La seducción de Merlín


FICHA TÉCNICA

  • Obra: La seducción de Merlín.
  • Autor: Edward Burne-Jones.
  • Cronología: 1874.
  • Estilo: Prerrafaelismo.
  • Técnica: Óleo.
  • Soporte: Lienzo.
  • Ubicación: Colección privada.





ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

La representación de temas artúricos es una constante en la corriente artística del prerrafaelismo, y sin duda, de todas las obras de esta temática, cobra especial fuerza “La seducción de Merlín”, de Burne-Jones. Todos conocemos al mago Merlín, pero esta obra nos muestra el final de su historia, su aprisionamiento. La mujer que lo lleva a la perdición responde ante varios nombres: Nimue, Nyneve, Vivien... aunque popularmente se la conoce como La Dama del Lago.

Según la leyenda, un día Merlín conoció a la joven Nimue, de la que se enamoró prontamente. Este amor no era correspondido, sin embargo pasaban mucho tiempo juntos porque Nimue deseaba aprender de la magia de Merlín. Él, ciego de amor, le confió todos sus secretos, y el que fue el mago más sabio del mundo se vio igualado en poder.

Ella, una vez había alcanzado a su maestro y valiéndose de sus artes seductoras, encerró a Merlín en una prisión eterna, que dependiendo de las fuentes literarias es una cueva, una roca o un árbol. Cuando Merlín se vio prisionero, fue tal el grito de rabia que surgió de él, que el baladro del sabio Merlín resonó por toda Inglaterra.

No solo se inspira en la clásica leyenda artúrica, sino también en la reinterpretación que hace Alfred Tennyson en uno de los poemas de su antología “Los idilios del Rey”, un conjunto de 12 poemas de temática artúrica publicados en 1859.

El momento exacto que se representa es el encarcelamiento del mago. Esta escena corresponde a los versos de Tennyson:

She paused, she turned away, she hung her head,
 The snake of gold slid from her hair, the braid
 Slipt and uncoiled itself, she wept afresh,
 And the dark wood grew darker toward the storm
 In silence, while his anger slowly died
 Within him, till he let his wisdom go

La traducción sería aproximadamente: “Se paró, se giró, bajó la cabeza. La serpiente de oro se deslizó de su cabello, de la trenza. Deslizándose y desenrollándose, ella lloró de nuevo. Y la madera oscura se oscureció hacia la tormenta. En silencio, mientras su enfado moría lentamente junto a él, hasta que dejó ir su sabiduría”.


ANÁLISIS FORMAL

Las figuras de Merlín y Nimue a gran escala dominan toda la composición. Como ya hemos dicho, esta escena se corresponde a los versos de Tennyson y se puede apreciar fácilmente, aunque con la adición de que la seductora joven sostiene un libro de hechizos. La serpiente dorada se desliza por sus cabellos mientras ella se gira para mirar por última vez a Merlín. Lo más potente es la mirada del mago, que se encuentra a mitad camino entre la rabia y el derrotismo. Vemos cómo se deja vencer, cómo renuncia a esa sabiduría, tal y como narran los versos de Tennyson.

A nivel compositivo, ambos recuerdan en cuanto a posturas a la estatuaria clásica. No sería difícil suponer que Burne-Jones había observado tanto los frisos del Partenón como otras obras de la Grecia clásica que se encontraban ya entonces en el Museo Británico. Esta idea se fortalece con el tratamiento que el pintor le da a los ropajes, que recuerda a los paños mojados típicos de la escultura clásica. Nimue tiene una leve curva praxiteliana desde el torso hasta los pies, dada por el adelantamiento de un pie. Merlín, sin embargo, está recostado.

Un elemento clave en todas las obras prerrafaelitas es la flora. Ninguna flor está puesta al azar en un cuadro prerrafaelita, sino que se usa cada flor por su significado. El cuadro está dominado por una inmensidad de espinas y de flores de espina, que engullen al mago haciendo de prisión, en alusión a la versión en la que queda prisionero en el hueco de un árbol. Esta flor simboliza la esperanza, en este caso la esperanza de ser liberado algún día, pero además se consideraba un amuleto contra la magia negra, por lo que la idea que quiere transmitir es finalmente la de perseverancia, la de una derrota que no es tal porque aún puede ser salvado. Pero aún más interesante es la presencia de un tipo de flor distinta, en la parte inferior izquierda de la obra. Parece que Merlín, con la mano izquierda, la esté señalando. No se aprecia bien pero por simbolismo podría ser una amapola blanca, que se relaciona con el concepto de la muerte como un sueño eterno y de la inmortalidad.


CURIOSIDADES

La mujer que da rostro a la malvada Nimue es María Zambaco, una amante del pintor con la que tuvo una tormentosa relación. Quizás es su propia perdición la que acaba representando Burne-Jones, y por eso el cuadro tiene un aura tan íntima y personal.

De acuerdo a la legendaria historia, el mago seguiría vivo actualmente, esperando en su celda de cristal, roca o madera, a que alguien pueda rescatarle. De hecho, hay un bosque en Francia llamad Broceliande que conserva restos de un dolmen (construcción megalítica) al que se ha llamado La tumba de Merlín, y donde cientos de personas al año acuden como gesto de peregrinación.


BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA

ALVAR, Carlos. Breve diccionario artúrico. Madrid, 1997.
EL MUNDO (Consultado 16/06/2018):
BRITANNICA (Consultado 16/06/2018):
ARTÍCULO ONLINE: AGUIRRE, Mercedes. Aspectos de la leyenda artúrica en el arte desde el siglo XIX hasta nuestros días. Universidad Complutense de Madrid. 
[http://webs.ucm.es/info/amaltea/documentos/seminario19/Sem100224_Aguirre.pdf]
TENNYSON, Alfred. Idylls of the King. Ichthus Academy
LITERATURA MEDIEVAL UCAB (Consultado 17/06/2018):
LA CAÍDA DE CONSTANTINOPLA (Consultado 17/06/2018):
LE FRONTAL (Consultado 17/06/2018):
BIRCHALL, Heather. Prerrafaelitas. Madrid, 2010.


GALERÍA DE IMÁGENES




Celia Ramiro

3 comentarios: