El monje frente al mar


FICHA TÉCNICA

  • Título: El monje frente al mar
  • Autor: Caspar David Friedrich
  • Cronologia: 1809
  • Estilo: Romanticismo
  • Técnica: oleo sobre tela
  • Ubicación: Staatliche Museen, Berlin



CONTEXTO

El Romanticismo surge en el siglo XVIII, con este movimiento se creo la tendencia hacia el viaje, creando relatos y obras artísticas durante estos recorridos a tierras lejanas. En sí mismo, el Romanticismo es un sentimiento y con ello también surge la idea estética de lo sublime, que nos permite hablar y estudiar la sensación que nos convierte -como personas- en algo pequeño e insignificante frente a la grandeza de la naturaleza. Así vemos como generalmente las obras de este período tienen la intención de transmitir una sensación de soledad, de aislamiento, donde la individualidad se enfrenta a la realidad del mundo, a veces incluso haciendo algún guiño a la muerte.

Con estas breves indicaciones podemos diferenciar los paisajes según: natura naturans, es una naturaleza peligrosa donde la persona puede sufrir riesgos; por otro lado, la natura naturata es la  naturaleza bella, una naturaleza que permite un estado de contemplación sin preocupaciones.


ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

La figura guía del cuadro en este caso se materializa en el monje, desplazado ligeramente a la izquierda de la composición, es el foco que permite colocarnos a nosotros como espectadores, es decir, nosotros al ver esta obra nos hemos de transportar a la figura del monje como si fuéramos el.

Con esta indicación somos nosotros quien se encuentra frente a la tormenta, frente a un acantilado con el mar en calma, pero todo esto está amenazado por la oscura atmósfera que vemos a lo lejos, la cual presagia una gran tempestad. Podríamos decir que estamos frente una natura naturata, podemos disfrutar del paisaje sin peligro aparente, pudiendo cuestionar así la grandeza del mundo natural en el que vivimos, la inmensidad que ofrece el horizonte, y lo pequeños que somos frente a ello.


ANÁLISIS FORMAL

Es una obra característica por su tonalidad fría y contrastes, creando sensación de lejanía y incluso melancolía. Cabe señalar que nada es casual, el autor escoge concienzudamente cada color con la clara finalidad de conmover y estimular al espectador, nos quiere transmitir la sublimidad del espectáculo que ofrece la naturaleza.

Por lo que hace al paisaje, toda la condensación nubosa que denota una inminente tormenta, la natura naturata, todo y su belleza y grandiosidad, nos esta invitando a una contemplación que sin embargo nos hace advertir una natura naturans, porque sabemos que la tormenta acabará llegando y nos acabará afectando si nos mantenemos al borde del precipicio.

Podemos leer en tono pesimista la visión romántica de la vida, ya que esta obra nos presenta una metáfora de la vida donde todo tiene un fin, así como la contemplación cesará cuando empiece a llover, pero también sabemos que cuando pase la tormenta recuperaremos la natura naturata, recuperaremos la calma y podremos continuar una vida de contemplación y tranquilidad.


BIBLLIOGRAFÍA/WEBGRAFÍA


Kant, I. Critica del Juicio. 1790
https://www.smb.museum/en/home.html
HOFMANN, Werner: Caspar David Friedrich. Londres, 2000.
JENSEN, Jean Christian: Caspar David Friedrich: vida y obra. Barcelona, 1980

GALERÍA DE IMÁGENES


Carmen Comas

No hay comentarios:

Publicar un comentario