Medusa


FICHA TÉCNICA
  • Título de la obraMedusa
  • Autor: Gian Lorenzo Bernini
  • Cronología1630 - 1648
  • EstiloBarroco
  • MaterialMármol
  • UbicaciónMuseos Capitolinos, Roma





ANÁLISIS ICONOGRÁFICO
Medusa es una escultura realizada por Gian Lorenzo Bernini, considerado como uno de los escultores barrocos más importantes de toda la historia del arte. Muchos historiadores sitúan la creación de esta obra en el año 1630, aunque los Museos Capitolinos la datan entre 1644 y 1648. Esta obra escultórica fue un regalo del Marqués Francesco Bichi y se cita por primera vez en 1734 en los Inventarios del Palacio de los Conservadores, más concretamente, en la Sala de las Ocas (Salla delle Oche), donde aún actualmente se encuentra ubicada la escultura.

Esta escultura representa a uno de los personajes más monstruosos de la mitología griega. Se trata de Medusa, una de las tres hermanas gorgonas, hijas de Forcis y Ceto. Medusa tenía una característica especial que la diferenciaba de sus hermanas, era la única mortal y además, era la más bella de las tres. Tan grande era su belleza que impresionó al gran Poseidón (Neptuno en la mitología romana), quién se obsesionó tanto de Medusa que decidió seducirla en el Templo de Atenea. Esta acción provocó una gran rivalidad entre Atenea y Poseidón, quienes ya eran enemigos antes de este suceso. La diosa Atenea estaba tan furiosa por lo ocurrido en su templo que decidió castigar a Medusa convirtiéndola en un ser monstruoso con manos metálicas, colmillos, y unos ojos que petrificaban a quien los mirase. Además, la diosa Afrodita decidió convertir la hermosa cabellera de la gorgona Medusa en serpientes venenosas.

Del encuentro que llevó a cabo Poseidón con la gorgona, surgió un embarazo, algo que enfadó aún más a la diosa Atenea, quien ordenó a Perseo que matase a Medusa. Hermes regaló unas sandalias aladas a Perseo para que su misión fuese menos complicada y además, éste decidió llevarse un escudo brillante que lo protegería de la mirada petrificadora de Medusa. Perseo no sabía cómo cazarla, así que esperó a que se durmiese y utilizando sus sandalias, se situó sobre la Gorgona y le cortó la cabeza con un solo golpe. De ese corte en el cuello de Medusa nacieron sus hijos, Pegaso y el gigante Crisaor. Perseo le llevó la cabeza a Atenea, quién la utilizó como escudo en todas sus batallas. 

ANÁLISIS FORMAL
A nivel formal es importante destacar el magistral tratamiento que hace Gian Lorenzo Bernini del mármol lo que le permite dar diferentes contrastes que otorgan efectos lumínicos a la escultura. El escultor busca, no solo exponer simplemente un hecho, sino expresar el contenido emocional, por eso coloca a la figura expresando sentimientos y actitudes, en este caso, el miedo. 

Una de las características principales de la escultura barroca es el movimiento, que podemos apreciar aquí en la posición de las serpientes que forman el cabello de Medusa.  Por último, resaltar el realismo con el que dota Gian Lorenzo Bernini a sus esculturas, no idealiza, las gorgonas no son seres reales, pero el escultor representa a Medusa como si fuese una mujer con miedo en el rostro

En el pedestal sobre el que se ubica la escultura aparece una inscripción que dice:
“MEDUSAE IMAGO IN CLYPEIS / ROMANORUM AD HOSTIUM / TERROREM OLIM INCISA / NUNC CELEBERRIMI / STATUARIJ GLORIA SPLENDET / IN CAPITOLIO / MUNUS MARCH: / FRANCISCI BICHI CONS: / MENSE MATIJ / ANNO D. / MDCCXXXI”

Traducción al castellano:
“La cabeza de Medusa, en la antigüedad puesta como ornamento de los escudos de los romanos para inspirar terror en los enemigos, hoy, gloria de un celebérrimo escultor, resplandece en el Capitolio, donada por el marqués Francesco Bichi, “Conservatore” en el mes de marzo del año del Señor 1731”

BIBLIOGRAFÍA
  • ELVIRA BARBA, Miguel Ángel: Arte y mito. Manual de iconografía clásica. Madrid, 2008.
  • WITTKOWER, Rudolf: Gian Lorenzo Bernini: el escultor del barroco romano. Madrid, 1990.
  • VV.AA.: El Barroco: Arquitectura, escultura, pintura. Colonia, 2011.
GALERÍA DE IMÁGENES






No hay comentarios:

Publicar un comentario