Los girasoles


FICHA TÉCNICA
  • Título: Los girasoles
  • Autor: Vincent Van Gogh
  • Cronología: 1888-9 (Siglo XIX)
  • Estilo: Postimpresionismo
  • Técnica: Óleo sobre lienzo
ANÁLISIS ICONOGRÁFICO
Los girasoles (zonnebloemen, en neerlandés) son una serie de obras realizadas por el pintor holandés Vincent Willem Van Gogh alrededor de los años 1888 y 1889, y creados durante su estancia en Arlés (sur de Francia). En total, contamos con siete cuadros de similar temática, compuestos por una serie de girasoles dentro de diversos jarrones. 

Vincent Van Gogh llega a Arlés el 21 de febrero de 1888, luego de abandonar la bulliciosa capital francesa que lo acogió durante dos años. Es quizás esta etapa la más fructífera de su carrera, aunque también la más sombría para su salud mental. Van Gogh comenzará sus obras a fines del agosto de 1888, continuando los girasoles durante el año siguiente. 

La crítica nos relaciona esta serie floral con su estrecha amistad con el también pintor postimpresionista y parisino, Paul Gauguin. Parece ser que escoge estas obras para adornar su propia casa, y para satisfacer a su antes mencionado amigos (el color amarillo es un exponente significativo en sus obras). La elección fue también obra de la influencia del paisaje mediterráneo francés, que el pintor holandés observaba con asiduidad. Conservamos además, un retrato realizado por Gauguin en el que se observa a Van Gogh realizando los girasoles (Museo Van Gogh, Ámsterdam, Paises Bajos). 

También contamos con varias obras de la misma temática, pero sin el habitual jarrón que las cubre. Son cuadros realizados durante su estancia en París, entre agosto y septiembre de 1887. En estos antecedentes, observamos unos girasoles de fuertes tonalidades, con unos pétalos marchitos en casi su totalidad. 

Dos girasoles cortados, 
Metropolitan Museum 
of Art, Nueva York.
Dos girasoles cortados, 
Kunstmuseum, Berna.
Dos girasoles cortados,  Museo van Gogh, Ámsterdam.

Cuatro girasoles marchitos,
 Museo Kröller-Müller, Otterlo.

ANÁLISIS  FORMAL
Los girasoles que plasma Van Gogh en sus cuadros, muestran la evolución de los mismos desde que están plenamente en flor, hasta que mueren marchitos. En estos siete cuadros se han utilizado distintas tonalidades, entre las que encontramos ocres, amarillos, naranjas y marrones. 

Aquí el pintor sigue su estela de pincelada habitual, en pequeños toques yuxtapuestos, que crean volumen, dando además, fuerza y vida a la escena. El fondo escogido se mueve en tonalidades oscuras, verdosas y azuladas; con el fin de resaltar los colores de los distintos girasoles.

Para Van Gogh, el color amarillo viene rodeado de un gran simbolismo, que nace de su mundo interior, y que representa la vida misma, el calor y la luz. El tono exacto utilizado es el amarillo de cromo o cromato de plomo, que al descomponerse debido a la exposición de la luz, acabaría convirtiéndose en un tono verdoso pardoEs tan fuerte por lo tanto, el color en sus obras, que acaba acaparando toda la atención del espectador, dejando de lado la escena física o lo representado. A esto se suma, la ocasional puntualización de los contornos, que añaden más fuerza o violencia a los diferentes girasoles. 

De los ya nombrados siete cuadros, encontramos tres obras que contienen catorce girasoles; otras dos con doce girasoles; una de ellas con cinco, y finalmente, una obra con tres únicos girasoles. Bastante sencillos son además, los jarrones que sostienen las mencionadas flores, habiendo usado en ellos, la misma tonalidad que en los pétalos, quizás para no desviar la atención del observador. 

DATOS DE INTERÉS
Van Gogh mandó a pintar su casa en Arlés de una tonalidad amarilla, y pensaba convertir la misma en una comunidad de artistas. Otro dato curioso sobre esta obra, es que en marzo de 1987, el magnate japonés Yasuo Goto, compró en una subasta en Christie's de Londres, la obra "Jarrón con catorce girasoles", realizada en enero de 1889. La cifra pagado fue de 39'9 millones de dólares, y actualmente reside en el Sompo Japan Museum of Art de Tokio. El problema y controversia llegó cuando se planteó la posibilidad de que fuese una falsificación, aunque se confirmó su autenticidad finalmente. 

Jarrón con doce girasoles, agosto de 1888. 
Neue Pinakothek, Múnich, Alemania.


Jarrón con catorce girasoles, Agosto de 1888. 
National Gallery, Londres, Gran Bretaña.

Jarrón con cinco girasoles, Agosto de 1888. Destruido por el fuego en la Segunda Guerra Mundial el 6 de agosto de 1945.
Jarrón con catorce girasoles, 
enero de 1889. 
Sompo Japan Museum of Art,
Tokio, Japón.
 
Jarrón con catorce girasoles, 
enero de 1889. 
Museo van Gogh, Ámsterdam, 
Países Bajos.































Jarrón con doce girasoles, 
enero de 1889. 
Museo de Arte de Filadelfia, 
Estados Unidos.
Jarrón con tres girasoles, 
agosto de 1888. Colección privada, 
Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario