Los amantes de Teruel


FICHA TÉCNICA

  • Título de la obra: Los amantes de Teruel
  • Autor: Antonio Muñoz Degrain
  • Cronología: 1884
  • Estilo: Pintura de Historia del siglo XIX
  • Técnica: Óleo
  • Soporte: Lienzo
  • Ubicación: Museo del Prado, Madrid




ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

Estamos ante una obra que representa un tema de gran belleza: el desdichado amor de dos amantes. Corre el año 1212, nos encontramos en la ciudad de Teruel donde dos jóvenes que se conocen de toda la vida se enamoran perdidamente. Ella es la única hija de una familia noble; él, un chico sin fortuna. Hablamos de Isabel de Segura y Juan Diego Martínez de Marsilla. Él le propone a Isabel que huyan para poder vivir su amor, pero la chica no quiere desobedecer a su padre y casarse sin su consentimiento. Juan Diego habla con el padre de Isabel y llegan a un acuerdo: en el plazo de cinco años deberá volver con una gran fortuna merecedora de su hija, y así podrán casarse. El joven se embarcó rumbo a la aventura a hacer fortuna. Pasados los años y viendo que Juan Diego no regresaba, el padre de Isabel arregló el matrimonio de su hija con un noble enriquecido. Justo el día en que se celebraban las nupcias, volvió Juan Diego y descubrió que su amada se había desposado con otro hombre. Él, loco de amor le pidió a Isabel un último beso, a lo que la joven se negó para no ofender a su ya esposo. Allí mismo, Juan Diego se desplomó y murió. Una vez ya instalada la capilla ardiente, Isabel corrió junto al féretro de su amado para darle el beso que le había negado y que le causó la muerte. Besó a Juan Diego y, justo en ese momento, se desplomó muerta sobre el cuerpo inerte de su amante.

Este es el momento que recoge Degrain en su obra. Vemos a una Isabel desolada, que aún lleva su vestido de novia, yacer sobre el cuerpo de su amado, ambos ya fallecidos. Juan Diego viste el traje de guerrero con el que había regresado de su viaje y está colocado sobre un sencillo féretro de madera dorada, cubierto con flores ajadas (que conectan muy bien con el espíritu de la escena) y coronas de laurel como símbolo de sus triunfos y glorias como caballero. Junto a la escena de los amantes podemos ver como en el suelo aparece un candelero con una vela humeante, lo que nos indica la carrera desesperada de Isabel para poder despedirse de su amado. La escena es contemplada por plañideras y diversos asistentes al sepelio, todo envuelto en un ambiente agobiante y oscuro en el interior de la Iglesia de San Pedro de Teruel, donde el único punto de luz es la trágica escena de los amantes.


ANÁLISIS FORMAL

Esta obra está considerada como el culmen del género de la pintura de historia del siglo XIX española, interpretada de manera magistral por Degrain, pese a ser un pintor eminentemente paisajístico, con reminiscencias expresionistas y una fuerte exaltación del color. La escena tiene un punto de vista oblicuo para así acentuar su profundidad. Está iluminada en primer término, destacando así los protagonistas de la historia y centrándose todo el dramatismo en su trágico final.

Las figuras están realizadas con toques enérgicos de pincel y mucho empastado, adelantándose a los grandes artistas expresionistas posteriores. Pese a la rapidez de la pincelada, Degrain ha sabido captar a la perfección la textura de los ropajes: la delicadeza del velo de novia, la pesadez del terciopelo de las plañideras o la espesura de la alfombra que cubre el suelo de la iglesia.

La luminosidad del primer término contrasta con la oscuridad y los rostros casi desdibujados del resto de componentes de la escena, lo que casi nos hace respirar el ambiente asfixiante de la iglesia, plagada del humo de las velas, incienso y el olor de las flores ya moribundas.


BIBLIOGRAFÍA/WEBGRAFÍA

BAZÁN DE HUERTAS, MOISÉS "Arte del siglo XIX en España". 

REYERO HERMOSILLA, CARLOS "La pintura de historia en el siglo XIX en España" Colección "Cuadernos de arte de Cátedra". Ed. Cátedra.

VV.AA. "La guía del Prado"


FUNDACIÓN AMANTES DE TERUEL: http://www.amantesdeteruel.es


GALERÍA DE IMÁGENES





Miriam Reyes

No hay comentarios:

Publicar un comentario