La Libertad guiando al pueblo



FICHA TÉCNICA
  • Título de la obra: La Libertad guiando al pueblo
  • Autor: Eugène Delacroix
  • Cronología: 1830
  • Estilo: Romanticismo
  • Material: Óleo sobre lienzo
  • Ubicación: Museo del Louvre, París




ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

Esta obra fue presentada en el Salón de París de 1831. El tema alude a los sucesos acaecidos en la capital francesa durante los días finales del mes de julio de 1830. En ellos, el monarca Carlos X, perteneciente a la dinastía borbónica, restringió ostensiblemente las libertades del pueblo francés en un ejercicio pleno de autoritarismo, del que inmediatamente derivó una insurrección por parte de las diferentes clases sociales de la época. La lucha acabó con la expulsión del rey y la consecuente victoria por parte del pueblo galo que, sin embargo, no consiguió establecer una república, aunque el monarca que ocupó el trono, Luis Felipe de Orleans, fue mucho más próximo a la burguesía.

Delacroix representa la lucha de las diferentes clases unidas por la libertad: en el lienzo se aprecia a un burgués vestido con su diferencial sombrero combatiendo conjuntamente con soldados o campesinos, todos de diferentes edades. Al tratarse de un movimiento puramente social, sin ningún líder destacable por encima del resto, el pintor francés ubica a una figura alegórica de la libertad como guía y estandarte del pueblo. La Libertad se levanta sobre la barricada y los cuerpos de los caídos, portando en la mano diestra la bandera tricolor francesa, como símbolo de la Revolución, y un mosquetón con bayoneta en la zurda, que la hace partícipe de la batalla. Muchos historiadores vinculan la composición de esta figura con la Victoria de Samotracia, símbolo de la Grecia Helenística y que podría ser en cierto modo un guiño de Delacroix a la cultura madre del concepto de democracia. 

He tomado este motivo moderno, la barricada, y, aunque no haya luchado con las armas por mi país, al menos sí he pintado por él.


Eugène Delacroix


ANÁLISIS FORMAL

En el aspecto más puramente formal, el color destaca por encima del resto de parámetros observables. Delacroix destacó a lo largo de su trayectoria y sobre los pintores de su época por su particular uso de los pigmentos, puros en muchas ocasiones y que dejaban en un segundísimo plano la línea, tan del gusto de la Academia. Esa viveza de los colores, acompañada del efecto producido al situar dos tonos contrastados genera un brillo que aporta efectos dramáticos a determinadas partes del lienzo. A esto último también contribuye el efecto producido por las rápidas pinceladas, que tanto influirán posteriormente en los Impresionistas.

En lo que respecta a la concepción espacial apreciamos una composición piramidal, seguramente deudora de La balsa de la Medusa, obra de su amigo Géricault, que favorece el triunfalismo en este caso de la figura central, la Libertad, que queda como llamativa protagonista del lienzo. El resto de figuras fuera de ese triángulo y los edificios del extremo opuesto, ubicado todo en un intencionado segundo plano, sirven además para dar profundidad espacial a la escena.

El foco de luz entra por la parte izquierda e ilumina a los personajes que podríamos catalogar como "grandes protagonistas" del lienzo. En conjunto con el color y las pinceladas, sirven para potenciar el movimiento y la teatralidad en la obra.

CURIOSIDADES

La figura alegórica de la libertad de esta obra sirvió de modelo para la composición de la archiconocida Estatua de la Libertad neoyorquina, regalo de Francia a Estados Unidos para la conmemoración del centenario de la Declaración de Independencia del país americano.

BIBLIOGRAFÍA

GOMPERTZ, Will: ¿Qué estás mirando? 150 años de arte moderno en un abrir y cerrar de ojos. Barcelona, 2014.

GALERÍA DE IMÁGENES (Pincha sobre las imágenes para verlas a tamaño completo)





No hay comentarios:

Publicar un comentario