Colección Gerstenmaier: De Rubens a Van Dyck. Buscar la pintura y hallar la poesía


ANALIZAMOS LA EXPOSICIÓN TEMPORAL DE LA FUNDACIÓN CAJAMURCIA





LA COLECCIÓN GERSTENMAIER

Una colección regida y creada por el exitoso empresario alemán Hans Rudolf Gerstenmaier, el cual, afincado desde hace muchos años en España, es un gran coleccionista de pintura, llegando a adquirir en tan solo treinta años más de ciento cincuenta obras europeas. Como bien hicieron sus queridos flamencos llegados a la península Ibérica, el también castellanizó su nombre, en este caso al de Rodolfo. Sobre su vida, sus propias palabras resonaron en el diario El Mundo con por ejemplo citas como “siempre me gustó coleccionar en Hamburgo, de joven coleccionaba sellos”, algo que heredó con su llegada a España, alabándola y comparándola al alza con su tierra natal “allí es inconcebible visitar lugares tan dispares como el Monasterio de Yuste”, “España es un país que tiene un contacto permanente con la historia y la cultura”.


EXPOSICIÓN TEMPORAL “DE RUBENS A VAN DYCK. BUSCAR LA PINTURA Y HALLAR LA POESÍA” EN FUNDACIÓN CAJAMURCIA

Destacan en la colección un gran número de pintores de Flandes, de aquí la creación de una exposición temporal llamada en sus inicios “La pintura flamenca en la colección Gerstenmaier” y años después “De Rubens a Van Dyck”. Esta recorre desde 2005 tanto ciudades españolas, latinoamericanas y europeas, como ocurrió en 2012 con la organizada en Lima, o un año más tarde en Santiago de Chile y 2016 en Ciudad de México. También mencionar las que se crearon en París en 2015 o en la ciudad portuguesa de Cascais en 2017. Actualmente la podemos encontrar en Murcia, más concretamente en la Fundación Cajamurcia, la cual se puede ver desde el 25 de enero al 8 de abril, aunque después de este período se podrá contemplar en otros puntos del territorio español.

Centrándonos ya en la exposición, concretamente en sus obras, sus temas y autores, no habría que realizar una división por siglos, ya que todo se concentra entre el XVI y XVII, sino por temas representados para una mayor comprensión de esta. En ella podemos encontrar lienzos con naturalezas muertas, paisaje, alegorías mitológicas, temas religiosos o incluso una inmensa retratística tanto en pintura como en grabado.

Muchas son las representaciones de naturalezas muertas que se pueden encontrar en esta exposición, algo lógico si hablamos de los siglos XVI y XVII ya que estos temas estaban en auge, más debido al interés que despertó en Europa la importación de flores exóticas procedentes de Oriente Próximo, Asia y América. A destacar aquí la obra de grandes dimensiones que realiza Jan van Kessel el Viejo, titulada Naturaleza Muerta (figura 1), la cual está muy relacionada con la de Bodegón de flores conservada hoy día en el Museo del Prado, en las dos podemos ver como la colocación de los alimentos y flores están totalmente ligados con los lugares en lo que se asientan, además de esos potentes colores muy típicos de la escuela flamenca.

Otro tema del que hay que hablar es el mitológico o alegórico que, aunque es menos representado en la exposición, no podemos dejar de mencionar la majestuosa obra de Juan van der Hamen, Alegoría del Verano (figura 3), en la cual se observa a una mujer monumental como la escultura clásica mandaba, fijando sus ojos en el papagayo de más arriba, mientras sostiene hortalizas y tubérculos como espigas trigo, algo alusivo a lo estival. Fue Matías Díaz Padrón el que permitió dar autoría a la obra, en este caso a Van Der Hamen, hijo de capitán flamenco por ello muy relacionado con personajes como Rubens, del cual pudo ver obras como la de Ceres y dos ninfas del Museo del Prado. Muchos anteriormente atribuyeron la obra a Abraham Janssens, pero la relación entre realismo español e influencia flamenca, además de la similitud con el estilo y técnica de la obra de 1627 del propio Hamen Ofrenda a Flora del Museo del Prado hace que no exista duda.

Es el tema religioso el más imponente en esta colección, algo natural también en la pintura flamenca del siglo XVI y XVII como sabemos. Natural por los numerosos encargos que produjo España a pintores del norte, los cuales dejaron de lado el protestantismo para acurrucarse en los brazos de la dinastía católica de los Austria. Muchos son los ejemplos que podemos descubrir en esta exhibición, pero destacar por delante de todas la Virgen de Cumberland (figura 5) del gran pintor Pedro Pablo Rubens, óleo con ideal carnoso rubensiano y con potencialidad de los colores, además, ese detalle del rostro de la virgen preocupándose por el pequeño absorto en otro punto es muy significativo en también otras obras del artista nacido en Siegen. El nombre que titula la obra se debe a uno de sus antiguos propietarios ya que estaba en la colección Cumberland, vinculada a la corona británica ya que este nombre representa a la zona noroeste de Inglaterra y al príncipe elector de Hannover entre el siglo XVIII y XIX.

Otros son los ejemplos religiosos como la Adoración de los Ángeles y Pastores (figura 6) de Martin de Vos, el Tríptico de la Adoración de los Reyes Magos (figura 7) del círculo del maestro de la adoración de Von Groote de entre 1510 y 1520 o el impecable Calvario (figura 8) de Adriaen Thomasz Key, artista flamenco del siglo XVI que heredó el taller de un posible pariente suyo en Amberes, lugar en el que llegaría a ser maestro del Gremio de Pintores de San Lucas. En este calvario la maniera miguelangelesca es total en los cuerpos de Dimas y Gestas, unos cuerpos totalmente escultóricos los cuales dan un poder extremo a la parte más alta de la obra, quizás esta maniera fuera una de las más influyentes al joven ya citado Pedro Pablo.

Antes de finalizar la explicación de los temas representados con los grabados y retratos de personajes importantes del siglo XVI y XVII, habría que mencionar la tabla paisajística realizada en conjunto por Joost de Momper el Joven y el gran Pieter Brueguel el Viejo, Paisaje de montaña con mulas (figura 10), en la cual podemos decir que concentra el segundo período artístico de Brueguel, donde los ciclos de estaciones y paisajes con un menor número de personajes era más que destacable, aunque aun así hoy día estudiosos e historiadores no consiguen diferenciar la mano de cada maestro. Esta obra, que procedía de la colección del duque de Hamilton, de Edimburgo, se adquirió y se expuso en 2009 y 2010 en Madrid y en el Palacio de los Serranos de Ávila respectivamente.

En cuanto a los retratos de esta exposición decir que son la cumbre que hace completar la colección, estos se sitúan en la sala sótano de la fundación para crear una distinción entre todos los otros temas citados y este. Importantes los retratos sobre todo por la gran cantidad de grabados que existen en aguafuerte, aunque los más destacados son los dos retratos al óleo que representan a Jacqueline van Caëstre y Jean Charles de Cordes (figura 11), estos realizados por el famoso Anton van Dyck. Además, la serie de grabados de personajes ilustres realizados por este mismo, del cual encontramos retratos de El grabador Paulus Pintius (figura 12), Retrato de Pieter Brueghel el Joven (figura 13) y Retrato de Simon Vouet son también muy significativos. No habría que dejar atrás para cerrar esta explicación los grabados con tintas grasas de impresión sobre papel verjurado que también se tienen del ya citado Pedro Pablo Rubens, Grabado de Felipe IV y Grabado de Isabel de Borbón (figura 14), en los cuales podemos ver a unos reyes españoles aun todavía muy jóvenes.

GALERÍA DE IMÁGENES

Figura 1: Naturaleza Muerta, Jan van Kessel el Viejo (1626-1679). Fotografía tomada el 22 de febrero
Figura 2: Naturaleza muerta, Jan van Kessel el Viejo (1626-1679). Fotografía tomada el 22 de febrero (detalle).
Figura 3: Alegoría del Verano, Juan van der Hamen y León (1596-1631). Fotografía tomada el 22 de febrero.
Figura 4: Alegoría del Verano, Juan van der Hamen y León (1596-1631). Fotografía tomada el 22 de febrero (detalle).
Figura 5: Virgen de Cumberland, Peter Paul Rubens (1577-1640. Fotografía tomada el 22 de febrero.
Figura 6: Adoración de los ángeles y pastores, Martin de Vos (1532-1603). Fotografía tomada 22 de febrero.
Figura 7: Tríptico de la Adoración de los Reyes, Círculo del Maestro de la Adoración von Groote (1510-1520). Fotografía tomada el 22 de febrero.
Figura 8: Calvario, Adriaen Thomasz Key (1544-). Fotografía tomada el 22 de febrero.
Figura 9: Calvario, Adriaen Thomasz Key (1544-). Fotografía tomada el 22 de febrero (detalle).
Figura 10: Paisaje de montaña con mulas, Joost de Momper el Joven y Pieter Bruegel el Viejo (1564-1635 / 1568-1625). Fotografía tomada el 22 de febrero.
Figura 11: Retrato de Jean Charles de Cordes, Anton van Dyck (1589-1641). Fotografía tomada el 1 de Marzo.
Figura 11: Retrato de Jacqueline van Caëstre, Anton van Dyck (1589-1641). Fotografía tomada el 1 de Marzo.
Figura 12: Retrato del grabador Paulus Pintius, Anton van Dyck (1589-1641). Fotografía tomada el 1 de marzo.
Figura 13: Retrato de Pieter Brueghel el Joven, Anton van Dyck (1589-1641). Fotografía tomada el 1 de marzo.
Figura 14: Felipe IV de Austria, Peter Paul Rubens (1577-1640). Fotografía tomada el 1 de marzo.
Figura 14: Isabel de Borbón, Peter Paul Rubens (1577-1640). Fotografía tomada el 1 de marzo.

WEBGRAFÍA










http://www.fundacioncajamurcia.es/paisaje-de-montana-con-mulas-joost-de-momper-el-joven-y-jan-brueghel-el-viejo/







No hay comentarios:

Publicar un comentario