Las señoritas de Avignon


FICHA TÉCNICA
  • Título: Las señoritas de Avignon
  • Autor: Pablo Picasso
  • Cronología: 1907
  • Estilo: Cubismo
  • Técnica: Óleo sobre lienzo
  • Ubicación: Museo de Arte Moderno de Nueva York
ANALISIS ICONOGRÁFICO

Nos encontramos ante una de las primeras obras del movimiento cubista. Respecto al tema representado, se piensa que Picasso se inspiró en una escena de un prostíbulo de la calle barcelonesa de Avinyó. Al parecer, en los bocetos previos, además de las cinco mujeres, existía un personaje que, con una calavera en la mano, entraba por una puerta, figura que posteriormente sería sustituida (homenaje a su amigo Casagemas, que acababa de morir).

Esta obra marcó el comienzo de su Periodo africano o Protocubismo y es la referencia clave para hablar de cubismo, del que Picasso es el máximo exponente. Elimina todo lo sublime de la tradición rompiendo con el Realismo, los cánones de profundidad espacial y el ideal existente hasta entonces del cuerpo femenino, reduciendo toda la obra a un conjunto de planos angulares sin fondo ni perspectiva espacial, en el que las formas están marcadas por líneas claro-oscuras.

ANÁLISIS FORMAL 

En esta obra podemos identificar a cinco figuras femeninas que, por el título, podemos identificar como cinco prostitutas de un burdel. Las figuras femeninas aparecen todas desnudas y se organizan en tres bandas verticales, siendo las dos figuras centrales las más clásicas, a pesar de que se observa la reducción de la anatomía femenina a su forma más esquemática y, aunque aparecen de pie, la posición de los brazos por detrás de la cabeza se asemeja a las de las "venus" representadas en otras etapas artísticas. Las otras figuras de aspecto más cubista se asemejan a máscaras, esto se debe a la influencia del arte africano, cuyas manifestaciones culturales comenzaron a ser conocidas en Europa por aquellas fechas. Las cinco prostitutas aparecen ofreciéndose al espectador sobre un fondo de cortinajes con un bodegón a sus pies.

Se piensa que Picasso en esta obra hace una reinterpretación de las figuras alargadas de El Greco, habiéndose señalado una influencia particular de su Visión del Apocalipsis. Esta obra fue expuesta por primera vez en 1916 en el Salon d’Antin.

Como era habitual en Picasso, realizó varios bocetos antes de dedicarse a la obra final del cuadro. Esta obra preliminar de estudio consta de un óleo, una acuarela y una gran cantidad de dibujos que fueron debidamente estudiados y analizados en un catálogo de exposición.

Los colores usados aparecen sin gradación, aplicados de forma plana y renunciando a los principios de iluminación, sombras y volumen tradicionales en la pintura. La línea es una de las grandes protagonistas de la obra. Su aplicación es geométrica, descomponiendo a las figuras en formas básicas, de agudas esquinas. La luz no incide en el cuadro, creando zonas cromáticas puras y eliminando, casi por completo, el tradicional claroscuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario