleses y holandeses, los cuales son protestantes. Sea este un motivo para no volver a Holanda o no, sabemos que tuvo en Italia varios hijos, uno de ellos llamado Matteo Stom en Venecia, al norte de Italia, el cual sería más tarde pintor también.
No pertenecería personalmente a la Escuela de Utrecht pues como hemos dicho no trabajó en dicha ciudad, pero no hay duda de que la influencia de los caravaggistas y del mismo Caravaggio afectó en su pintura. Fallecería, o al menos sabemos que se le pierde la pista alrededor de 1652, a la edad de 52 años en Bérgamo, de nuevo al norte de Italia, ya que se le encarga aquí una obra para la iglesia de la ciudad.
En cuanto a los ejemplos que encontramos de él, como “La incredulidad de Santo Tomás” de 1641 en el Museo del Prado de Madrid o “La Burla de Cristo” en el castillo de Ursino en Catania.

La incredulidad de Santo Tomás. Matthias Stom, 1641.
La Burla de Cristo. Matthias Stom.
La lapidación de San Esteban. Matthias Stom.
La lapidación de San Esteban. Matthias Stom.
BIBLIOGRAFÍA
ANGHELI, Zalapì. CARAMANNA, Stefania (2010): Matthias Stom: un caravaggesco nella collezione Villafranca di Palermo, Museo Diocesano di Palermo.
ARRIBAS, Luis (2018): Los caravaggistas de Utrecht y la Semana Santa de Murcia. La Pasión de Cristo, Cabildo de Murcia, Murcia.
BELTRÁN, Miquel, “Spinoza y la intolerancia en la Holanda del XVII”, artículo de la Universidad de los estudios de Venecia.
BOTTASSO, Oscar, “Caravaggio: de su vida turbulenta y muerte sin diagnóstico”, artículo del Instituto de Inmunología Clínica y Experimental de Rosario de Argentina, 2015.
CASTILLO MARTÍNEZ DE OLCOZ, Ignacio Javier, “El sentido de la luz”, tesis doctoral de la Universidad de Barcelona, 2005.
GALLEGOS, Federico, “La guerra de los Países Bajos hasta la tregua de los doce años”, volumen 4 de la revista Aequitas, 2014.
LIEDTKE, Walter, Dutch Paintings in the Metropolitan Museum, volumen 1, Nueva York: Metropolitan Museum, 2007.
PAPI, Gianni, “Matthias Stom”, La “schola” del Caravaggio, Dipinti dalla Collezione Koelliker, Italia, 2006.
POSADA KUBISSA, Teresa, Catálogo de la colección Pintura Holandesa del Museo del Prado, Museo del Prado, 2009.
SCHÜTZE, Sebastian (2009): Caravaggio, Colonia: Taschen gmbh, 2009.
VALDIVIESO, Enrique (1973): Pintura holandesa del siglo XVII en España, Valladolid: Universidad de Valladolid, 1973.
VAN DER SMAN, Gert Jan, Catálogo de la exposición Caravaggio y los pintores del norte, Madrid: Museo Thyssen-Bornemisza, 2016.
WRIGHT, Christopher, The Dutch Painters: 100 Seventeenth Century Masters, London: Orbis Books, 1978.


Luis Arribas

No hay comentarios:

Publicar un comentario