Lo que Sevilla se perdió


Sevilla es una ciudad que consta de un gran atractivo turístico y cultural. En cualquier rincón nos encontramos con monumentos de gran interés histórico-artístico, pero también son muchos los que no han llegado hasta nosotros por diferentes motivos. Hoy os traemos 5 obras del siglo XX que la Sevilla contemporánea no puede disfrutar.

Pincha en las imágenes para verlas a tamaño completo.


PASARELA DEL PRADO DE SAN SEBASTIÁN. Dionisio Pérez Toribia. 1896-1921.

La Pasarela ilustrando un sello de la época

Construida en hierro e inspirada en la Torre Eiffel. Constaba de cuatro escaleras que conducían a un pabellón central que servía de remate al conjunto. Se ubicaba justamente en el punto en el que hoy podemos apreciar la Fuente de las Cuatro Estaciones y sirvió de portada permanente para la Feria de Abril cuando ésta se ubicaba en el Prado de San Sebastián. Fue víctima de un ensanche en la zona y sus 81.297 kilos de metal se vendieron por 45.738.

GRAN CAFÉ PARÍS. Aníbal González. 1904/06-década de los 70.

El Café París visto desde la Plaza del Duque

Representante del modernismo, movimiento arquitectónico que no tuvo gran desarrollo en Sevilla en favor del regionalismo. Sigue las pautas parisinas. Combinación perfecta de hierro y cristal, cabe destacar la cúpula bulbosa, que recibe influencia de la moda contemporánea vienesa. Fue testigo y participante de la evolución social de Sevilla durante las primeras décadas del siglo XX, y terminó desapareciendo y cediendo su lugar de privilegio en la Plaza de la Campana al edificio que actualmente ocupa Burger King.

PALACIO DE LOS SÁNCHEZ DALP. Simón Barris y Bes. 1908-1967.

Fachada del Palacio

Pertenece al período inicial de formación del estilo regionalista, en el que tiene una especial difusión el neo mudéjar. Estaba ricamente decorado, preferentemente con elementos platerescos y mudéjares. Influyó muchísimo en los años posteriores y sirvió para promover nuevas escuelas de artistas cerrajeros, ceramistas o yeseros, que participarían posteriormente en la Exposición Iberoamericana de 1929. Fue derribado junto con otros edificios colindantes de la Plaza del Duque para construir el actual recinto de El Corte Inglés.

Interior

Capilla

Celebración en el patio del Palacio

BASÍLICA DE LA INMACULADA MILAGROSA. Aníbal González. 1928-1929.

La Basílica de la Inmaculada de Aníbal González según un proyecto posterior de Antonio Illanes

Proyecto monumental que quedó truncado por la muerte del ilustre arquitecto sevillano. La idea surge ante la creciente devoción por la figura de la Inmaculada en la ciudad, a la que se decide dedicar un templo. Además, a nivel personal, serviría a González para resarcirse tras su dimisión al frente de las obras de la Exposición Iberoamericana del 29. Se eligieron los actuales Jardines de la Buhaira para su construcción, pertenecientes a la Compañía de Jesús. El templo, inspirado estilísticamente en el gótico francés, iba a constar de una planta de cruz latina, de 3 naves de más de 10.000 metros cuadrados, aunque seguramente lo más imponente hubiesen sido las torres de la fachada, de 100 metros de altura y, por lo tanto, superiores a la Giralda. Sólo se llegaron a construir los cimientos del templo.

Vista aérea actual de los cimientos del templo

INSTITUTO DE HIGIENE
. Francisco Franco Pineda. 1905/07-1958.

Vista del Instituto de Higiene desde la calle Marqués de Paradas

Ubicado en la calle Marqués de Paradas, donde actualmente se encuentra el Centro de Salud, perteneció al fundador del Instituto de Higiene, el doctor Leopoldo Murga Machado. De estilo neoclásico, la clara referencia en la que se inspiró Franco Pineda fue el Museo Británico de Londres. En el jardín que antecedía al edificio era posible apreciar esculturas alegóricas de la higiene. Tras caer en desuso en los años 40, parece ser que no se le encontró utilidad y fue derribado en el año 1958. 

Postal sevillana de las primeras décadas del siglo XX

Escultura alegórica del jardín
BIBLIOGRAFÍA

SALAS, Nicolás: Sevilla ayer y hoy. Sevilla, 1998.

1 comentario: