La Dama del Armiño





FICHA TÉCNICA
  • Título: La Dama del Armiño.
  • Autor: Leonardo Da Vinci.
  • Cronología: 1489-1490.
  • Estilo: Manierismo, Alto Renacimiento.
  • Técnica: Óleo sobre tabla.
  • Ubicación: Museo Czartoryski, Cracovia (Polonia).



ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

Se trata de Cecilia Gallerani, amante de Ludovico Sforza, Duque de Milán. La joven aparece retratada con un armiño en los brazos. Este animal se usaba para cazar ratones, pero además, probablemente se trata de una alusión al nombre de la retratada, ya que armiño en griego se pronuncia "Galé". Leonardo suele usar este tipo de enigmas en sus pinturas, como podemos encontrar en el retrato de Ginevra de Benci o en la mismisima Gioconda.
El retrato fue restaurado y repintado en épocas posteriores por lo que creó ciertas dudas con respecto a su autoría.
Lo que más destaca del cuadro es la desproporción existente entre la mano de la joven y la cabeza de la misma, al ocupar un primer plano y con tal de crear profundidad en la pintura, Leonardo aumenta el tamaño de la mano considerablemente, recreándose en un perfecto estudio de la anatomía humana. 
El cuadro pasó a ser parte de la colección de la Corona francesa, ya que el Rey era fiel admirador de Leonardo y además conquistador de Milán. Durante la Revolución Francesa estuvo en manos del Príncipe Czartoryska, en cuya colección continua hoy en día. 

ANALISIS FORMAL

Tabla de 54x39 cm. El autor utiliza el óleo, ya que este permite el grado de escrupulosidad que se observa tanto en Cecilia como en el armiño.
Observamos el uso de nuevo, de la composición piramidal, donde el último punto de visión es la cara de la joven. Hay un estudio de la anatomía, que vemos reflejado en la mano de ella, dejando constancia de la delicadeza y tratamiento en las tonalidades de la piel. El armiño, animal de compañía, aparece representado con gran delicadeza, el pelaje parece terciopelo y volvemos a ver como las extremidades y cabeza están fielmente conseguidas.

El cifrado enigmático se deja ver en este cuadro así como en otros de Da Vinci, utiliza un juego de palabras para contarnos acerca de la retratada. 
Hay detallismo y minuciosidad en las texturas del pelo, manos y piel. Observamos que no hay gran empeño por dejar constancia del ropaje y su tela, pero tampoco nos es relevante, ya que toda la atención se concentra en esta preciosa Señorita, amante de uno de los grandes Duques de Italia, Ludovico Sforza. 

OTRAS CURIOSIDADES

Con respecto al armiño, hemos de decir, que más que un armiño parece un hurón blanco, famoso y favorito animal de compañía en la Edad Media, ya que era muy fácil de localizar en la maleza de bosques y prados. Esta cuestión ha sido estudiada por numerosos especialistas ya que se considera que el armiño es un animal salvaje, difícil de domesticar y más si es para un posado de un cuadro como los de Leonardo. Por el contrario, un hurón es domesticable al igual que un perro o gato y además perfectamente reconocible por la campiña lombarda de aquella época. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario