El espejo falso



FICHA TÉCNICA
  • Título de la obra: El espejo falso.
  • Autor: René Magritte.
  • Cronología: 1928.
  • Estilo: Surrealismo.
  • Técnica: Óleo.
  • Soporte: Lienzo.
  • Ubicación: MoMA (Museum of Modern Art), Nueva York.



CONTEXTO

René François Ghislain Magritte nace en Lessines, Bélgica, en 1898, y fallece en Bruselas en 1967. Cursa sus estudios de primaria y secundaria en Châtelet.

Sufre un hecho traumático durante su infancia: el suicidio de su madre en 1912. Sin embargo, y a diferencia por ejemplo de Salvador Dalí, se opondrá al psicoanálisis, y no dejará que este tipo de acontecimientos queden reflejados en su producción artística.

A pesar de ello, será considerado uno de los mayores exponentes del Surrealismo, pero alejándose de la corriente promulgada por André Breton: busca reflejar el mundo cotidiano de una forma elegante, sin indagar en el mundo onírico.

Magritte se instalará con sus hermanos en Charleroi en 1913. En 1914, con el estallido de la I Guerra Mundial, será ocupada por el ejército alemán; esto provocará la vuelta de la familia a Châtelet. Allí, el artista realizará su primera obra pictórica, de gran formato. Un año después, se muda a Bruselas, donde ingresará en la Academia de Bellas Artes.

La obra de Magritte se cuestiona la idea del objeto y la representación sobre el plano pictórico; plantea que la pintura nunca es el reflejo del objeto como tal, del objeto real, sino del pensamiento del artista sobre ese objeto.

Algunos de los objetos o iconos más reconocibles en sus obras, junto con la esfera negra, son los las nubes, los sombreros, las pipas o las manzanas verdes; los apreciamos en representaciones como El hijo del hombre (1964) o su célebre Ceci n’est pas une pipe (1929), dentro de la serie “La traición de las imágenes”.

ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

A pesar de que esta no es una de las obras más reconocidas del artista belga, estamos ante lo que podríamos llamar una obra dual: por un lado, Magritte representa un ojo, donde está presente la famosa esfera negra; por otro, actúa de espejo, reflejando las nubes blancas y el cielo azul.

Vemos, por tanto, una ventana al mundo real. Del mismo modo, este ojo observa fijamente al espectador, de manera que puede llegar a resultar inquietante, incluso perturbador. El espectador llega a convertirse en observado, pero también en observador.

ANÁLISIS FORMAL

Se trata de una obra de dimensiones considerables (54x81 cm), donde se emplea la técnica de óleo sobre lienzo. Esto aporta, como podemos apreciar, grandes contrastes entre luces y sombras, de una remarcada opacidad, obteniendo así resultados brillantes en relación al color.

Observamos igualmente unos contornos nítidos, en esa búsqueda de acercamiento a la realidad, y no apreciamos ningún tipo de perspectiva: estamos ante una obra bidimensional, donde queda patente el plano pictórico.

BIBLIOGRAFÍA/WEBGRAFÍA

FONDATION MAGRITTE – BELGIUM: http://www.magritte.be
MoMA (Museum of Modern Art of New York): https://www.moma.org/artists/3692
CABO VILLAVERDE, J. Magritte: lecciones de Surrealismo. Biblioteca Universitaria de Santiago de Compostela, 1995

GALERÍA DE IMÁGENES




Marina Soler

1 comentario: