¿Te animas a pintar? Sesión 2


Lo que necesitas para empezar a pintar.

Antes de nada, si te perdiste la primera sesión puedes leerla aquí.

Si estás leyendo esto, es porque te entusiasmó eso de usar pinceles y colores. ¡Te felicito! Está comprobado que las personas que ocupan su tiempo libre en actividades creativas son más felices. Pero te tengo que dar una mala noticia: la pintura al óleo es cara. Y te estarás preguntando: “Y si pruebo y no me gusta y encima me gasté todo ese dinero?” Tienes razón. Por eso, en este artículo te voy a contar cuáles son los materiales  necesarios y te aconsejaré sobre cómo evitar gastar de más.






  • Los pinceles

Teóricamente se puede pintar con cualquier elemento que sirva para eso, desde dedos, ramitas, paños, etc., etc. Pero para aprender a pintar necesitas pinceles. Si eres principiante, lo mejor es que compres 3 pinceles de pelo sintético y planos, como los de la foto, uno ancho, uno mediano y uno pequeño, para los detalles (p.ej., nº 1 ó 2, 6 u 8, 12 ó 14). Te aconsejo de pelo sintético porque son bastante asequibles; ya tendrás tiempo para darte el gustito de comprarte unos de pelo de marta. Y planos, es decir, sin punta: con ellos puedes hacer todo tipo de pinceladas y no te hacen falta más que estos 3.

Pinceles.
No compres de cerda como éstos, por lo menos por ahora. Es cierto que son más económicos, pero te complicarán la vida.

Pinceles de cerda.
Hay muchos tipos de pinceles, como verás. Por el momento no los necesitas.

Variedad de pinceles.
Si vas a pintar con distintas técnicas, tienes que tener un juego de pinceles para cada una de ellas. Los pinceles hay que tenerlos en condiciones. Suelen costar sus dinerillos, así que más adelante te enseñaré a cuidarlos.

  • Espátulas

Las espátulas nos sirven para mezclar los colores en la paleta, para rascar la pintura del lienzo o para pintar con ella. Esto te lo podré enseñar más adelante. Si te gustan las texturas, es una técnica muy interesante, pero recuerda que siempre hay que usar en algún momento los pinceles. Puedes comprarte una como ésta  y después vas viendo si añades alguna otra.

Espátula.

  • Diluyentes

Como te conté la vez anterior, el óleo se trabaja con diluyentes. Es cierto que los colores se pueden usar así como vienen en los tubos, pero eso implica trabajar con mucha textura y por ahora eso no nos sirve.  Como es un medio graso, no se diluye con agua. (Agua y aceite…)

Se utiliza esencia de trementina, medium o aceite de linaza. ¿Qué diferencia hay entre ellos? El óleo con trementina permite capas delgadas de pintura, se seca muy rápido. Los colores pierden luminosidad. Nos sirve para borrar errores y limpiar pinceles. No uses aguarrás para pintar: al no estar purificado, puede dejar restos en la pintura o amarillear con el tiempo. Sí puedes usarlo para limpiar la paleta o los pinceles.

El aceite de linaza es más versátil: permite capas delgadas o espesas, transparentes o cubrientes. El secado es súper lento; el resultado es brillante y luminoso. Ni se te ocurra usar aceite de cocina: está muy bien para la ensalada, pero no para la pintura. Si bien se puede pintar sólo con aceite, conviene adelgazarlo con trementina.

El medium es una mezcla de los 2: contiene aceite de linaza, trementina y barniz en partes iguales. Tiene las ventajas de los 2 anteriores. El secado es un poco más rápido. Como estás aprendiendo, prefiero que compres medium antes que aceite. Cuando manejes el material, puedes dar el salto al aceite de linaza. De la trementina no te salvas.

  • Paleta

Las hay de todos los gustos. Si prefieres comprar algo que te quede, te recomiendo las de metacrilato blancas. ¿Por qué? Porque tienes que aprender a mezclar colores y, si usas las clásicas de madera, ese color de fondo puede influir en tu percepción de las mezclas. Tanto las paletas de madera como las plásticas hay que limpiarlas cuando se termina la sesión de trabajo. También existen en los comercios paletas desechables: son folios que son de usar y tirar. Son muy prácticas para pintar al aire libre, pero como por el momento no vamos a pintar paisajes, quizás a la larga resulte más caro.

Paletas.

  • Pocillos

Me refiero a éstos. No hace falta gastar en esto: nos alcanza con 2 latitas de conserva o recipientes de vidrio; uno para la trementina, otro para el medium/aceite. Cuidado con los de plástico: algunos se destruyen en contacto con la trementina.

Pocillos.

  • Otros

La pintura mancha mucho: búscate una camiseta vieja, un delantal, una bata, para no terminar echando a perder tus mejores looks. Necesitamos trapos de algodón para limpiar pinceles mientras vamos trabajando. También podemos usar rollos de papel de cocina.

¿Hace falta un caballete? En principio, no. Vamos a trabajar en formato pequeño y puedes trabajar sobre cualquier mesa.

Para dibujar el motivo en el lienzo se suele usar carboncillo. Puedes comprarte una barrita, no son caras. Se puede usar lápiz, nadie lo prohíbe, pero no es aconsejable: con el tiempo, el grafito suele aparecer en el cuadro; si te equivocas, es un problemón borrar y quitar líneas. Aunque te diré que no dibujaremos mucho, así que no te espantes.

Carboncillo.

  • Los lienzos

Si es tu primer cuadro, no conviene que compres bastidores. La idea es ir haciendo pequeños ejercicios hasta que le tomes la mano. Lo mejor es comprar tablillas pequeñas o blocs de papel para óleo. Las tablillas son tableros cortados y entelados; los blocs vienen con folios de papel con una textura semejante a las telas. La ventaja de éstos es que se pueden cortar y sacar de cada folio más de un cuadrito. La contra que tiene el papel es que no aguanta muchas capas de pintura o demasiado aceite. Para este momento de tu aprendizaje viene bien cualquiera de los 2. Yo me inclinaría por el bloc, pero, bueno, depende de tu presupuesto. Los lienzos los dejamos para más adelante.

Soportes.
Si vas a comprar tablillas, busca formatos que no pasen de un F8 o P8. Verás que los formatos vienen con letras y un número: F para “figuras”, P para “paisajes” y M para “marinas” (es un formato más alargado). Las medidas son estándar y se deben a una antiquísima tradición.

Hay lienzos de todos los tamaños, formas y calidades. El mejor de todos es el de lino, con una textura increíble, y es el más caro de todos. Puedes armar el bastidor, comprar la tela aparte y armarlo tú. Algunos vienen grapados por detrás: éstos tienen la ventaja de que, si pintas los cantos, no hace falta enmarcarlos.

Todos vienen pintados de blanco (tablillas inclusive): están cubiertos por una capa de Gesso, una pasta imprimante que hace que se cierren los poros de los soportes. Técnicamente hablando, llamamos “soportes” a las superficies donde pintamos: se puede pintar sobre cualquier material, siempre y cuando esté convenientemente imprimado. Si esto no lo está, ¡tendrás que usar cientos de capas de pintura! Pero no te preocupes, los soportes vienen listos para usar.

¿Y por qué en blanco? Durante siglos la imprimación se hizo en rojo, verde, gris o tierras. Era una cuestión de gustos, de tradición, y que tenía que ver con el tipo de luz con la que se veían los cuadros. Con la llegada de la luz artificial a nuestras casas, la percepción del color cambió por completo. Puedes imprimar tu soporte con el color que te dé la gana, pero para aprender conviene siempre que uses fondos en blanco, por lo mismo que te explicaba con respecto a las paletas. No se trata sólo de educar la mano, sino también de aprender a mirar.

Y para pintar… necesitas colores. Sin los colores no podemos pintar. Es lo más caro de todo: la próxima te voy a explicar cómo se puede hacer para ahorrar o invertir en ellos de manera racional.
Una cosa más: si vas a la tienda y ves unas cajas preciosas con todos los materiales listos para usar, no te apresures. No la compres todavía. Ya te explicaré por qué: es que te puede salir más caro.

  • ¿Recapitulamos?

Necesitamos entonces: 3 pinceles sintéticos planos (ancho, mediano y delgado), espátula, medium para óleo, esencia de trementina, paleta, 2 recipientes para los líquidos, delantal, trapos o papel de cocina, 1 barrita de carboncillo, tablilla en formato pequeño o bloc de papel para óleo.
Nos vemos la próxima con la lista de los colores: ¡te llevo al arco iris!

BIBLIOGRAFÍA

DOERNER, Max: Malmaterial und seine Verwendung im Bilde, 1985
EASTLAKE, Charles Lock: Methods and materials of painting, 2001
MAYER, Ralph: The artist’s handbook of materials and techniques, 1991


Cristina del Rosso

No hay comentarios:

Publicar un comentario